¡Orgullo mexicano! Elisa Carrillo gana el Benois de la danse

Quién

Elisa Carrillo colocó su nombre al lado de las grandes figuras de la danza al recibir este año el Benois de la danse, el máximo galardón al que un bailarín aspira y que es considerado el Nobel del ballet. Sobre el escenario del emblemático teatro Bolshoi, agradeció a su familia y lo dedicó a México.

Recordamos que el año pasado esta distinción también quedó en manos de un mexicano. Isaac Hernández se convirtió en el primer connacional en recibir este galardón. Elisa recientemente fue reconocida con Alma de la Danza, otro importante premio otorgado por el Ministerio de Cultura de la Federación Rusa y los editores de la prestigiosa revista Ballet.

Muchos años atrás, antes de convertirse en la Prima Ballerina del Ballet Estatal de Berlín y una de las figuras más destacadas en esta disciplina a nivel mundial, una joven aspirante a bailarina de nombre Elisa Carrillo veía todos los videos del Bolshoi y del teatro Mariinsky, las dos gran compañías de danza en Rusia. Apreciar, a través de estas cintas, el trabajo de los astros de esa nación, fueron los primeros lazos que se tendieron entre ella y la cultura del país más extenso del mundo, el cual la reconoce con su distinción más importante para el arte coreográfico: Alma de la Danza.

Nos enlazamos vía telefónica con Carrillo hasta Berlín, la ciudad en la que reside desde hace ya doce años, para conversar sobre sus impresiones al convertirse en la primera mexicana en ostentar este premio y del momento por el que atraviesa su carrera, uno definido por la propia bailarina como de “madurez y realización”.

Fue a través de una carta que Carrillo fue notificada que era acreedora a este premio creado en 1994 por el Ministerio de Cultura de la Federación Rusa y los editores de la prestigiosa revista Ballet y que en raras ocasiones es entregado a personas de otra nacionalidad. En el documento firmado por Valeria Uralskaya, editora en jefe de la publicación, “su labor de promoción del patrimonio clásico en el mundo” es la razón fundamental por la cual ha sido seleccionada de entre un grupo de bailarines.

A veces no me doy cuenta de que llevo toda la vida aquí, dedicada a la danza, que se volvió mi vida Elisa Carrillo

Para Elisa, esta es una ocasión que le permite hacer un balance de los años de trabajo. Si bien, asegura que trata de no pensar en las partes difíciles y solo concentrarse en los aspectos positivos de su trayectoria, son estos momentos de distinción en los que recupera todo los esfuerzos.

En esta etapa de su vida, la bailarina de 38 años de edad, asegura sentirse realizada. Ahora, dice, tiene mayor control, no solo de su cuerpo, también de las decisiones vinculadas a los roles que desea interpretar, a las coreografías que prefiere ejecutar y los proyectos en los que quiere involucrarse. “Yo ya soy madre y eso ha cambiado toda la manera en que siento, en cómo veo la vida. Entonces creo que estoy pasando por la etapa más bella”.

Entre bailar sobre los escenarios más importantes del mundo, el cuidado de su familia y estar al frente de la fundación que preside, la vida de Elisa Carrillo se divide. Asegura tener un orden particular que le permite dedicarle tiempo de calidad a su hija y entregarse a la danza. Nos cuenta esto mientras al otro lado del teléfono se escucha una voz infantil que la reclama.

También, diseña la próxima edición del festival Danzatlán que se llevará a cabo el verano próximo en la Ciudad de México y que reunirá a diversas personalidades del mundo de la danza. Ella tiene un lugar entre ellos, un reconocimiento que se traduce en una transformación de la palabra ballet en México. “Cada vez hay más gente que acude a espectáculos, cada vez hay más niños que van a tomar clases, Creo que todo lo que hemos hecho en los último años ha ayudado a que la gente tenga otro punto de vista y que vean que también es una manera de vivir la vida y de disfrutarla”.

Un nuevo reto está frente a ella: ser a distancia la codirectora artística de la Compañía Nacional de Danza, una de las agrupaciones culturales más importantes de México pero que ha tenido problemas constantes por la falta de un proyecto a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías