Asesinos En Serie – Kenneth Bianchi y Angelo Buono – LOS ANGELES USA

Salim Jachiko
YouTube
El estrangulador de la colina, más tarde los estranguladores de la colina, es el epíteto dado por los medios de comunicación a uno, más tarde dos asesinos en serie estadounidenses que aterrorizaron Los Ángeles entre octubre de 1977 y febrero de 1978, con los apodos originados en el hecho de que muchos de los cuerpos de las víctimas fueron descubiertos en las colinas que rodean el gran Los Ángeles.
La policía, aun así, supo debido a las posiciones de los cuerpos que dos individuos mataban juntos, pero ocultó esta información a la prensa. Al final se descubrió que los individuos eran los primos Kenneth Bianchi y Angelo Buono Jr., más tarde condenados por el secuestro, violación, tortura y asesinato de diez mujeres con una edad de 12 a 28 años.
1​2​ Los asesinatos comenzaron con las muertes de tres prostitutas que fueron encontradas estranguladas y arrojadas desnudas en las laderas al nordeste de Los Ángeles entre octubre y noviembre de 1977.
En la década de crisis económica de los 1970, con un gran aumento de la delincuencia en las grandes ciudades norteamericanas y la generalización del consumo de drogas entre los jóvenes marginales, las noticias apenas merecieron un breve artículo en la sección de sucesos de la prensa local, pero cuando le siguieron las muertes de cinco chicas comunes, dos de ellas niñas menores de 15 años, que habían sido secuestradas de barrios de clase media, atrajo la atención de prensa, radio y televisión extendiendo el miedo entre los angelinos ante el denominado “estrangulador de la colina”.
3​ Hubo dos muertes más en diciembre y febrero antes de que los asesinatos cesaran repentinamente; una extensa investigación resultó infructuosa hasta el arresto de Bianchi en enero de 1979 por el asesinato de dos mujeres jóvenes en el Estado de Washington y su subsiguiente vinculación con el caso.
Lo siguió el juicio más caro en la historia de California, donde Bianchi y Buono finalmente fueron encontrados culpables de estos crímenes y sentenciados a cadena perpetua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *