Septuagenario ex militante del PAN olvidado por su partido pide apoyo moral y económico

Hipólito Contreras

Don Andrés Moreno López tiene 75 años, fue militante del Partido Acción Nacional, hoy vive de una modesta pensión con la que sobrevive, “estoy enfermo, tengo Seguro Social pero no quiero ir por temor de que ya no me dejen salir, esto es común en los hospitales públicos, sólo espero ayuda moral y económica”.

Por la pandemia don Andrés Moreno se ve más obligado a permanecer en casa, me preocupa, comentó, cómo la gente no se cuida, no atiende recomendaciones de las autoridades, veo cómo salen a todas horas, van a los mercados, llevan a sus hijos a quienes exponen pues sus defensas son menores.

Me doy cuenta, agregó, que ya quieren levantar la contingencia, que empiezan a abrir comercios, la verdad es que más que a la pandemia le tienen miedo a morirse de hambre, ya no tienen recursos, los comerciantes ambulantes se arriesgan para salir a vender y tener algo para sostener a sus familias.

En esta pandemia, afirmó, no hay un apoyo real del gobierno, sólo entregan algunas despensas, pero no para todos, muchos no reciben nada la pobreza se extiende en grandes sectores de la población.

Para mí, expuso, es crítica la situación, quisiera ayudar, pero por mi enfermedad no puedo, mi familia me dice que vaya con el médico, pero tengo miedo de que ya no me dejen salir, esto pasa con mucha gente que va a consulta y la hospitalizan, luego salen con que falleció por el virus, los familiares ya sólo reciben las cenizas, yo tengo miedo por esos no voy.

Recuerda que militó en el PAN por muchos años sin que lo hayan tomado en cuenta, “en los partidos sólo nos utilizan, somos servidores de todo, acarreamos gente promovemos a candidatos, pero no nos apoyan, hoy está Morena en el gobierno, pedimos que las cosas cambien, que apoyen a la gente, sobre todo a la gente mayor que está abandonada, la mayoría estamos enfermos y sin recursos”.

Yo, agregó, no sé qué tengo, espero no sea cáncer, necesito un diagnóstico, pero tengo miedo de que ya no me dejen salir y que mi familia ya no me vea, además de que la atención es deficiente.

“Pido que alguien se acerque y me ofrezca apoyo económico y moral, la situación es complicada, no hay fuentes de trabajo, no hay buena atención médica, estor bajando de peso, pesaba 80 kilos, ahora peso entre 35 y 40 kilos, no tengo elementos nutrientes, no tengo quién me apoye, mi familia se quedó sin trabajo”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *