El 27 de marzo del 2024 será el retiro de las fuerzas armadas en actividades de seguridad pública, señaló dirigente de Morena, Carlos Figueroa

Hipólito Contreras

La semana pasada se publicó el acuerdo mediante el cual se fija un proceso de retirar a las fuerzas armadas para 27 de marzo del 2024, lo que fue aprovechado por derecha para afirmar que el país se está militarizando, cuando ese acuerdo corresponde da cumplimiento al artículo quinto transitorio de las reformas que se hicieron para la creación de la Guardia Nacional y que fueron aprobadas por todas las bancadas, afirmó Carlos Figueroa Ibarra, integrante del Comité Ejecutivo Nacional de Morena.

La derecha, agregó, aprovechó ese acuerdo para decir que México vive un proceso de militarización, eso no tiene ningún fundamento pues de lo que se trata en la creación de la Guardia Nacional y la publicación de este acuerdo es crear una fecha límite para la salida tanto del ejército como de la marina en acciones que tienen que ver con la seguridad pública, esa fecha es el 27 de marzo del 2024.

Indicó que en la rueda de prensa la semana anterior con la presencia de autoridades militares de la marina y la defensa, se presentó una dinámica en la que se ve el proceso de disminución de efectivos de ejército y marina en acciones de seguridad pública, lo cual depende del proceso de estructuración, organización y consolidación de la Guardia Nacional con el objetivo de que sea esta la que se haga cargo de esas actividades en el 2024.

Explicó que la Guardia Nacional nace de una reforma constitucional, se crea la ley respectiva, esas reformas fueron aprobadas por todas las bancadas, están en el marco del estado de derecho, es un cuerpo que llegará a tener unos 250 mil efectivos, tiene que ir estructurándose tanto en la construcción de sus cuarteles como en su proceso de crecimiento territorial a efecto de que pueda cumplir sus funciones.

Indicó que la Guardia Nacional surge por el fracaso de la política de seguridad de los gobiernos pasados, se crearon cuerpos policíacos, el último fue la policía federal y que se corrompió, tenía 40 mil efectivos, de los cuales sólo 10 mil eran elementos operativos, para poder controlar un problema tremendo de delincuencia y crimen organizado y de delincuencia común, tenía sólo 10 mil efectivos, el 75 por ciento tenían tareas administrativas.

Se fueron creando vínculos en este cuerpo policiaco con el crimen organizado, hay que señalar el papel que jugó en esos vínculos el ahora encarcelado Genaro García Luna, era un cuerpo de seguridad totalmente inoperante y que necesitaba ser sustituido por un organismo profesional, altamente jerarquizado y organizado con división técnica del trabajo y con una distribución racional en un territorio para hacerle frente al incremento delincuencial que se observaba en el país, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *