Vida Inés Vargas Cuanalo y Lizbeth Aguirre Ortiz, las culpables de las protestas contra AMLO

Debate 

Por Roberto Desachy Severino

No, no le fue nada bien al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su brevísima visita a Huauchinango, pese a que –en el país- continúa con una aprobación ciudadana elevadísima, que este domingo 3 de octubre fue del 63.8 por ciento, según la empresa demoscópica Consulta Mitofsky.

Aprobación de AMLO en todo el país, según Consulta Mitofsky

Incluso, López Obrador durmió en Huauchinango, donde despreció el pomposo hotel “El Mesón”, propiedad del fracasado presidente municipal, Gustavo Vargas Cabrera y prefirió el Villa de Cortéz, de 3 estrellas. Pero las protestas de centenas de damnificados por el huracán Grace le sacaron de sus casillas y lo hicieron responderles con un cortante “¿Van a guardar silencio?: AMLO ya está en Huauchinango

Además, AMLO abrevió el evento y – aunque dejó a algunos de sus colaboradores para que atendieran las protestas de los serranos dañados por el huracán que no han recibido respaldo del gobierno federal-, a la gente le quedó muy claro que le urgía salir de Huauchinango e irse a Tlaxcala, que, hay que decirlo, ha obtenido mucho más apoyo del gobierno lopezobradorista, como lo demuestra el hecho de que allá ya están vacunando contra el Covid a niños con morbilidades: Fotonota: Vecinos de la Sierra Norte aprovechan visita de AMLO para protestar

López Obrador no se sintió a gusto, en absoluto, en Huauchinango, Puebla y seguramente no faltarán sus colaboradores que empiecen a buscar culpables, pese a que no tienen más mirar en el interior del gobierno federal para saber por qué hay gente tan molesta no contra AMLO, sino hacia su administración, su gestión, que reboza ineficiencia, inexperiencia, novatez, como lo han demostrado en momentos cruciales de la gente, como cuando el ex delegado de la secretaría de Bienestar fracasó en el proceso de vacunación y ahora, contra los damnificados por Grace.

AMIGUISMO, EXCLUSIÓN, CORRUPCIÓN… LA JUSTIFICADA MOLESTIA DE LOS SERRANOS CONTRA EL GOBIERNO FEDERAL

Porque si Rodrigo Abdala pasó de ser, al principio del sexenio, una especie de “hombre fuerte” de AMLO en Puebla como delegado federal de Bienestar hasta convertirse en un cero a la izquierda, al que nadie hacía caso; su reemplazo, Vida Inés Vargas Cuanalo, transita por el mismo camino de incompetencia, flojera, dejadez y acusaciones de favoritismo y corrupción en el manejo de programas federales: Trabajadores de la Secretaría de Bienestar Social denuncian a Rodrigo Abdala por despido injustificado.

Inés Vargas Cuanalo, delegada federal de la secretaría de Bienestar en el estado

Vargas Cuanalo llegó a su cargo no por méritos propios o trabajo en Morena o la 4T, sino por su relación con Ignacio Mier Velazco, coordinador de los diputados federales morenistas en San Lázaro, pese a que fue colaboradora del panista Luis Banck Serrato en el ayuntamiento de Puebla y a que fue una gris coordinadora de Política Social en la administración de Guillermo Pacheco Pulido: Fotonota: En Huauchinango damnificados por el huracán Grace denuncian ante AMLO la falta de apoyo de la secretaría federal de Bienestar

Vargas Cuanalo no es la nueva “súper delegada” del gobierno federal en Puebla por tener la capacidad académica, operativa o administrativa para desempeñarse en el cargo, sino porque Nachito Mier la puso ahí. Así de fácil.

Lo mismo ocurre con la delegada de Bienestar federal en la sierra Norte, Lizbeth Aguirre Ortiz, que lleva más tiempo en el cargo, pero a la que acusan de exclusión, amiguismo, nepotismo y corrupción tanto en la elaboración del padrón como en la entrega de apoyos a afectados por Grace en dicha zona del estado.

DESDE UN DÍA ANTES SE VEÍAN VENIR LAS PROTESTAS

Aguirre Ortiz es de Xicotepec de Juárez, pero a raíz del fenómeno meteorológico que devastó el norte de Puebla quedaron expuestas sus insuficiencias, amiguismos y hasta nepotismo, porque le han llovido denuncias de que no armó un verdadero padrón de damnificados y daños por el huracán Grace, sino que utilizó su cargo para privilegiar a allegados.

Lizbeth Aguirre Ortiz, delegada de la secretaría de Bienestar en la sierra Norte

Así vecinos de Tlapacoya, Tlaola, Francisco Z Mena, Chiconcuautla afectados por Grace llevan tiempo frustrados, molestos contra el gobierno federal no solamente por la falta de apoyo, sino –incluso- porque ni siquiera los incluyeron en el padrón de damnificados: Damnificados por Grace en Tenango demandan apoyo

Desde el primer momento de la contingencia climática, el gobernador Barbosa pidió el apoyo de la federación y mandó innumerables caravanas con víveres y material a los afectados por Grace en los municipios afectados. Pero la administración amlista se enfocó en Veracruz, tardó semanas en reaccionar y, hasta ahora, su respuesta ha sido lenta, insuficiente y burocrática, al menos en Puebla: No hay límite presupuestal para damnificados tras paso de ‘Grace’ en Veracruz: AMLO.

Por lo mismo, desde el sábado 2 de octubre comenzaron a organizarse los grupos que horas más tarde protestarían contra AMLO e, incluso, se temía que el titular del ejecutivo federal fuera increpado por los damnificados:¿Por qué el hermetismo en la visita del Presidente de la República a Huauchinango?

ADMINISTRACIÓN FEDERAL AUSENTE Y REBASADA

De manera inmediata y permanente, el gobierno de Puebla ha erogado más de 200 millones de pesos en apoyo a los afectados por Grace en todas las regiones del estado, mientras -hasta el momento- nadie sabe qué si Vida Inés Vargas y/o Lizbeth Aguirre Ortiz han hecho algo a favor de la gente, productores y demás sectores dañados por el huracán: Más de 200 mdp destinados por el gobierno de Puebla a damnificados por Grace, detalló Miguel Barbosa

Por ende, aunque el presidente de la República se moleste por las protestas de este domingo en Huauchinango, lo cierto es que él mismo tendría que revisar qué tipo de trabajo están haciendo SUS colaboradores y cuál es el papel que desempeña SU gestión en Puebla (y otros estados) frente a emergencias, como Grace, la crisis sanitaria, etc.

Claramente la elevadísima aprobación de la gente es de manera mayoritaria hacia el propio AMLO, su persona, el papel que ha desempeñado como líder opositor frente al PRI-PAN y el rol de figura pública más trascendente en el país en lo que va del siglo, pero no necesariamente para su gestión y el desempeño de los colaboradores que le rodean, como quedó demostrado hoy en Huauchinango: “¿Van a guardar silencio?”: AMLO se molesta por irrupción de damnificados del huracán Grace (VIDEO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *