En esta pandemia, las universidades tienen un rol clave en la identificación de fuentes de información fiables

Universitat Oberta de Catalunya

Marcelo d’Agostino, asesor sénior en sistemas de información y salud digital de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), oficina regional de la Organización Mundial de la Salud en la región de las Américas.

Bogotá, Colombia, 2 de junio de 2020.- Las tecnologías aplicadas al ámbito de la salud están siendo un elemento importante en el trabajo de las instituciones y los sistemas sanitarios para hacer frente a la Covid-19. Las teleconsultas, aplicaciones móviles de monitoreo y seguimiento de la enfermedad o el uso de macrodatos para obtener información sobre el comportamiento del coronavirus son solo algunos ejemplos de la importancia que tienen las TIC en esta pandemia.

Para saber qué acciones del ámbito de la salud digital está llevando a cabo la OPS, la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la región de las Américas, la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) entrevistó a su asesor sénior en sistemas de información y salud digital. En el contexto actual de crisis, D’Agostino está coordinando el programa de salud digital y sistemas de información del Departamento de Evidencia e Inteligencia para la Acción en Salud de la misma institución. En este momento, una de las acciones que está realizando es la elaboración de hojas informativas (fact sheets) sobre salud digital, en la que participa el profesor e investigador de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC Francesc Saigí, miembro del eHealth Center de la UOC.

¿Cómo está siendo el día a día en la OPS y, en concreto, en su área de trabajo, durante la crisis del coronavirus?
Desde el inicio de la pandemia, el día a día de la OPS se basa en apoyar a los países para que den la mejor respuesta posible a la crisis. Lo hacemos mediante la activación de protocolos para emergencias que la OPS tiene muy bien establecidos y que ya se han activado en diferentes emergencias de salud pública —como fueron en el pasado la pandemia de la gripe A (H1N1) o la epidemia del cólera en Haití— o bien en muchos de los desastres naturales que son ocasionados por cuestiones climáticas.

Respecto a la Covid-19, el departamento donde trabajo yo, dirigido por el Dr. Sebastián García Saisó, ha creado cuatro grandes líneas de acción que sirven de apoyo a la pandemia. Yo coordino una de estas líneas, que se centra en la salud digital y en los sistemas de información. Algunos de los productos concretos que ya hemos publicado son un portal de sistemas de información, con notas técnicas de apoyo a la pandemia; un portal de orientación sobre la Covid-19, y una «vitrina de conocimiento» especializada en coronavirus, con las últimas investigaciones realizadas en la región de las Américas.

¿Qué medidas está implementando la OPS para ayudar a los países de la región de las Américas a enfrentarse a la pandemia?
En este momento, entre muchas otras acciones —cuyo foco son los países—, una acción que quisiera destacar es que la OPS ha emitido un llamado para recaudar fondos de donantes y socios que permitirán ampliar la capacidad de los países de las Américas para responder a la Covid-19. Esta recaudación tiene dos objetivos principales: frenar la transmisión del virus y mitigar el impacto en la salud de la Covid-19 en nuestra región.

Como experto en sistemas de información y salud digital, ¿Qué papel específico tiene la salud digital en esta pandemia?
Sin duda, tiene un papel central y es más importante que nunca. En particular, nos hemos centrado en aquellas tecnologías que responden a las principales necesidades de las personas. Entre ellas, hemos identificado los webs, los asistentes virtuales, los tableros de información, las aplicaciones móviles, las redes sociales, los centros de atención telefónica, los campus virtuales, los mensajes de texto (SMS y servicios web de mensajes, videos y voz), las plataformas de monitoreo y seguimiento, las wikis, los foros y otras tecnologías del ámbito de la inteligencia artificial que tienen usos más complejos.

Estas tecnologías o aplicaciones están siendo utilizadas, en su gran mayoría, para monitorizar y hacer seguimiento de pacientes, fomentar la ayuda terapéutica e interactuar con profesionales y servicios de salud. Asimismo, se utilizan para valorar segundas opiniones entre profesionales de todo el mundo, facilitar el autodiagnóstico, acceder a datos e información confiable y generar mecanismos de prevención. Y se están aplicando, por supuesto, para continuar aprendiendo y seguir trabajando.

¿Qué recomendaciones está lanzando la OPS a los países, en relación con la tecnología de la salud digital?
La OPS tiene la voluntad de fortalecer los sistemas y servicios de salud y está apoyando y dando soporte a los países siempre desde esta perspectiva. Y es desde esta posición que se presentan las tecnologías de información. En particular, acabamos de lanzar una serie de recomendaciones para la reorganización y la ampliación progresiva de los servicios de salud para la respuesta a la pandemia de Covid-19. Se trata de una iniciativa que coordina el Dr. James Fitzgerald, director del Departamento de Sistemas y Servicios de Salud de la OPS.

Desde la OPS están trabajando en la elaboración de fact sheets. ¿Nos puede explicar en qué consisten?
Las fact sheets son hojas informativas, documentos breves con lenguaje simple que transmiten información estratégica para la toma de decisiones. Actualmente, nosotros estamos elaborando fact sheets sobre temas que, aunque no necesariamente son los del día a día de un ministerio de salud, con la pandemia han pasado a un primer plano. Algunas hojas informativas que hemos publicado últimamente son sobre la infodemia o sobre la importancia de la telemedicina en estos momentos, en los que es fundamental tomar todas las medidas posibles para que los sistemas de salud no se colapsen.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las universidades en esta pandemia?
El papel de las universidades es clave en muchos sentidos. En especial, y como siempre, porque tienen un rol clave en el análisis y la diseminación de evidencias científicas y en la identificación de fuentes de información confiables. Esto está en su ADN. Además, el mundo se enfrenta a una infodemia y, por ende, todos los actores que puedan ayudar a controlar este exceso de información ocuparán un papel de extrema relevancia. Yo me atrevo a decir que actualmente más que nunca las universidades tienen un rol técnico y estratégico que nunca antes habían tenido.

¿Qué nivel de coordinación existe entre la OPS y la UOC, que es centro colaborador de la OMS en salud digital?
Desde la OPS vemos a la UOC como un brazo nuestro y existe colaboración y confianza entre ambas partes, tanto desde el punto de vista institucional como personal. Estoy convencido de que las relaciones se basan en la confianza, y esa confianza la construyen las personas. Y deseo destacar aquí el rol fundamental que Francesc Saigí ha tenido para que la relación entre la OPS y la UOC sea sólida y siempre haya avanzado hacia pasos más fuertes e innovadores.

¿Qué cambios veremos a raíz de esta pandemia?
Creo sinceramente que el mundo será diferente. No creo que pueda opinar en muchas direcciones. Sin embargo, me animaría a decir que el uso de las tecnologías será cada vez mayor y mejor, porque todos hemos aprendido mucho sobre el verdadero potencial que tienen. De todas formas, no quisiera dejar de expresar nuestra preocupación por todas aquellas personas que hoy siguen sin acceso a internet y, por ende, sin acceso a las tecnologías. Y esta debe ser considerada una variable clave para que las acciones tengan siempre presente la reducción de inequidades, la igualdad de género y la preservación del derecho de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *