La inexplicable, pero al parecer firme, popularidad de Andrés Manuel López Obrador

Debate

Por Roy Campos

¿Qué habría pasado con la popularidad del expresidente Enrique Peña Nieto sí, a menos de la mitad de su sexenio, además de la múltiple exhibida corrupción suya y de sus allegados hubiera tenido un registro de casi 91 mil asesinatos dolosos?.

¿Y qué hubiera ocurrido con la imagen popular de un ex ejecutivo federal de cuya legalidad y legitimidad siempre se dudó, como Felipe Calderón Hinojosa, si la supuesta epidemia de influenza registrada poco antes de que finalizara su primer trienio alcanzaba los ¡238 mil 424 muertos!?.

Obvio que nunca se sabrá, pero ambos finalizaron sus administraciones con el repudio social mayoritario y tuvieron que entregar el gobierno federal a partidos diferentes a los suyos. De hecho, tanto Felipe Calderón como Enrique Peña Nieto se encargaron de mandar al tercer lugar en las preferencias electorales a las siglas que les postularon; es decir, al PAN y PRI respectivamente.

Pero, al momento de escribir estas líneas, la gestión de Andrés Manuel López Obrador registra –según TResearch – la apabullante cantidad de 90 mil 908 homicidios intencionales y nadie duda de que superará, por mucho, los 240 o 250 mil fallecidos por covid. O más: México acumuló 108 muertos y 6 mil 535 casos más de Covid19

Andrés Manuel López Obrador

NI EL INCREMENTO DE LA POBREZA, EL CIERRE DE EMPLEOS Y EMPRESAS PARECEN MERMAR LA POPULARIDAD PRESIDENCIAL

¿Qué hubiese sucedido con el “presidente del cambio”, el descerebrado Vicente Fox Quesada, si hubiera alcanzado el 2003 con un 85.4 por ciento de las empresas de México con afectaciones, despidos, cierres y pérdida masiva de plazas, como las que enfrenta el país desde el 2019; es decir, incluso antes de la crisis sanitaria?

Seguro que la ciudadanía no habría sido tan condescendiente con un ex Ejecutivo federal que, además de frívolo, corrupto e inoperante, permitió que Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, se escapara de una cárcel de supuesta máxima seguridad…por primera vez: La ECOVID-IE estima que, de 1 873 564 empresas en el país, 85.5% indicó haber tenido alguna afectación a causa de la pandemia

Pero, para desgracia de los detractores de la 4T, a la popularidad de Andrés Manuel López Obrador no parece afectarle en demasía nada, ni las centenas de miles de defunciones por violencia o Covid, tampoco el parón económico permanente ni la alarmante frecuencia con que sus hermanos salen en videos recibiendo dinero: De Pío a Martín Jesús López Obrador: quiénes son los hermanos de AMLO envueltos en polémicas

De acuerdo a Roy Campos, director de la empresa demoscópica Consulta Mitofsky, el lunes 26 de julio el presidente mostró una aprobación de 56.9 por ciento; menor a la del mes pasado (57.9), pero muy superior a la del mismo día del año anterior, 2020, cuando el inicio de la pandemia y el manejo titubeante de López Gatell lo tenía en el 52.%.

Roy Campos

DISCURSO Y ESPERANZA, BASES DE LA POPULARIDAD AMLISTA

Al respecto, cuestionado sobre el por qué la aceptación presidencial se mantiene elevada, pese al estado del país y los resultados de su gobierno, Roy Campos explicó que AMLO puede estar en un mal momento, pero ello no significa que haya dejado de ser un personaje que muchos mexicanos apoyan, el que “venció al poder, defiende a los pobres y les da esperanza”: ¡México ya tiene abasto de medicamentos!: López Obrador

Por su parte, Gerardo Leal, titular de la casa encuestadora Factométrica, abundó que “el principal motivo que impulsa la popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador es su discurso. Está centrado en decir lo que las personas desean escuchar y en tener puntos de comparación que le permitan realzar la versión de su gobierno”.

 

“En su discurso, él se convierte en la voz del reclamo popular para señalar las fallas del pasado y argumentar que en el presente es algo resuelto, sea verdad o mentira. Es ahí donde logra la empatía, al demostrar que se pone en los zapatos de otros y entiende el sufrimiento del pueblo.

“Este tipo de discurso funciona a falta de un pensamiento crítico por parte de los ciudadanos y no es por incapacidad, es por falta de interés o por auto engaño. Es común preferir mantener una postura positiva ante la adversidad y por consiguiente ante el discurso, porque nos mantiene viva la esperanza de que todo estará mejor.

ANÉCDOTA, FALACIAS Y APELAR A LA AUTORIDAD…DE SU PROPIA GENTE

Mediante un interesante análisis, Gerardo Leal, director de Factométrica, añadió que: “El presidente logra que su discurso funcione, porque de manera natural recurre a trucos de falacias que le permiten persuadir al pueblo. Por ejemplo, “apelar a la autoridad”: Otorga crédito total en argumentos o acciones por tratarse de la autoridad en la materia.

“Esto lo hace a conveniencia, no pone en duda y defiende los argumentos del subsecretario López Gatell, o de los funcionarios de PEMEX o CFE, por ser una autoridad en la materia. Pero no lo hace ante organismos como el INE, la COFECE, el IFT, que se caracterizan por la profesionalización en los temas de su competencia

“Otro recurso que utiliza es “la anécdota”: Utiliza anécdotas como lecciones o pruebas para sostener argumentos. La anécdota es un hecho que activa las emociones y lleva una lección que la aplica como analogía a otros temas expuestos y parecer lógico que aplica también: Andrés Manuel López Obrador, con apoyo para gobernar hasta 2024

“Uno más es el de “eludir la carga de la prueba”, cuando sin sustento hace afirmaciones con retórica totalizadora. Si bien el mensaje no es razonablemente cierto, su firmeza y convicción provocan la confianza en el que escucha. Como cuando dice “Yo tengo otros datos” y muchos otros casos.

“El discurso por sí solo no funciona, necesita los canales de difusión y hacer eco para poder permear en el imaginario social. Es gracias a las mañaneras e incluir temas controvertidos o absurdos que el discurso permea en la sociedad. Las palabras “Hemos avanzado”, “estamos mejor”, “ya no es como antes” venden, pero hay un límite para el engaño y son los hechos”, finalizó el titular de Factométrica.

*#México APROBACIÓN presidencial*
#AMLOTrackingPoll
@ElEconomista

Martes 27 julio 2021: *56.7%* (-0.2)

Ayer: 56.9%

Hace una semana: 57.2%

Hace un mes: 57.9%

Hace un año: 52.5%

Los temas alrededor del presidente y el gobierno siguen centrados en la pandemia, los rebrotes, la tercera ola y la vacunación y eso no le es favorable, generando otra disminución y mal inicio de semana.

En los próximos días, este tema compartirá atención con la consulta ciudadana o las olimpiadas y registraremos si logra detener las casi dos semanas negativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *