Mascar chicle ya tiene más beneficios

Staff/Rossi

Un estudiante y egresados del ITESO desarrollaron un chicle con probióticos que, a diferencia de los que tiene el yogurt, comienzan a hacer efecto desde que están en la boca.

Caries. Mal aliento. Coloración amarilla en los dientes. Sarro. Conceptos que a simple vista se leen muy desagradables, pero que se convirtieron en el objetivo de un proyecto para atacarlos mediante una goma de mascar con probióticos, impulsado por Diego Castorena y Fernanda de la Rosa, egresados de Ingeniería en Biotecnología del ITESO y representantes de Sicte Biotek, una empresa dedicada a la biotecnología bucal, la cual se acercó a esta casa de estudios para materializar el proyecto.

Basados en esa idea de combatir enfermedades bucales es que Aleydis del Toro, Juan Carlos Mora y Fernando Tututi, egresados de Ingeniería Industrial del ITESO y alumno del mismo programa académico, respectivamente, con la supervisión de la profesora Julia Santamaría, se volcaron en participar en el Proyecto de Aplicación Profesional (PAP) “Programa para la mejora de la calidad, productividad y logística de la región industrial” para el desarrollo del chicle probiótico.

¿Qué beneficios tiene un chicle con esa característica? Muchos. Así lo explica Del Toro: “el líquido del chicle es el que contiene el probiótico. Es diferente a los demás porque ataca desde la flora bucal. Es decir, los probióticos regulares como el yogurt actúan cuando están en contacto con la flora intestinal, pero este actúa desde que toca la flora bucal, desde ahí ya hace efecto y recorre todo el sistema intestinal”.

Para definir en qué presentación se ofrecería el probiótico se revisaron también opciones como gomitas o pulpas, pero el equipo eligió la goma de mascar porque este producto cubre muy bien toda la boca, dientes y lengua.

“Se tiene pensado vender el chicle en farmacias porque no es nada más mascarlo y ya como cualquier otro chicle, sino que está pensado para que se consuma conforme a una indicación y luego de eso se suspenda el tratamiento. Está diseñado como un suplemento alimenticio en el que el consumo del mismo es responsabilidad de quien lo adquiere”, explica Tututi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *