La abogada Cecilia Monzón pide justicia por amenazas de muerte

Hipólito Contreras

La abogada Cecilia Monzón López denunció que el Tribunal Electoral del Estado de Puebla a través de la magistrada ponente Idamis Pastor, el secretario instructor José Carlos González Noguez y la secretaria de estudio y cuenta Isabel Carreón Ponce , no aplicaron ni juzgaron en base al protocolo para juzgar con perspectiva de género emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quitándole sus derechos políticos electorales basados en alas medidas cautelares solicitadas nen el procedimiento especial sancionador.

Esto en relación a las presuntas amenazas de muerte que recibió por parte de Manlio López Contreras en agosto de 2018.

Indicó que este resolutivo del Tribunal Electoral del estado lo impugnará ante las autoridades competentes debido a que no sólo está recibiendo violencia política de género sino violencia institucional por parte del Tribunal Electoral del estado de Puebla.

Dijo que no descansará hasta que le regresen sus medidas cautelares a su persona debido a que teme por su integridad física.

No sé, dijo, si el Tribunal Electoral del estado de Puebla no sepa que la libertad de expresión está limitada por los derechos de las demás personas, yo no puedo salir a decir cualquier cosa que cause a un agravio a otra persona, el límite de la libertad de expresión, son los derechos de las otras personas, en este caso mi derecho a vivir una vida libre de violencia como mujer, está legislado, por las diferencias estructurales que existen.

Explicó que no nada más hay resoluciones de la Suprema Corte de Justicia, hay de la Corte Interamericana de Justicia, la violencia política puede expresarse entre otras, la libertad de las mujeres, cualesquiera otras, “espero que el Instituto Electoral sesiones mañana, en este caso la magistrada ponente, yo fui amenazada de muerte de que no voy a ver a mi hijo, que los frenos de mi camioneta, claro que me lo tomo personal, ese señor dice que no existe y que es la víctima, pero es al revés, la víctima soy yo, no soy magistrada, soy una humilde abogada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *