México no tiene una cultura orientada al cuidado de sus mares: experto

Rossi A. G.

· El Dr. Porfirio Álvarez, hidrobiologo, imparte en la IBERO la conferencia ‘Sargazo: un desafío multifactorial’

“México es un país que vive de espaldas al mar”, mencionó el Dr. Porfirio Álvarez Torres durante la conferencia ‘Sargazo: un desafío multifactorial’, organizada por el posgrado en Ciencias de la Ingeniería de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Agregó que, a pesar de que estamos rodeados por dos de los océanos más importantes, nuestro país no tiene una cultura orientada al cuidado de sus mares y esto se ve reflejado en el problema que enfrenta el Caribe mexicano respecto al aumento del sargazo.

El Dr. Porfirio Álvarez es hidrobiologo, con más de 37 años de trayectoria profesional. Su interés en la problemática ambiental que representa el sargazo surgió desde hace años por el trabajo que ha desempeñado en la región del Golfo de México. Con el monitoreo que realizaba cada año, encontró que la zona de mayor afectación es la península de Yucatán, especialmente Quintana Roo, notando que “ya eran toneladas y oleadas de sargazo” las que llegaban a las costas.

Se dio cuenta de la enorme importancia que tenía el “generar grupos de investigación para colaborar y abordar problemas de esa escala y el traducir la ciencia para que un funcionario público, político o tomador de decisiones la entienda; porque a veces los investigadores no sabemos transmitir los resultados de la investigación. Puede ser muy importante, pero si no la transmites de manera adecuada, posiblemente no importa”.

Esta reflexión fue uno de los ejes claves en la conferencia. Álvarez insistió mucho en la importancia que tiene la academia para “levantar la voz de alerta, porque los costos de inacción son muy altos”.

Comparó todo lo que se ha perdido y se sigue perdiendo por la falta de atención a los océanos. “La situación del Caribe es delicada desde antes del problema del sargazo”, comentó, ya que México no cuenta con una legislación en torno a las zonas costeras, por tanto, no se le ha podido exigir al gobierno tener una infraestructura adecuada para la protección de los océanos.

“Si no se ponen los referentes adecuados de cuánto hay que atender y con qué herramientas; cómo lo resolvemos. Para eso se requieren de recursos, el problema es que no lo vemos así. La voz de alerta hay que imponer, tenemos el derecho de decirlo”.

El papel del Dr. Porfirio Álvarez ha sido el de ensamblar grupos de diferentes temas para difundir la información, porque ve como algo crucial que problemáticas como la del sargazo se vean desde todas las disciplinas posibles, que se haga un trabajo en red, un trabajo multidisciplinario que permita generar discursos de valorización de todos los ecosistemas que estamos perdiendo.

Externalizó su preocupación sobre todo por la desinformación que hay en torno al tema del sargazo y en general en torno a los problemas ambientales, ya que “hay mucha información gris que sólo distorsiona”. Por eso recalcó en esta conferencia que la academia tiene que salir de las aulas para que la información que llevan investigando se transforme en acción.

Para el Dr. Porfirio, aún estamos a tiempo de hacer algo desde la academia, desde la sociedad y desde el gobierno, ya que “la problemática del sargazo en México no tiene cara para echarle la culpa a los vecinos del sur”, es una problemática que ha sido inducida por la falta de compromiso respecto a la situación ambiental de nuestro país.

Junto con la Universidad Iberoamericana, el Dr. Porfirio Álvarez participa en varios proyectos que están buscando darle un uso al sargazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías