Comunidades de la Sierra Norte de Puebla exigen al Poder Judicial que proteja sus derechos a la autodeterminación y al desarrollo

Rossi A. G. 

· Piden que se salvaguarde el resultado de 18 meses de Consulta Indígena realizada conforme a los lineamientos del Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y las leyes mexicanas.

· Integrantes de las 7 comunidades consultadas respaldan el Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1 (PHP 1) como detonador de desarrollo en sus comunidades. Aseguran que respeta su cultura y al medio ambiente.

Representantes de las comunidades indígenas de San Felipe Tepatlán, Xochimilco, Xochicugtla, Altica, Emiliano Zapata, Zoquiapa y Cuatepalcatla refrendan el apoyo otorgado por mayoría al Proyecto Hidrológico Puebla 1 en el proceso de Consulta Indígena realizado por autoridades de los tres niveles de gobierno durante 18 meses.

Actualmente se encuentra en proceso el juicio de amparo 598/2016, interpuesto por algunos integrantes de tres comunidades. Dos de ellas, San Felipe Tepatlán y Altica, participaron en la Consulta. En el caso de la tercera involucrada, autoridades evaluaron durante 11 meses y determinaron que ésta, San Mateo Tlacotepec, “que por sus características de elevación y distancia, se ubica fuera de la zona de influencia directa e indirecta del mismo”. Los documentos que así lo hacen constar son públicos y pueden ser consultados en: https://www.gob.mx/sener/acciones-y-programas/consulta-a-comunidades-nahuas-y-totonacas-sobre-proyecto-hidroelectrico-puebla-153354

Héctor Muñoz Rivera de Xochicugtla señaló que tanto él como los miembros de su comunidad acompañaron a las autoridades durante los procedimientos de autorización de los permisos ambientales, arqueológicos y técnicos. Y agregó: “nosotros vimos con nuestros propios ojos una hidroeléctrica similar, y hablamos con compañeros nuestros de Veracruz quienes de propia voz nos dijeron las cosas buenas que trae y también nos alertaron de posibles daños. Lo platicamos con los empresarios y hicieron los cambios que les pedimos.”

La abogada de las comunidades indígenas, Ana Elena Torres Garibay, señaló que entre las pruebas que se entregaron al Juez se encuentran las 7 Actas Consultivas y de Consentimientos de fechas 23 y 24 de abril y 29 de agosto de 2015, donde siete de 7 comunidades dieron su consentimiento previo, libre e informado, así como los videos del procedimiento de la consulta en la que participaron traductores a las lenguas Náhuatl y Totonaca; y las actas firmadas por todas las comunidades participantes de acuerdo con lo establecido en este tipo de procedimientos.

Otro miembro de la comunidad de San Felipe Tepatlán, Patricio Santiago Cano, señaló, “en un principio estábamos en desacuerdo, participamos en tres sesiones en las que discutimos nuestro posible apoyo hasta que alcanzamos casi 180 de más o menos 270 adultos. El 29 de agosto de 2015 llegamos a un acuerdo en el que quedaron claros cuáles son los beneficios de nuestra gente y pedimos a las autoridades que sumará nuestro apoyo.”

La abogada Torres Garibay agregó, que a pesar de que el Juez determinó que no hay motivos para la revocación de las autorizaciones, por lo que la obra podría ya estarse realizando, la empresa Deselec 1 no ha iniciado. Dado lo anterior, se ratifica el carácter previo de la Consulta conforme a lo establecido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Por su parte, Rosalía Salvador Flores de Alticia, comparte que ella respalda el proyecto porque fue migrante y no quiere que ni su familia ni sus compañeros pasen por la misma situación. Como mujer indígena totonaca y defensora de su cultura aseguró que durante el proceso ella defendió que “no se tocaran los lugares de nuestras ceremonias. A mis compañeros les aseguro que estos espacios serán respetados”.

Sobre los beneficios compartidos que sus comunidades estarían recibiendo, miembros de las comunidades explican que de acuerdo con lo firmado por cada una de las comunidades serán definidos año con año por ellos y no por la empresa, priorizando sus necesidades. Agregaron que están seguros de que no acabarán con el agua de las comunidades pues están conscientes que sin agua no hay proyecto hidroeléctrico.

Señalaron, “No podemos permitir que se sigan retrasando los beneficios para nuestras comunidades. A las organizaciones y abogadas de Fundar y el Consejo Tiyat Tlali les preguntamos cuál es la alternativa de desarrollo que nos ofrecen. Queremos que se sumen a lo que nosotros ya decidimos. Somos indígenas y somos parte de un proyecto que respeta nuestra cultura y suma a nuestro desarrollo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías