Mier Bañuelos, con la historia a su favor

Debate 

Por Roberto Desachy Severino

  • Policía no mata alcalde

Así podría resumirse una realidad escalofriante, preocupante, pero que refleja cierta indiferencia por las vidas de los agentes de seguridad, debido a que –hasta ahora – ninguna masacre contra policías ha derivado en la revocación de mandato o desaparición de poderes en algún municipio.

Ni las peores matanzas contra policías municipales han provocado que el edil deje el mandato, ni siquiera la atrocidad sucedida en Amozoc en 2018, cuando 6 agentes de la ciudad fueron ejecutados hasta con tiros de gracia y varios uniformados más estuvieron acusados de participar en la matanza, sin que el entonces alcalde, José Cruz Sánchez Rojas, haya sido siquiera molestado: Huachicoleros matan a 6 policías en Amozoc

Ni siquiera por las versiones que señalaban a José Cruz Sánchez Rojas como supuesto líder huachicolero de la región amozoquense se le investigó por la matazón de 6 policías e, incluso, este mismo ex presidente municipal volvió a ser candidato al cargo hace pocos meses, aunque ahora por Nueva Alianza: Con 209 muertes por Covid-19 en Amozoc, José Cruz Sánchez Rojas realiza reunión masiva para presentarse como candidato de Nueva Alianza

José Cruz Sánchez Rojas

Y lo más frustrante y doloroso para las familias de los policías municipales liquidados en esa ocasión es –tal vez- que hasta la fecha ¡nadie ha sido sentenciado por ese asesinato múltiple registrado en el morenogalismo!: Sigue en total impunidad la matanza de 6 policías de Amozoc en 2018

2009 Y LA SANGRIENTA PUEBLA DEL GÓBER PRECIOSO, MARIO MARÍN

También quedó en total impunidad la matazón de 3 policías municipales de Puebla capital y uno más de San Andrés Cholula de finales de octubre del 2009, cuando Mario Marín Torres malgobernaba el estado y su entonces secretario de Gobernación y después candidato fallido a la alcaldía de la Angelópolis, Mario Montero Serrano, trataba de consolar a la gente con el irrisorio argumento de que los ejecutores solo habían estado de paso en la entidad.

De risa loca que el secretario de Gobernación de la época, incluso, insinuara la culpa de los cuatro agentes asesinados, al señalar que si no hubieran pasado por la zona donde circulaban los maleantes (bulevar Atlixco y Hospital del Niño Poblano) no habría pasado nada: Montero Serrano justifica muerte de policías en Puebla

Hasta ahora, la masacre contra dicho personal de seguridad no fue resuelta, ni siquiera se investigaron las acusaciones de sus compañeros de que habían muerto porque el gobierno y el ayuntamiento de Puebla, que encabezaba la priísta Blanca Alcalá Ruiz, les habían dado chalecos antibalas defectuosos, viejos: Matan a cuatro policías en Puebla

Blanca Alcalá Ruiz

Desde luego que Alcalá Ruiz no dejó el cargo; es más, ni siquiera se investigó si, como decían los policías, los gobiernos estatal y municipal les habían facilitado equipo inservible, pese a que –de haberse investigado y comprobado- se debió castigar un grave caso más de corrupción.

LAS PECULIARIDADES Y GRAVEDAD DEL CASO TECAMACHALCO

Aunque la historia parece estar de su lado y tiene como soporte a uno de los hombres más poderosos del país, su padre y coordinador de los diputados federales morenistas, Ignacio Mier Velazco, el presidente municipal de Tecamachalco –quizás – no debería confiarse, ya que lo sucedido el viernes pasado tiene peculiaridades que lo agravan.

En primer lugar, porque, a diferencia de otros ataques contra elementos de seguridad en diversos municipios del estado, en esta ocasión parece haber pruebas contundentes contra los presuntos culpables de los homicidios de los tres agentes ministeriales: Video desde Puebla: Policías de Tecamachalco ejecutaron a agentes ministeriales, acusó Higuera Bernal

Además, el hecho de que supuestamente haya intervenido activamente en la masacre el propio ex secretario de Seguridad Ciudadana de Tecamachalco, Alejandro Santizo Méndez, le da a lo sucedido el viernes pasado un cariz de “crimen de estado” por la presunta participación directa no solo de policías, sino del propio titular de la dependencia en dicho municipio: Reaprehenden a los 8 policías municipales de Tecamachalco liberados en la mañana/.

Así que, como ya se mencionó, pese a que historia esté de su lado y –al parecer – demuestra que policía no mata presidente, sino al revés; en Tecamachalco Ignacio Mier Bañuelos enfrenta una severa crisis para la que, claramente, no estaba ni con mucho preparado, como él mismo lo ratificó al irse a la Ciudad de México cuando la situación en su propio municipio está que quema: Anda en la Ciudad de México el presidente municipal de Tecamachalco: Ana Lucía Hill

Mier Bañuelos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *