A muy bajo nivel están las presas del país, excepto las del sur

Hipólito Contreras

Salvo las regiones sur y sureste del país, donde las lluvias huracanadas de finales de 2020 dejaron reservas importantes de aguas superficiales y subterráneas, el panorama en el resto del país es calificado de alto riesgo para el cumplimiento de las expectativas de producción agrícola y pecuaria de los ciclos otoño-invierno 2020-21 y primavera-verano 2021, afirmó Rafael García del Horno, secretario de Finanzas de la Fundación Mejoremos al Campo.

Indicó que, en la región sur del país, se encuentran las presas de gran capacidad y sus niveles de almacenamiento son satisfactorios, con la aclaración de que estos embalses se utilizan para la generación de electricidad y no para riego agrícola.

Mencionó que la disponibilidad de agua en presas de almacenamiento para riego, alrededor de 140, al 20 de marzo de 2021, es de 39 mil 394 millones de metros cúbicos. Es decir, mil 691 millones de metros cúbicos menos, respecto a los diez días anteriores y 19 mil 853 millones de metros cúbicos menos, en comparación al mismo periodo del 2020.

El registro de almacenamiento en las presas indica que 68 embalses se encuentran al 50 por ciento de su capacidad; 45, se encuentran entre 20 y menos de 50 por ciento, y 25 presas con niveles por debajo de 20 por ciento de su capacidad.

En la segunda quincena de marzo, disminuyeron las precipitaciones pluviales con respecto al mismo periodo del año anterior. No es extraño que, en la época de estiaje, se den en todo el país altas temperaturas, con la consecuente evaporación y escasa o nula presencia de lluvias, sobre todo en la región del valle de México.

Técnicos y especialistas en temas relacionados con la disponibilidad de agua para la agricultura y la ganadería, para usos urbanos e industriales, muestran escepticismo en cuanto al cumplimiento de los programas productivos de alimentos y de abasto de agua potable, sobre todo frente a una desnutrición que padece alrededor del 50 por ciento de la población del país, y unos 15 millones de mexicanos que no cuentan con el servicio de agua potable domiciliario.

Indicó que el gobierno federal y sus áreas administrativas en esas materias, deberán emprender acciones en el marco de las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas por efectos notables derivados del cambio climático en el mundo.

En el valle de México, donde se presenta una creciente demanda de alimentos y de agua, la escasez del vital líquido se vuelve crítica, considerando que, por una parte, el acuífero subterráneo está sobreexplotado desde hace tiempo, en tanto que el conjunto de presas que surten –vía Sistema Cutzamala— a municipios del estado de México y la propia Ciudad de México, apenas llegan a niveles del 50 por ciento, en espera de que se presenten las primeras lluvias de primavera.

Indicó entrado el mes de abril se observó escasez de agua almacenada en las presas del país y limitaciones en los sistemas de riego del ciclo invernal, en particular de las regiones del noroeste, norte y noreste, mientras que, para el ciclo de primavera-verano, con la mayor superficie de cultivo en el país, no existe humedad residual en las tierras para iniciar la etapa de siembra de granos básicos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *