Matisse platican sobre “Malo”, su nuevo sencillo

  • Cuentan con la colaboración de los venezolanos Mau & Ricky

Por Mino D’Blanc

El exitoso trío mexicano Matisse promueven actualmente “Malo”, su nuevo sencillo en el que fusionaron su talento con los venezolanos Mau & Ricky.

En conferencia virtual de medios, platicaron sobre dicha canción.

Agradecemos las finas atenciones del licenciado Miguel Ángel Hidalgo, de Sony Music, para la realización de nuestro trabajo periodístico.

-¿Cómo surgió “Malo”?

PABLO: Es una historia que a Román se le ocurrió, la verdad. Fue quien dijo “oigan, traigo la idea de hacer una canción como de no te enamores de mí porque te puedo lastimar”. Partiendo de la idea de Román, estuvimos de acuerdo los cinco y así empezamos la idea de trabajar una como balada para después llevarla al mundo rítmico. Realmente no es que sea una historia vivencial como tal, pero creo que todos en algún momento hemos sido como malos en una relación, hemos fallado en la relación más allá de ponerle malo y eso es lo que estamos tratando de transmitir de que esta canción también es una historia de alguien que se arrepiente, que pide perdón. Vimos un comentario en YouTube donde un cuate decía que esta canción le está ayudando a resolver su relación; no sabemos cómo, pero el chiste es eso que las canciones sirvan de algo, para cantar, para bailar, para llorar, para lo que sea, pero que sirvan de algo.

-Sobre la colaboración con Mau & Ricky para el tema “Malo”:

ROMÁN: Muy bien. Estamos mencionando esta palabra odiada por nosotros, pero muy orgánico en realidad. Fue algo muy natural. Ya nos conocíamos por promociones aquí en la Ciudad de México. Estaban en la lista de artistas con los que queríamos “fichar” para el equipo, me voy en términos futbolísticos; los queríamos fichar, se logró el fichaje y en verdad que muy divertido, son sumamente talentosos, son sumamente divertidos y nosotros también. Por eso fue que salió tan natural. El mismo día que escribimos la canción, cosa que no pasa seguido, no siempre hay química tal cual en la primera, la canción que salió la grabamos como a las dos horas y el mismo día terminamos lo que ya escuchan ustedes. Entonces creemos que traía buena onda desde que se gestó la canción.

-¿”Malo” está más apegada al sonido de Matisse o al de Mau & Ricky?

MELISSA: Lo hemos platicado mucho y nos sentimos muy orgullosos de que esta canción suena tanto muy a Matisse, como muy a Mau & Ricky.

-¿”Malo” es algo de lo que va a escuchar la gente en el próximo disco de Matisse, en relación a sus sonidos e influencias musicales?

ROMÁN: Sí es parte del nuevo álbum, justo como la canción pasada “De pies a cabeza” que es totalmente distinta, es más pop, anglo, tiene como guitarritas más fonky, como una base rítmica más en otro rollo; tratamos de meter cosas más “ochenterillas” en la otra canción. Y es eso, es una mezcla de lo que estamos escuchando, de lo que se nos queda y de nuestra forma de hablarlo, desde nuestro lenguaje. Hay canciones en el nuevo disco que traen unos pianos súper ochenteros, onda Luis Miguel, onda Selena, en las baladas que hacía. Hay canciones que tienen un sonido más inglés, hay otras canciones que también tienen este sonido “urbanito” y me refiero al urbano por el denbow que es el lenguaje de la calle, no tanto el ritmo, la base rítmica es el denbow. Y hay canciones un poquito más eclécticas, un poquito más raras, un poquito más minimalistas que es a una guitarra y nuestras voces y hacemos un poquito de más voces corales. Entonces, es muy variado, es como en el punto donde estamos musicalmente ahorita, porque realmente lo terminamos de grabar hace un par de meses. No es como de “hace un año lo grabamos y ahora somos otras personas”; esto sí está muy fresco, es muy lo que somos actualmente musicalmente hablando y ya también está preparado un par de cosas para lo nuevo también después de ese.

-Lo que le aprenden como compositores a Mau y a Ricky:

MELISSA: Creo que cada que haces colaboración con una persona o con un grupo puedes nutrirte mucho en la manera en la que hacen la música, puedes nutrirte mucho en la manera en que abordan incluso la música y en esta ocasión con Mau y con Ricky es evidente que tienen una energía muy fluida, como muy libre. Cada sesión que tenemos nosotros aspiramos a ser más y más libres, intentar cosas nuevas y no limitarnos a decir “nosotros solo hacemos esto”. Entonces creo que fue una sesión muy divertida que vino de una energía de mucha libertad y eso sin duda nos queda en recuerdo de ellos y con la ilusión de poder a componer juntos quizás para otras personas, no necesariamente para que nosotros grabemos y saquemos algo, pero fue una gran experiencia y creo que además ellos se sentían muy en química con nosotros. Lo musical es un lenguaje que siempre se da y creo que entre nosotros se dio muy bien. La libertad para fluir a la hora de componer.

-La anécdota divertida que salió después de la grabación de “Malo”:

ROMÁN: Creo que de verdad por eso hubo tanta química, porque tenemos un humor y creencias muy similares, entonces fue una conexión muy padre. Nos la pasamos riéndonos; creo que la anécdota es que todo el proceso de la canción fue en el estudio de ellos. Tienen un estudio en Miami muy cool, con varios productores que son también amigos de nosotros, conocidos y había mucha gente ese día. Me acuerdo que como son venezolanos pedimos arepas, dijimos “órale, que le entren” y fue una guerra de hablar de qué es mejor, si la comida venezolana o la mexicana, o como son venezolanos si defienden la arepa a muerte y nosotros creemos que la arepa es colombiana y ya saben, todo ese tipo de bromas que no puedo mencionar porque se dijeron muchas groserías. La verdad fue muy divertido. Luego salíamos, ahí tienen un patiecito que era “patiesón” de mansión que da hacia el mar y de repente, en la noche aparecían unos peces que no sé que eran que eran una cosa monstruosa, y era estar viéndolos, echándonos una cervecita. La verdad que la anécdota es toda la canción, el “detrás de” que fue una cosa muy divertida, muy buena plática. El video también, la pasamos súper bien, mucha carrilla como diríamos en el norte, entonces todo eso es la anécdota, el detrás de la canción y el cómo se hizo.

-¿Fusionarían el sonido de la música en español de otras décadas con el sonido de ustedes o inclusive, la inclusión de instrumentos de otros países latinoamericanos en su música?

PABLO: En términos generales por supuesto que nos encantaría hacer eso, probar diferentes instrumentos latinoamericanos es increíble. Yo traigo una obsesión últimamente con las flautas de pan, para ser honesto, entonces creo que podrías ser algo bueno.

-¿Qué es lo que no cambiaría nunca del sonido de Matisse, tengan las canciones o discos que tengan?

PABLO: Hablando muy técnicamente sería ni el ukulele, ni las guitarras, ni el piano. Siempre debe haber una canción donde tenga eso. Eso es muy Matisse. No todas las canciones tienen ukulele o tienen piano, es más, ni guitarras acústicas. La esencia si hablamos de un álbum tiene que tener siempre una balada. Creo que lo que nunca cambiaríamos tampoco es que seamos los autores de las canciones, siempre las estamos escribiendo y mientras eso esté creo que Matisse está.

-Sobre el resultado que esperan que produzca el efecto la música, las canciones de Matisse en todas las personas que las escuchen:

MELISSA: La ambición que tenemos. De inicio, nuestro parámetro para sacar música es que nos guste a nosotros tres, que de verdad nos encante y después de eso, ya es la magia de lo que tenga que ser. Evidentemente nos importa mucho lo que la gente piensa y dice, porque al final vivimos de esto y poder dedicarnos a esto es un sueño y sabemos que entre más gente se sume a esto podemos hacer medios más grandes, podemos hacer más música; pero tratamos de soltar un poquito esa parte porque sabemos que si empezamos a hacer música por la opinión de alguien más, entonces creo que no habría mucha honestidad en lo que creamos, entonces se vuelve mucho más complicado el tener esta energía de fluidez y esta creatividad a la hora de hacer música. En esta cuarentena hemos valorado mucho el cariño que nos da la gente que escucha nuestra música y los sentimos muy cercanos. La energía tiene que ir más a la música que a nosotros tres nos gusta, sentimos que es música de calidad y sentimos que es algo que a nosotros nos gustaría escuchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *