A 110 años de la revolución mexicana no hay justicia para los mexicanos, afirma el dirigente nacional del Movimiento Antorchista

Hipólito Contreras

110 años de la revolución mexicana al pueblo no se le ha hecho justicia, ya que fueron los ricos los que tomaron el poder, el llamado a pelear por “lo nuestro”, es decir, por mejores condiciones para los mexicanos, está más vivo que nunca, sobre todo en tiempos de la Cuarta Transformación, ya que la pobreza y la miseria se han agudizado, afirmó Aquiles Córdova Morán, líder nacional del Movimiento Antorchista

“México se desmorona en este 110 aniversario de la Revolución, desde la llegada del liberalismo rampante en el sexenio de Miguel de la Madrid, ningún gobierno volvió a hablar de Francisco Villa, ni de Emiliano Zapata, mucho menos de la deuda de la revolución con el pueblo trabajador, todo se volcó en la producción y la competitividad, incluso, nadie dice nada de la pobreza y la desigualdad o del reparto equitativo de la renta nacional”, comentó.

El dirigente social de la organización en el país con más de dos y medio millones de mexicanos dejó en claro que con la Cuarta Transformación, la situación ha empeorado, ya que las mentiras son más descaradas.

“El pueblo carece de alimento y de trabajo, las mujeres que sufren violencia se quedaron sin amparo, ya no hay despensas, desayunos escolares, comedores comunitarios y escuelas de tiempo completo, ya no hay vacunas para los recién nacidos, ni medicina para los niños con cáncer, para los afectados con VIH, ni para los diabéticos avanzados. No hay dinero para adquirir la vacuna contra el Covid-19. Tabasco se ahoga y nadie le tiende en serio la mano. México se desmorona en este 110 aniversario de la Revolución”, señaló.

Explicó que la Revolución Mexicana fue la primera gran revolución social del siglo XX, anterior incluso a la Gran Revolución de Octubre en la Rusia de los zares. Cuestionó si la ocurrida en México 1910 fue una verdadera revolución popular.

Explicó que una revolución popular debe reunir dos características esenciales: la participación activa y directa de las masas populares en su fase armada, es decir, en la lucha a muerte por el poder político que es, siempre y en todas partes el primer objetivo; y que esas masas populares defiendan su propio proyecto de país, sus propios intereses de clase junto con los intereses de todos los demás sectores sociales.

Precisó que en la Revolución Mexicana fue evidente que el pueblo no peleó defendiendo su propio interés, su propio proyecto de país, fue la clase burguesa, la que tomó el poder, es por ello que “la verdadera revolución popular, la que tiene que librar el pueblo por su propia causa y para su propio beneficio, sigue siendo una tarea pendiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *