Llevar los Órganos Constitucionales Autónomos al seno de las Secretarías de Estado sería convertirlos en órganos políticos

Staff/Rossi

  • La Comisión de Competencia Económica de ICC México advierte que sin su autonomía no tienen razón de ser. “No nos equivoquemos”

Llevar a los hoy órganos autónomos al seno de las secretarías de Estado eliminaría el sentido técnico de las decisiones para convertirlas en disposiciones políticas, tornándose en un gran retroceso para el posicionamiento del país en materia de regulación, evaluación y control en temas muy relevantes como telecomunicaciones y radiodifusión, la competencia económica y la transparencia, con respecto a las tendencias democráticas en el concierto mundial.

Quienes integramos la Comisión de Competencia Económica en la International Chamber of Commerce México (ICC México), consideramos que el Ejecutivo Federal tiene maneras de influir políticamente y buscar el impulso de sus políticas públicas con los nombramientos como los que actualmente están en proceso, pero, insistimos, es prudente hacerlo dentro del orden constitucional y a partir de fundamentos técnicos.

En ICC México creemos que llevar los OCA’s (órganos constitucionales autónomos) al seno de las secretarías de Estado es tanto como convertirlos en órganos políticos y perdería su razón de ser que es tomar decisiones técnicas.

Esas decisiones técnicas son las que se han impulsado en el país y que solo pueden ser tomadas por los miembros de estos órganos con plena autonomía, a partir de la mejor medida para el bienestar del ciudadano común y no de grupos de interés o políticas públicas de corto plazo.

Algunos de esos beneficios propiciados por la existencia de los OCA’s se encumbran, tan solo en el caso de la Comisión Federal de Competencia (Cofece) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

En el caso de la primera, la Cofece, ha supervisado concentraciones económicas o de mercado por más de 13 billones de pesos; ha logrado beneficios por aplicación de la ley por 20.5 millones de pesos y ha impuesto multas por 6 mil millones.

Y en el caso del IFT ha reducido los precios de los servicios de telecomunicaciones en 27 por ciento y en el caso de los servicios móviles hasta 44 por ciento, lo que implica ahorros por 425 mil millones de pesos para los consumidores. Se triplicaron los accesos de internet móvil y los accesos de internet fijo aumentaron 45%, las conexiones de fibra óptica aumentaron en 600% mientras que los accesos a TV de paga incrementaron de 43 a 58 por cada 100 hogares. Con la multiprogramación 30 millones de niños han podido ir a la escuela durante la crisis de COVID-19.

Y en el caso de la red compartida ha supervisado el despliegue de la red compartida y se ha disminuido la participación en el mercado de internet de los actores dominantes, 23 por ciento en Internet fija y 11 por ciento en móvil, además de 6 por ciento en telefonía móvil.

Los integrantes de los órganos constitucionales autónomos son personas con alto perfil de conocimientos y experiencia, quienes fueron aprobados por los órganos legislativos de la Nación y toman decisiones colegiadas, precisamente para evitar que puedan ser influenciados y cooptados. Quitar autonomía a estos órganos y llevarlos al seno de las secretarías de Estado provocaría que se perdieran todas estas apreciaciones que les han dado alta reputación.

Por la complejidad de sus funciones, los OCA’s requieren recursos humanos especializados, su nómina salarial no es gasto corriente, es inversión en capital humano-necesaria para el país.

De hecho, la existencia de los órganos autónomos ha venido a impulsar en México la división de poderes, el equilibrio y apego al orden constitucional y el conocimiento en la toma de decisiones. Y su riqueza está en que, a pesar de formar parte del Estado, son un contrapeso para evitar la toma de decisiones interesadas que perjudiquen a la mayoría de los ciudadanos.

Los consumidores ganamos con reguladores técnicos y efectivos y blindados de influencias políticas de corto plazo. No nos equivoquemos, regresar a un modelo ya superado no tendrá ahorros presupuestales, ni va a mejorar los servicios a los ciudadanos, solo concentrará más el poder político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *