2020 también dejó la cifra más alta de suicidios en 10 años en el país

El Hipólito Contreras

De acuerdo al Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) en el 2020 se registraron 7 mil 869 casos de suicidio en México, representando la cifra más alta en los últimos 10 años y un 9 por ciento más que en el año anterior.

Los estados de México, Jalisco y Chihuahua las entidades con mayor número de casos. La llegada del COVID-19, los cambios de rutina y el confinamiento son factores que han agudizado los rasgos de depresión, soledad o desesperanza en la población, afirmó la Dra. Nallely Amaranta Arias García, directora de Ciencias de la Salud de la Universidad del Valle de México. Campus Querétaro.

Comentó que el aislamiento impactó a la sociedad en diversas conductas, como la ingesta de alimentos de manera emocional, el aumento en el consumo de sustancias alcohólicas y/o de tabaco.

Sin embargo, agregó, hablando de depresión, ansiedad, soledad, desesperanza o estrés, estas no surgieron durante la contingencia, los rasgos ya se tenían, pero no se habían tratado.

Al presentarse un evento tan impactante como la pandemia, se detonaron los puntos de quiebre y, finalmente, surgió un trastorno, asegura que es primordial ver a la salud mental como cualquier otro padecimiento, que requiere atención y tratamiento por parte de especialistas.

“Es muy importante darle la debida importancia a lo que sentimos, reconocer por nosotros mismos las emociones que vivimos, muchas veces nos acostúmbranos a sentirnos mal, pensamos que es normal sentirse solo o con desesperanza”, expresó.

Lamentablemente, dijo, los seres humanos postergamos mucho los momentos felices, pensamos que los mejores momentos llegarán en el futuro. Sin tomar en cuenta que cada día que vivimos es un momento especial”.
Comportamientos como tristeza, llanto fácil, cambios en la conducta alimentaria, problemas de insomnio son los principales rasgos de depresión, trastorno que se ha relacionado linealmente con el intento o ideación suicida. La especialista agregó que la desesperanza es el estado de ánimo que más se vincula al suicidio: “La desesperanza no permite a la persona visualizar su futuro, ha perdido el interés de tener un plan a largo plazo. Cuando una persona se encuentra en estado depresivo, no ve su imagen en el futuro, no tiene metas, la por lo tanto corre el riesgo de no encontrar sentido a su vida, lo cual se ligará a sentir soledad y podría desencadenar una conducta suicida”.
¿Cómo prevenir el suicidio?

La Dra. Nallely Amaranta Arias García, directora de Ciencias de la Salud en UVM Campus Querétaro, explica que no es fácil identificar cuando una persona tiene ideas suicidas, generalmente se presenta una tendencia al aislamiento, a la desvalorización de la vida propia y en el discurso los individuos comienzan a despedirse con comentarios similares a: “no pasaría nada si yo no estuviera”. Por lo cual, recomienda a familiares y amigos, mantenerse pendientes y muy observadores de las conductas de sus hijos o círculo más cercano para poder identificar los cambios de personalidad o comportamiento.

Algunos síntomas de la conducta suicida podrían clasificarse de la siguiente manera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *