La BUAP debe regresar a ser una universidad pública: Guadalupe Grajales

Staff/Rossi

Este día sostuvo reuniones con integrantes del Colegio de Historia y del COLLHI de la Facultad de Filosofía y Letras y con la comunidad de la Facultad de Físico Matemáticas.

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) debe regresar a ser una universidad pública donde las personas puedan superarse, sostuvo la candidata a rectora de la BUAP, Guadalupe Grajales y Porras.

Recordó que “en las últimas tres décadas, de 1991 al 2021, la universidad pública dejó de serlo y se plegó a las políticas públicas de privatización de la universidad, por eso las figuras del sorteo BUAP y de otras medidas para tener ingresos propios como las cuotas, pues uno de los objetivos era reducir el presupuesto de la universidad pública para que las universidades con sus propios medios se sostuvieran”.

Asimismo comentó que en el programa de privatización, hubo un linchamiento hacia los profesores, no es casual que a los docentes ahora se les llame facilitadores, esto viene del modelo educativo por competencias que se implementó. Por eso la Reforma Educativa que afortunadamente suprimió el Congreso que señalaba a los docentes de todos los niveles educativos como flojos, sin preparación, los culpables de que salieran mal las evaluaciones, poniéndolos en el banquillo de los acusados.

Argumentó que luchará para que en la BUAP haya cambios reales y las autoridades educativas otorguen las plazas necesarias para dar atención a los programas de la universidad, con base en el diálogo y el buen entendimiento logrará que en el gobierno federal escuchen y atiendan las necesidades de la universidad pública.

Destacó al comentar que cada unidad académica deberá contar con independencia para que el Consejo Universitario sea más plural y no obedezca a intereses personales de la administración.

Al preguntarle la diferencia con otros candidatos, la maestra Guadalupe Grajales aseveró que la diferencia fundamental es la visión y concepción de la universidad.

“La Universidad no es una empresa ofrecedora de servicios, tiene una función primordial que es la de garantizar la educación y el ejercicio de la libertad de expresión en el dictado de nuestras cátedras y en nuestra investigación”.

“Nosotros debemos retomar la dirección colegiada de la universidad”, finalizó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *