Xolos le gana en su terreno al Puebla Tijuana conquistó el Cuauhtémoc

El Sol de Puebla

Serias desatenciones defensivas, consentimiento en la marca, un Nicolás Vikonis aún de pretemporada y el gran estado de forma del cancerbero Gibrán Lajud sentenciaron a La Franja el viernes en el Cuauhtémoc contra los Xolos de Tijuana (1-3).

La escuadra de José Luis Sánchez sólo cumplió en el estreno con aquello de ser un protagonista a secas, pues careció de intensidad para llevarse, o arrebatarle los tres puntos a los fronterizos.

El Puebla, recurriendo a la frialdad de los números, presumió de la posesión del esférico, disparó más entre los postes en relación a su rival, pero pecó de inocente ante un equipo con la calidad justa y necesaria para inclinar la balanza a su favor en cualquier momento.

Con la tenencia de la pelota, ante escuadras como Xolos, no basta.

Si bien el conjunto blanquiazul presumió de un 56 por ciento de la posesión, necesitaba de goles para dejar en claro su aparente superioridad en el partido.

El propio “Chelís” se cansó de pregonarlo durante la pretemporada hasta el cansancio: “el equipo debe de hacer goles, porque con 18 es difícil llegar a algún lado”.

La permanencia o continuidad de Lucas Cavallini parecía le resolvía el problema. El canadiense mostró su mejor versión pasadora, asistiendo a Christian Tabó en la jugada del primer tanto; sin embargo, a la hora cero le faltó tiza frente al marco rival, como le ocurrió en un testarazo durante el primer tiempo.

Tal vez “Cava” no salió en su día, o tal vez resintió los pocos días de pretemporada con La Franja.

Si el Puebla perdonó, Xolos no.

El conjunto de la frontera niveló las acciones a base de pujanza, situación bien ilustrada en la jugada del 1-1.

Washington Camacho, bien posicionado dentro del área, simplemente empujó el rechace de Vikonis tras un tiro raso de Ariel Nahuelpan. El charrúa siguió el rechace y lo pescó por delante del manchón penal entre cuatro futbolistas de La Franja, todos éstos sin contar al portero, éste último aún tratándose de recuperar luego de estirarse abajo para detener el esférico.

A partir del empate a uno, Xolos reculó y trató de liquidar a la contra. Pero sacó más provecho de par de desatenciones de la parte baja del Puebla, sin siquiera hacer el esfuerzo de liquidarlo a las carreras.

El “32” remató solo dentro del área de La Franja un servicio nacido por derecha, mientras los dos centrales lo miraban como si nada.

Luego un balón largo techó a Néstor Vidrio, cuando forcejeaba por la pelota con “Nahuel”. El esférico picó y se extendió hasta los linderos del área, donde Vikonis salió tímido y Ángel Sepúlveda hizo por él con decisión, conectándolo de cabeza para superar al portero poblano y convertir en el tercero de la noche.

Los blanquiazules ahora gozarán de una semana para hallar de una vez por todas esa intensidad extraviada durante el estreno liguero. El juego contra el Betis -por muy amistoso- habrá de servirle a “Chelís” y compañía para ajustar las tuercas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías