DART no es ciencia ficción y ya fue lanzado al espacio

EL UNIVERSAL

Su objetivo es Dimorphos, una “luna” de unos 160 metros de ancho, que rodea a un asteroide mucho mayor llamado Didymos

La NASA lanzó la noche del martes una misión para estrellar deliberadamente una nave espacial contra un asteroide, un ensayo en caso de que la humanidad necesite un día impedir que una roca espacial gigante acabe con la vida en la Tierra.

Puede sonar a ciencia ficción, pero el DART (Double Asteroid Redirection Test) es un experimento real.

Retransmitido en directo por la televisión de la NASA, el aparato despegó a las 22H21 locales del martes (06H21 GMT) a bordo de un cohete SpaceX desde la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California.

Su objetivo es Dimorphos, una “luna” de unos 160 metros (dos estatuas de la libertad) de ancho, que rodea a un asteroide mucho mayor llamado Didymos (780 metros de diámetro). Juntos, forman un sistema que órbita en torno del Sol.

“Asteroide Dimorphos, ¡vamos a por ti!”, tuiteó la NASA después del lanzamiento. Más tarde indicó que el DART se había separado con éxito de la segunda parte del cohete.

NASA busa aprender cómo desviar un asteroide
“Hemos recibido nuestras primeras señales de #DARTMission, que continuará desplegando sus paneles solares en las próximas horas y se preparará para su viaje de ida y vuelta de 10 meses al asteroide”, agregó la agencia espacial.

El impacto debería producirse en el otoño boreal de 2022, cuando el par de rocas se encuentren a 11 millones de kilómetros de la Tierra, el punto más cercano al que pueden llegar.

“Lo que estamos tratando de aprender es cómo desviar una amenaza”, dijo el principal científico de la NASA, Thomas Zuburchen, en una teleconferencia con la prensa sobre el proyecto de 330 millones de dólares y el primero de este tipo.

Para dejarlo en claro: los asteroides no suponen ninguna amenaza para nuestro planeta.

Pero pertenecen a una clase de cuerpos conocidos como Objetos Cercanos a la Tierra (NEOs, en inglés): asteroides y cometas que se acercan a menos de 50 millones de kilómetros de nuestro planeta.

Descarta impacto de asteroides en próximos 100 años

La Oficina de Coordinación de la Defensa Planetaria de la NASA está más interesada en los cuerpos que tienen un tamaño superior a los 140 metros, puesto que tienen el potencial de arrasar ciudades o regiones enteras con una energía varias veces superior a la de las bombas nucleares normales.

Se conocen 10.000 asteroides cercanos a la Tierra de un tamaño de 140 metros o más, pero ninguno tiene una posibilidad significativa de impactar en los próximos 100 años. No obstante, se estima que hasta la fecha sólo se ha encontrado un 40% de esos asteroides.

Los científicos planetarios pueden crear impactos en miniatura en los laboratorios y utilizar los resultados para crear sofisticados modelos sobre cómo desviar un asteroide. Pero estos modelos se basan en suposiciones imperfectas, por lo que quieren llevar a cabo una prueba en el mundo real.

La sonda DART (dardo), una caja con el volumen de una nevera grande y paneles solares del tamaño de una limusina a cada lado, se estrellará contra Dimorphos a algo más de 24.000 kilómetros por hora, lo que provocará un pequeño cambio en el movimiento del asteroide.

Los científicos dicen que estas rocas son un “laboratorio natural ideal” para la prueba, porque los telescopios basados en la Tierra pueden medir fácilmente la variación de brillo del sistema Didymos-Dimorphos y calcular el tiempo que demora Dimorphos en dar una vuelta completa alrededor de su hermano mayor.

Su órbita nunca se cruza con nuestro planeta, lo que proporciona una forma segura de medir el efecto del impacto, que está previsto que se produzca entre el 26 de septiembre y el 1 de octubre de 2022.

Andy Rivkin, jefe del equipo de investigación del DART, dijo que el período orbital actual es de 11 horas y 55 minutos. El equipo espera que el golpe reduzca en unos 10 minutos la órbita de Dimorphos.

Existe cierta incertidumbre sobre la cantidad de energía que se transferirá con el impacto, ya que se desconoce la composición interna y la porosidad de la pequeña luna. Cuantos más desechos se generen, más empuje recibirá Dimorphos.

“Cada vez que vamos a un asteroide, nos encontramos cosas que no esperábamos”, dijo Rivkin.

La nave espacial DART también contiene sofisticados instrumentos de navegación y obtención de imágenes, entre ellos el CubeSat de la Agencia Espacial Italiana, que observará el choque y sus efectos posteriores.

La trayectoria de Didymos también podría verse ligeramente afectada, pero no alteraría significativamente su curso ni pondría en peligro a la Tierra, según los científicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *