Queremos que la gente nos vea y nos escuche: David de Jesús, invidente

Hipólito Contreras

Hoy las nuevas generaciones de invidentes ya son apoyados por las universidades, en la BUAP hay 10 compañeros estudiando licenciaturas, manejamos gracias a la tecnología la computadora a nivel de cualquier persona, afirmó David de Jesús Osorio Arellano, invidente.

Indicó que en la BUAP se hizo un experimento entre una persona invidente y una que no lo es, pusieron dos computadoras, a la secretaria le quitaron el mouse, ya no pudo desarrollar nada, “gracias a la tecnología podemos trabajar con toda facilidad en la computadora a nivel de cualquier persona”.

Nuestra oficina, informó, la tenemos en la 5 poniente 134 , ahí tenemos los servicios para las personas con capacidad visual, ahí está un taller de capacitación, nos ha costado mucho mantener como tal, gobiernos, candidatos, partidos políticos, cuando andan en campaña prometen todo.

No hemos tratado de ser una clase privilegiada sino que nos tomen en cuenta, en el caso personal no he podido conseguir un trabajo a pesar de que dominó la computadora, en mi tiempo no pude estudiara porque hubo muchas escuelas que me cerraron las puertas, expresó.

Hoy, expuso, diez invidentes están terminado una licenciatura en tiempo y forma como cualquier otro joven, nos enfrentamos a mucha ignorancia de la sociedad, yo trabajo en la calle vendiendo productos.

“Había una persona que me decía, “para qué trabajas si no puedes ir a pasear, le dije a lo mejor no puedo pero puedo buscará una persona que me busque un color de ropa, algún modelo de zapato, nos podemos ir a pasear a Cholula, a la villa iluminada de Atlixco, esa persona me dijo ¿para qué quieres el dinero” le contesté para pagar renta, luz, gas, agua, soy una persona con las mismas necesidades como cualquiera, me dijo, ¿para qué quieres luz si no ves?, le dije luz para cargar mi teléfono, para escuchar las noticias, para usar mi refrigerador.

Queremos que la gente no sólo nos vea sino que nos escuche, el ambulantaje nos impide caminar por las banquetas, nos obligan a bajarnos al arroyo vehicular, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías