Miércoles de Ceniza, Una Tradición Católica que se Niega a Perder en el Soconusco.

René R.Coca

• Múltiples religiones externas al catolicismo evitan el acto de untar
ceniza.
• Aún los fieles católicos han perdido la tradición por falta de tiempo:
Feligreses.

Tapachula, Chis; FEB. 26 (interMEDIOS).- A pesar del incremento de
religiones que compiten con el catolicismo en la región Soconusco, y de
las diversas circunstancias adversas de los feligreses para visitar las
iglesias de la zona, la comunidad católica preserva la tradición del
Miércoles de Ceniza, por lo que la población tuvo a bien dar por
iniciada la Cuaresma con este simbolismo que data desde el siglo II, y
que permite la reflexión de muchos previo a la Semana Santa.
Al asistir a diversas iglesias católicas de Tapachula para observar la
afluencia de feligreses ante el Miércoles de Ceniza, los representantes
de cada templo coincidieron en que en la actualidad mucha gente trabaja
o estudia por tiempo prolongado, lo que ocasiona que se vea cierta
ausencia de católicos al recibir la ceniza, pero que aun así existen
horarios de mayor conglomeración en esta tradición; sin embargo si se
advierte que quienes más acuden a esta práctica religiosa son los
adultos y personas mayores; así como alumnos de los colegios católicos.
Los entrevistados expusieron que otro factor adverso al Miércoles de
Ceniza es que en la región se tiene la presencia de diversas iglesias
donde por obvias razones desconocen esta tradición; sin embargo, ante el
crecimiento de población, el catolicismo sigue con prevalencia a la
imposición de la ceniza que nos recuerda entre otros mensajes que “polvo
eres y en polvo te convertirás”.
Los catequistas católicos indicaron que con el Miércoles de Ceniza
inician los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la
conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la
Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa. Para la
ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo
de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego
aromatizarlas con incienso.
Sobre la imposición de la ceniza explicaron que este acto tiene lugar en
la misa al término de la homilía y está permitido que los laicos ayuden
al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, al marcar la señal
de la cruz con ellas mientras el ministro dice las palabras bíblicas:
“Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás”, o “Conviértete y
cree en el Evangelio”. Luego, quien recibe las cenizas debe retirarse en
silencio para meditar la frase o invitación que le pronunciaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías