Puebla y Morena, rehenes de Yeidckol Polevnsky y Gabriel Biestro

Roberto Desachy Severino

A finales del año pasado, el mero 31 de diciembre, pese a que el Congreso de Puebla ni siquiera había nombrado un gobernador interino ni convocado a comicios extraordinarios, la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, dijo que su candidato al gobierno, Luis Miguel Barbosa Huerta: Polevnsky: Barbosa repetirá como candidato en Puebla

   Yeidckol Polevnsky

 

El destape de Barbosa fue tan prematuro, tan inoportuno que hasta el propio Luis Miguel le corrigió la plana a su aliada al reconocer que todavía no era tiempo de hablar de candidaturas: Aún no es tiempo de hablar de candidaturas: Barbosa Huerta

   Miguel Barbosa Huerta

Y el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Gabriel Biestro Medinilla, no ha mostrado el menor empacho en erigirse en el promotor oficial de las aspiraciones barbosistas, a quien un día sí y otro también pondera como precandidato de Morena a la gubernatura.

    Gabriel Biestro Medinilla

Incluso, su afán probarbosista lo ha llevado a atacar a otros aspirantes desde la Legislatura local, tribuna que Biestro Medinilla no ha dudado en utilizar para descalificar, por ejemplo, a Alejandro Armenta al acusarlo de hacer lo que él; es decir, de utilizar a las instituciones para promoverse: Pide Biestro a Armenta no utilizar instituciones con fines políticos

   Alejandro Armenta

PORRISTAS, EN LUGAR DE DIRIGENTES

Desde luego que, como políticos y miembros de Morena, Yeidckol Polevnsky y Biestro Medinilla tienen todo el derecho de apoyar a Luis Miguel Barbosa y/o a los candidatos que quieran…el problema es que ambos ocupan –todavía- cargos de dirigencia partidista y deberían ser los primeros en promover equidad, igualdad, unidad y, sobre todo, democracia interna.

Pero en lugar de fortalecer a Morena, crear estructuras y buscar que el proceso interno de selección de candidato al gobierno de Puebla sea apegado a los estatutos y genere legitimidad y unidad, Yeidckol y Gabriel Biestro tienen un comportamiento sesgado, tendencioso, que ha alentado la polarización interna: Asegura Gabriel Biestro que Luis Miguel Barbosa cuenta con muy buenas condiciones de salud

La intentona de Yeidckol Polenvsky de imponer –por la fuerza- a Luis Miguel Barbosa es tan evidente, que 55 senadores de Morena (casi la mitad de la Cámara Alta) tuvieron que ponerle el alto con una carta en la que le exigen equidad y piso parejo no solamente para los precandidatos de Morena a la gubernatura de Puebla, sino para todos los militantes del partido: Senadores de Morena se pronuncian a favor de Armenta para abanderar al partido en Puebla en elecciones

Los senadores amlistas saben que si su presidenta nacional logra imponer al aspirante de Morena en Puebla…muy probablemente haga lo mismo en el resto del país. Para tranquilizarlos, el viernes 8 de febrero la propia Yeidckol les prometió “piso parejo” para todos los aspirantes en la entidad: Promete Yeidckol Polevnsky piso parejo en Puebla

BIESTRO, ¿CON LAS MANOS ATADAS?

Pese a esta promesa, la campaña probarbosista de Yeidckol Polenvsky es tan permanente y pública que, francamente, en los equipos de Alejandro Armenta, Nancy de la Sierra y demás ya asumieron que la presidenta nacional de su partido quiere torcer el proceso interno y no garantiza imparcialidad, equidad, unidad ni democracia interna: ¡Otra vez Luis Miguel Barbosa!…¿pero qué necesidad, doña Yeidckol?

Imponer al candidato a la gubernatura de Puebla no solamente pone en riesgo un eventual triunfo de Morena, sino que también fracturaria gravemente al partido, alentaría las divisiones intestinas y fortalecería al PRI, PAN, PRD y demás partidos opositores al lopezobradorismo.

Así que la misma Yeidckol se puso en la disyuntiva de empezar a comportarse como una verdadera dirigente de partido…o seguir como porrista oficiosa de uno de los contendientes: Irresponsables declaraciones de Yeidckol Polevnsky: García Olmedo

Por cierto, la llegada de Mario Bracamontes como delegado del CEN morenista en la entidad debiera ser asumido por Gabriel Biestro como un duro llamado de atención, porque lo primero que Bracamontes les dijo a los seguidores de Alejandro Armenta, Nancy de la Sierra y Abraham Palacios es que no existe un candidato oficial y que él no torcerá el proceso interno, con lo que parece estar acotando a un dirigente estatal claramente tendencioso, faccioso y parcial.

A ver si Mario Bracamontes y la dirigencia nacional de Morena cumplen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías