Preguntas y respuestas sobre la lista de diez opciones terapéuticas candidatas contra la COVID-19

PRNewswire

La vacunación es nuestra principal herramienta para protegernos contra la infección, las formas graves de la enfermedad y la hospitalización y, en última instancia, para poner fin a la pandemia. Sin embargo, para quienes se contagian, es crucial contar con opciones terapéuticas contra la COVID-19 que sean seguras y eficaces. Además, siguen estando en riesgo quienes no puedan ponerse la vacuna, quienes aún no lo hayan hecho y, en menor medida, algunas personas que, aunque están vacunadas, tienen una respuesta inmunitaria insuficiente.

Actualmente, la disponibilidad de opciones terapéuticas para personas afectadas es limitada pues, a nivel de la UE, se ha autorizado un único medicamento, el remdesivir. El 6 de mayo de 2021, la Comisión Europea puso en marcha la Estrategia de la UE sobre Opciones Terapéuticas contra la COVID-19, que aborda la investigación, el desarrollo, la autorización, la fabricación y el despliegue de opciones terapéuticas. Es esencial disponer de una visión general de las opciones terapéuticas prometedoras que sirva como orientación para esas tareas.

¿Quién elabora la lista de diez opciones terapéuticas prometedoras?

La Comisión solicitó al grupo de expertos europeos sobre las variantes del SARS-CoV-2, y más concretamente a su subgrupo sobre opciones terapéuticas contra la COVID-19, que estableciera una cartera más amplia de productos terapéuticos prometedores, tanto autorizados como en fase de desarrollo, con potencial para formar parte del arsenal terapéutico futuro de la UE contra la COVID-19.

Se encomendaron al subgrupo las tareas de determinar las categorías de productos adecuados en el ámbito de la cartera y de establecer criterios objetivos y de base científica para seleccionarlos. Los criterios fueron aprobados por los Estados miembros en el Comité sobre Medicamentos de uso Humano*. A continuación, sobre la base de esos criterios, el subgrupo examinó los procesos mundiales de desarrollo de opciones terapéuticas contra la COVID-19, más de ochenta opciones candidatas en la fase final de desarrollo clínico, y seleccionó categorías con productos candidatos prometedores.

El grupo también formuló a la Comisión Europea recomendaciones sobre el desarrollo y despliegue de las opciones terapéuticas.

¿Qué criterios se han seguido para seleccionar las diez opciones terapéuticas?

Los expertos han determinado criterios objetivos y científicos para seleccionar las opciones terapéuticas prometedoras contra la COVID-19:

Validez del enfoque científico y de la tecnología utilizada (justificación farmacológica): pruebas disponibles de la posible función del medicamento.

Fase de desarrollo: avances en el desarrollo del medicamento.

Disponibilidad de resultados clínicos pertinentes de ensayos clínicos.

Ausencia de (nuevos) grandes problemas de seguridad que puedan cuestionar la adecuación del medicamento para la indicación propuesta.

Necesidad clínica no satisfecha o valor añadido terapéutico.

Eficacia contra nuevas variantes del SARS-CoV-2 (pertinente solo para algunas categorías de productos).

Adecuación del producto para el entorno sanitario particular: en relación con la vía de administración, el régimen de tratamiento, la formulación, etc.

Intención de colaborar con la EMA en una fase temprana a fin de obtener asesoramiento científico (para solicitar una autorización de comercialización de la UE).

Opciones terapéuticas candidatas ya incluidas en el proceso regulador: el posible medicamento contra la COVID-19 ya está siendo evaluado por la EMA o está siendo objeto de revisión continua.

Impacto general que podría tener el producto en el tratamiento de la COVID-19.

Probabilidades de éxito tanto para lograr el impacto deseado como para recibir la autorización en el mercado europeo.

Tiempo necesario hasta la entrada en el mercado europeo.

Enfoque relativo a la diversidad de la cartera: aparte de los méritos individuales de cada opción terapéutica candidata, la cartera en su conjunto debe cubrir todo el espectro de la COVID-19 y todas las categorías de medicamentos nuevos o reorientados contra la COVID-19.

El grupo de expertos se centró en los méritos científicos y médicos de las distintas opciones terapéuticas. Por lo tanto, por ahora no se han tenido en cuenta los aspectos relacionados con la fabricación, los volúmenes de producción, los precios y las condiciones de acceso, que sí se analizarán cuando la Comisión Europea ponga en marcha sus instrumentos de apoyo, descritos en la Estrategia de la UE sobre Opciones Terapéuticas contra la COVID-19.

Los criterios no son idénticos a los utilizados para elaborar la primera lista de cinco opciones terapéuticas prometedoras, pues esta se basó en un único criterio: si las opciones candidatas se encontraban en una fase avanzada del proceso de aprobación reglamentaria de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) (si estaban siendo objeto de revisión continua o habían solicitado la autorización de comercialización). El procedimiento de revisión continua de la EMA incluye medicamentos con resultados preliminares prometedores de estudios clínicos.

¿Qué tipo de opciones terapéuticas se seleccionan?

Para seleccionar las diez opciones candidatas más prometedoras, los expertos se centraron en las categorías de productos con mayor potencial de impacto contra la pandemia: productos que impidan el contagio de personas expuestas al virus, reduzcan la necesidad de hospitalización y eviten el agravamiento de personas hospitalizadas hasta situaciones críticas o su fallecimiento.

Tras aplicar estos requisitos, los productos se clasificaron en tres categorías: anticuerpos monoclonales antivirales, antivirales orales e inmunorreguladores. Aún no se dispone de pruebas de alta calidad relacionadas con otros tratamientos, ni tampoco de pruebas relativas a la eficacia y la seguridad de los medicamentos para el tratamiento de la COVID-19 persistente.

Los anticuerpos monoclonales antivirales imitan los anticuerpos naturales generados por el sistema inmunitario contra el coronavirus. Son medicamentos muy naturales y, por tanto, seguros. Los anticuerpos permanecen en la corriente sanguínea durante cierto tiempo, por lo que, además de curar la infección, ofrecen protección contra el contagio. Son más eficaces en las fases iniciales de la infección y se administran mediante inyección. Los anticuerpos monoclonales pueden desarrollarse con relativa rapidez y ya hay varias opciones candidatas en fase avanzada de desarrollo. Las más prometedoras de entre las seleccionadas son:

Ronapreve, una combinación de dos anticuerpos monoclonales, casirivimab e imdevimab, de Regeneron Pharmaceuticals y Roche;

Xevudy (sotrovimab), de Vir Biotechnology y GSK;

Evusheld, una combinación de dos anticuerpos monoclonales, tixagevimab y cilgavimab, de AstraZeneca.

Los antivirales orales son pequeñas moléculas que bloquean la actividad y la replicación del virus. Deben administrarse lo antes posible tras el contagio, para que el virus no tenga tiempo de provocar lesiones en tejidos y órganos. La administración de estos medicamentos es sencilla, pues consiste en unos días de tratamiento con comprimidos orales. Los antivirales orales son más resistentes a las variantes y también funcionan en caso de pacientes vacunados. Las primeras opciones candidatas seleccionadas son:

Molnupiravir, de Ridgeback Biotherapeutics y MSD (denominada Merck en Estados Unidos y Canadá);

PF-07321332, de Pfizer;

AT-527, de Atea Pharmaceuticals y Roche.

Los inmunorreguladores son medicamentos que permiten regular la reacción excesiva del sistema inmunitario, que es una de las razones por las que es necesario hospitalizar a los pacientes. Este tipo de medicamentos ofrece tratamiento sintomático para quienes han llegado a una fase grave a pesar de la vacunación y la terapia antiviral. Se han sometido a ensayo varios inmunorreguladores autorizados para otras indicaciones, como enfermedades autoinmunes u otras que cursan con síndrome hiperinflamatorio. Los primeros seleccionados son:

Actemra (tocilizumab), de Roche;

Kineret (anakinra), de Swedish Orphan Biovitrum;

Olumiant (baricitinib), de Eli Lilly;

Lenzimulab, de Humaningen.

¿Qué ventajas obtienen estos medicamentos al ser incluidos en la lista de opciones terapéuticas?

La inclusión en esta cartera de productos no conlleva el empleo de ningún instrumento financiero específico. Sin embargo, todas estas opciones candidatas pueden beneficiarse de flexibilidad reglamentaria, del apoyo científico de la EMA o de las actividades de establecimiento de contactos organizadas en el marco de la Estrategia de la UE sobre Opciones Terapéuticas, así como de las actividades relativas a las opciones terapéuticas llevadas a cabo por la Autoridad de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias (HERA).

Además, la Comisión Europea analizará, junto con los desarrolladores y los Estados miembros, la posibilidad de celebrar contratos de adquisición conjunta. Ya se ha celebrado un contrato de este tipo para dos productos de la lista [Ronapreve de Regeneron Pharmaceuticals y Xevudy (sotrovimab) de GlaxoSmithKline, dos anticuerpos monoclonales antivirales] y se está negociando para hacerlo con otros productos.

¿Se centrará la Comisión únicamente en las diez opciones terapéuticas de esta lista? ¿Qué ocurre con otras opciones candidatas?

No, la Comisión no solo se limita a estas diez candidatas. Las diez candidatas de esta lista son las primeras seleccionadas de entre una cartera más amplia de opciones terapéuticas sometidas a seguimiento por la Comisión, con la ayuda de personas expertas. Esta cartera más amplia es activa y dinámica, y las candidatas pueden entrar y salir de ella según los datos clínicos y las pruebas científicas más recientes.

La Comisión actualizará periódicamente la lista.

¿Por qué no están incluidas en esta lista de diez opciones terapéuticas las cinco que estaban incluidas en la lista inicial?

Las cinco opciones terapéuticas de junio de 2021 se seleccionaron con un único criterio: que se encontraran en una fase avanzada del proceso de aprobación reglamentaria, es decir, según su probabilidad de recibir cuanto antes la autorización de comercialización en la UE. Por el contrario, para la lista de diez se formuló un conjunto de criterios más complejo y multifactorial. Los criterios no solo tenían en cuenta los méritos científicos y médicos individuales de las opciones candidatas, sino que también tenían por objeto establecer una cartera equilibrada, con opciones que abarcaran el mayor número posible de categorías de productos y grupos destinatarios.

En la lista de diez también figuran tres de las opciones terapéuticas incluidas en la lista original de cinco: Ronapreve (casirivimab/imdevimab), Olumiant (baricitinib) y Xevudy (sotrovimab).

Entre esas cinco iniciales ya había cuatro anticuerpos monoclonales antivirales, el tipo de opciones terapéuticas nuevas contra la COVID-19 que puede desarrollarse con mayor rapidez, por lo que muchas están en la última fase de desarrollo. Tras un análisis detallado, los expertos seleccionaron los tres productos más prometedores de ese tipo teniendo en cuenta factores como la eficacia contra las variantes, la duración de la protección o la vía de administración.

La cartera de opciones terapéuticas seguirá activa y dinámica, dada la incertidumbre del desarrollo de los fármacos, y tal vez sea necesario modificarla a medida que surjan nuevos datos clínicos y nuevas pruebas científicas.

¿Cuándo se autorizarán las opciones terapéuticas de la lista?

La revisión continua es una de las herramientas reglamentarias que utiliza la EMA para agilizar la evaluación de un medicamento o una vacuna prometedores durante una emergencia de salud pública. Para llevarla a cabo, la Agencia Europea de Medicamentos empieza a evaluar los datos del producto prometedor a medida que dispone de ellos, antes de que se haya presentado la solicitud de autorización de comercialización.

De la lista de diez, los tres anticuerpos monoclonales antivirales ya están sometidos a revisión continua y, en el caso del Ronapreve (casirivimab/imdevimab), el desarrollador ya ha presentado la solicitud de autorización de comercialización.

Ninguno de los antivirales orales está siendo objeto de revisión continua todavía; sin embargo, el desarrollador del molnupiravir comunicó hace poco datos clínicos preliminares positivos y se prevé que la evaluación comience pronto.

Tres inmunorreguladores incluidos en la lista de diez ya han presentado la solicitud de autorización de comercialización: Kineret (anakinra), Olumiant (baricitinib) y RoActerma (tocilizumab). Estas opciones terapéuticas no son medicamentos recién desarrollados, sino que ya están en el mercado para otra indicación diferente. Por este motivo, no pueden optar al procedimiento de revisión continua, pero la EMA revisa las solicitudes con mayor rapidez.

La EMA evaluará si los medicamentos cumplen las normas habituales de eficacia, seguridad y calidad. La autorización de comercialización se concederá si, sobre la base de las pruebas científicas disponibles, se establece una relación beneficio-riesgo positiva para su uso. En el caso de las solicitudes de autorización de comercialización ya presentadas, teóricamente es posible que se aprueben antes de que acabe el año, siempre que los datos de los ensayos finales demuestren su seguridad, calidad y eficacia.

¿Qué se está haciendo en materia de adquisición conjunta?

La Comisión Europea está ayudando a garantizar que las opciones terapéuticas contra la COVID-19 se adquieran y se entreguen a los Estados miembros tan pronto como se autoricen, ya sea a escala de la UE o nacional. Teniendo presente este objetivo, ya hemos celebrado cuatro contratos de adquisición conjunta para opciones terapéuticas contra la COVID-19 y podrían iniciarse más antes de que acabe el año:

500 000 ciclos de tratamiento de remdesivir, el único medicamento que tiene autorización condicional de comercialización en la UE para el tratamiento de pacientes con COVID-19 que necesiten suministro de oxígeno. Los treinta y seis países participantes pudieron hacer sus pedidos directamente. La Comisión también adquirió y distribuyó dosis por un total de 70 millones de euros con cargo al Instrumento de Asistencia Urgente.

55 000 tratamientos de anticuerpos monoclonales Ronapreve (casirivimab/imdevimab). Veintidós países participaron en la adquisición pública. Las adquisiciones se están realizando con arreglo a las autorizaciones de uso de emergencia nacionales.

220 000 tratamientos de anticuerpos monoclonales Xevudy (sotrovimab). Dieciséis países participaron en la adquisición pública.

220 000 tratamientos de anticuerpos monoclonales de la combinación de bamlanivimab y etesevimab, con dieciocho países participantes.

Los países podrán adquirir los anticuerpos monoclonales citados con arreglo a las autorizaciones de uso de emergencia nacionales.

Además, se ha celebrado un contrato de adquisición conjunta para 8,4 millones de viales de dexametasona, un tratamiento que ha sido aprobado por la EMA para tratar en las UCI a adultos y adolescentes hospitalizados con COVID-19 que reciben apoyo respiratorio.

¿En qué consiste el «acelerador de la innovación»?

La Comisión también creará un «acelerador de la innovación en materia de opciones terapéuticas» contra la COVID-19 para hacer balance y tener una visión clara de los proyectos de opciones terapéuticas contra la COVID-19 en desarrollo, a fin de ofrecer un mejor apoyo a los proyectos más prometedores, desde la investigación preclínica hasta la autorización de comercialización. Esta plataforma reunirá a todos los agentes pertinentes, tales como la EMA, las autoridades nacionales y el sector privado, para encontrar los proyectos y las tecnologías de investigación más prometedores, determinar la fase de desarrollo en que se encuentran y ofrecer orientación sobre dónde es más conveniente centrar las inversiones, a fin de acelerar la innovación.

Este acelerador se basará en las iniciativas e inversiones en curso relacionadas con el desarrollo de opciones terapéuticas y colaborará estrechamente con la acción preparatoria sobre análisis de opciones terapéuticas de la Autoridad de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias (HERA). Sobre la base de esta visión general, apoyará el desarrollo de opciones terapéuticas nuevas y reorientadas y ayudará a las opciones candidatas prometedoras a avanzar a las siguientes fases de desarrollo, mediante la movilización de los instrumentos financieros adecuados (tales como Horizonte Europa, InvestEU y UEproSalud). Por consiguiente, garantizará la coordinación de todos los proyectos de investigación sobre opciones terapéuticas contra la COVID-19, lo que permitirá estimular la innovación e impulsar el desarrollo de esas opciones.

¿A quién pueden acudir los desarrolladores de opciones terapéuticas contra la COVID-19?

La cartera de opciones terapéuticas contra la COVID-19 será gestionada por la HERA, que está en fase de creación y estará plenamente operativa a principios de 2022. En las próximas semanas se pondrá en marcha el sitio web de la HERA, que incluirá datos de contacto y orientaciones prácticas para las empresas interesadas. La Agencia Europea de Medicamentos también ofrece orientaciones a las empresas que buscan asesoramiento científico sobre el desarrollo de sus productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *