Investigadores del INIFAP han desarrollado 250 variedades de maíz, frijol, arroz y soya

Hipólito Contreras

A pesar de la falta de recursos económicos, bajos presupuestos y escasa infraestructura para la investigación, aun en tiempos de crisis, los investigadores del INIFAP han logrado desarrollar más de 230 variedades de maíz, frijol, arroz y soya, cultivos estratégicos para México, las cuales están disponibles para los agricultores.

Alfredo Josué Gómez, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, afirmó que estas semillas están lejos de los criterios mercantilistas de las grandes empresas trasnacionales que abusan del uso de registros y patentes para cobrar regalías a los agricultores.

Comentó que, pese a que en inversión y recursos disponibles la diferencia entre esta institución pública y las trasnacionales es abismal, el organismo participa con 41 de los 67 cultivos agrícolas que usan variedades mejoradas en México.

Destacó que el organismo ha logrado desarrollar 619 genotipos mejorados en 41 especies, además de tecnologías para la producción. Aporta 85.8 por ciento de las variedades de frijol que se siembran en nuestro país, 96 por ciento en arroz; 94 por ciento en avena y 65 por ciento en trigo. Hace cuatro años producía 100 por ciento de materiales mejorados de cebada para la industria y hoy mantiene 53 por ciento.

En maíz, señaló, las empresas “sí nos llevan de calle”, ya que en el mercado de semillas Corteza capta 33 por ciento, Bayer 31 por ciento e INIFAP 10 por ciento. En México el mercado de semillas mejoradas es de mil 850 millones de dólares, de las cuales 500 son de maíz y 330 de hortalizas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *