La Arquidiócesis de Puebla confirma el fallecimiento del presbítero Froylan González y la reapertura de templos

Jorge Barrientos

La Arquidiócesis de Puebla dio a conocer el fallecimiento del presbítero Froylan González Pérez, víctima de Covid-19, quien ejerció su ministerio sacerdotal en el Templo de Nuestra Señora de la Candelaria y Guadalupe Xonaca y fuera secretario particular del extinto arzobispo Rosendo Huesca Pacheco.

El Párroco González Pérez falleció este 25 de enero de 2021, a la edad de 82 años.

El sacerdote nacioì el 17 de junio de 1939 en Tochtepec, Puebla. Recibióì la ordenación sacerdotal el 9 de marzo de 1968.

El 25 de diciembre de 2009, el Papa Benedicto XVI le concedióì el título de monseñor, como “prelado de honor de Su Santidad”.

Ejercióì su ministerio sacerdotal en el Templo de Ntra. Sra. de la Candelaria y de Guadalupe, Xonaca; fue secretario personal de Mons. Octaviano Márquez y Toriz; colaboroì durante siete años en la terminación del proceso de Beatificación del ahora Venerable Siervo de Dios Don Ramón Ibarra y González, último Obispo y Primer Arzobispo de Puebla; trabajoì por 25 años con los Medios de Comunicación destacando la III Conferencia Episcopal Latinoamericana y la visita de Juan Pablo II a Puebla.

“Expresamos nuestras condolencias al presbiterio de Puebla, a sus familiares y a quienes fueron sus feligreses; asimismo, elevamos nuestras oraciones para que Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, le conceda la recompensa eterna por sus 53 años de servicio y entrega a la iglesia en esta Arquidiócesis de Puebla”.

Reapertura de templos en Puebla

En otro tema la Arquidiócesis poblana, en un comunicado de prensa, reveló que a partir de mañana martes 26 de enero y hasta el lunes 8 de febrero se vuelven a abrir todos los templos con las medidas sanitarias necesarias:

Siguiendo las disposiciones del Gobierno del Estado para las diferentes reaperturas, previniendo más contagios y decesos a causa de COVID-19, por lo que se recomienda lo siguiente:

Se reactiva el culto público en los templos, solamente de lunes a viernes, con un aforo máximo del 20%, guardando la sana distancia y el uso obligatorio de cubrebocas. Seguirán suspendidas todas las actividades que impliquen aglomeración, como procesiones, peregrinaciones, kermés, fiestas patronales, etc.

Las oficinas de la Curia Arzobispal también estarán abiertas, de lunes a viernes, con las mismas medidas antes citadas.

Las celebraciones de las misas se seguirán transmitiendo a través de las diferentes redes sociales de la Arquidiócesis y las parroquias.

Es prioritario seguir guardando todas las medidas establecidas por las autoridades de salud en Puebla, ya que la vida es sagrada y debemos cuidar nuestra salud y la de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *