El BEI y Santander apoyan con 2.000 millones de euros a empresas españolas y europeas afectadas por el COVID-19 mediante líneas de anticipo de pago a proveedores

PRNewswire

El Banco Europeo de Inversiones aporta dos garantías de 500 millones de euros: Una para apoyar a las entidades españolas afectadas por la crisis del COVID-19 y otra para empresas en distintos países de la Unión Europea, como Alemania, Austria, Francia o Italia.

Santander pone 1.000 millones adicionales a disposición de las empresas españolas y europeas.

El acuerdo se realiza bajo el Fondo Paneuropeo de Garantía (EGF).

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha firmado hoy con Santander dos acuerdos bajo el Fondo Paneuropeo de Garantía (EGF por sus siglas en inglés), parte del paquete de medidas de 540.000 millones de euros con el que la UE responde al impacto económico provocado por el COVID-19.

El BEI proporcionará a Santander dos garantías de hasta 500 millones euros cada una para apoyar a las PYMES, midcaps y grandes empresas afectadas por la pandemia. Las dos líneas de garantía, por un total de 1.000 millones de euros, tienen como objetivo inyectar liquidez a las empresas, adelantando el pago de recibos a los proveedores, normalmente PYMES. A su vez, Santander pone otros 1.000 millones adicionales, de forma que el volumen de financiación que se pondrá a disposición de las empresas afectadas por la crisis del COVID19 alcanzará los 2.000 millones de euros.

Gracias a estos acuerdos, las PYMES, midcaps y grandes empresas tendrán una posición más holgada de liquidez y podrán proteger así el empleo, con un impacto positivo en toda la cadena de suministro. Santander, banco líder en “trade finance”, ha sido pionero en promover este respaldo financiero para empresas bajo la modalidad de anticipo de pago a proveedores.

Una de estas garantías de 500 millones de euros estará dirigida a empresas en España, mientras que la otra, del mismo importe, beneficiará a empresas ubicadas en otros países de la Unión Europea, como Alemania, Austria, Francia o Italia. Estas líneas, de carácter rotativo (“Revolving”), permitirán al banco español multiplicar el monto de la garantía vía descuento de facturas a corto plazo.

Los acuerdos implican un esquema de garantía que apoyará un programa de financiación de la cadena de suministro de grandes y medianas empresas, facilitando el acceso a la financiación para los beneficiarios finales, PYMES y midcaps, a través de una operación de factoring inverso (“Confirming”). Concretamente, Santander adelantará el pago a los proveedores, de las facturas emitidas por estos a sus clientes corporativos.

Gracias al apoyo del BEI, tanto las medianas y grandes empresas, como las PYMES, lograrán importantes beneficios económicos. Las PYMES obtendrán así el pago anticipado de las facturas sin tener que utilizar sus propias líneas de crédito y tendrán más liquidez para sus inversiones, mientras que las empresas evitarán la morosidad, que puede derivar en mayores intereses, al ofrecer la posibilidad del anticipo de sus facturas por Santander. El EGF ofrecerá protección contra riesgos a Santander por el 50% del riesgo de impago de las empresas compradoras.

El vicepresidente del BEI, Ricardo Mourinho Félix, responsable de la actividad del banco de la UE en España, ha asegurado: « Estamos orgullosos de apoyar a empresas de diferentes tamaños tanto en España, como en otros países europeos gracias a la red de Santander. El impacto económico de la crisis sanitaria actual ha puesto de relieve la necesidad de optimizar el capital circulante de las empresas que están luchando para pagar a sus proveedores y, por lo tanto, mantenerse en el negocio. Acuerdos de garantía como este, bajo el marco del Fondo Paneuropeo de Garantía son esenciales para resolver los problemas de liquidez y reducir las solicitudes de pago anticipado de muchas empresas, impulsando así la productividad y salvaguardando el empleo en España y en Europa».

Por su parte, José M. Linares, director general de Banco Santander y responsable global de Santander Corporate & Investment Banking, señaló que «La crisis generada por el COVID-19 ha vuelto a poner de manifiesto el papel fundamental que juegan las entidades financieras a la hora de dotar de liquidez para mantener los flujos de financiación en las cadenas de suministro tanto de pequeñas y medianas empresas como de grandes multinacionales. Santander, gracias a su posición como líder europeo en programas de anticipo de pagos a proveedores, ha trabajado junto al BEI para estructurar esta solución innovadora en el marco del nuevo Fondo Paneuropeo de Garantía. La misión de Santander es contribuir al progreso de las personas y las empresas, y estamos encantados de colaborar con el BEI para ayudar a optimizar la gestión del capital circulante y actividad comercial de las compañías afectadas por la pandemia»

Información general:

El Fondo Europeo de Garantía (EGF) fue creado por el Grupo BEI con contribuciones de España y otros Estados miembros de la UE para proteger a las empresas que sufren la crisis provocada por el COVID-19. Con casi 25.000 millones de euros en garantías, el EGF permite al BEI y al FEI poner rápidamente a disposición de las empresas, en su mayoría pymes y midcaps, préstamos, garantías, y bonos de titulización por activos, capital y otros instrumentos financieros. El EGF forma parte del paquete de medidas de recuperación de la Unión Europea, cuyo objetivo es proporcionar un total de 540.000 millones de euros para impulsar aquellas partes de la economía de la UE que se han visto más afectadas.

Banco Santander (SAN SM, STD US, BNC LN) es un banco comercial fundado en 1857 con sede en España. Cuenta con una presencia relevante en 10 mercados clave en las regiones de Europa, Norteamérica y Sudamérica, y es uno de los mayores bancos del mundo por capitalización bursátil. Tiene la misión de contribuir al progreso de las personas y de las empresas haciendo las cosas de forma sencilla, personal y justa. Santander está avanzando en banca responsable y para ello se ha puesto varios objetivos, entre ellos facilitar más de 120.000 millones de euros en financiación verde de 2019 a 2025 y la inclusión financiera de más de 10 millones de personas en el mismo periodo. A cierre del primer trimestre de 2021, Banco Santander tenía 1,1 billones de euros en recursos totales de la clientela, 149 millones de clientes, de los que 23,4 millones son vinculados y 44,2 millones son digitales, 10.800 oficinas y 190.000 empleados.

Santander Corporate & Investment Banking (Santander CIB) es la división global de negocio que acompaña a clientes corporativos e institucionales con servicios a medida y productos mayoristas de valor añadido que cubren sus necesidades teniendo en cuenta su complejidad y sofisticación, así como criterios de banca responsable que contribuyan al progreso de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *