Vida libre de violencia, vital para que mujeres se dediquen a la ciencia

Staff/Rossi

· La Dra. Marisol Silva Laya, directora de la División de Investigación y Posgrado, afirma que hay que ser ‘terca’ y ’empecinada’ para dedicar la vida al quehacer científico

· Este 11 de febrero se conmemora el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

La violencia estructural y de género que sufre México amerita atención y solución prioritaria para que las mujeres que quieran dedicarse a la ciencia lo hagan sin temor a ser violadas o asesinadas, expuso la directora de la División de Investigación y Posgrado de la IBERO, Dra. Marisol Silva Laya.

La especialista en educación recordó el caso de Mariana, la médica recién egresada de la Universidad Autónoma de Chiapas, quien fue víctima de violación y feminicidio mientras realizaba su servicio social en la Comunidad de Nueva Palestina, Ocosingo, Chiapas, el pasado 28 de enero de 2021.

Ante este hecho, la pedagoga enfatizó que Mariana se estaba preparando para la ciencia, pero se le negó su derecho a vivir una vida libre de violencia porque el país padece la injusticia social y un selectivo acceso a la justicia.

Las voces de las mujeres no son escuchadas ni son creídas cuando denuncian, como fue el caso de Mariana, quien de acuerdo con sus familiares

denunció que fue víctima de violación y, en lugar de otorgarle acceso a la justicia, la enviaron a su casa a descansar como si el ‘descanso’ reparara el daño de violencia sexual al que fue sometida. Al volver a la fuente del agraviado fue asesinada en un contexto de impunidad.

Día Internacional de las Niñas y las Mujeres en la Ciencia

Por otro lado, la investigadora reflexionó que, en el marco del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, vale la pena ser “terca”, “empecinada” y dedicar la vida personal y profesional a este campo, a pesar de que es difícil acceder al trabajo científico en México.

La divisional de Investigación y Posgrado de la IBERO reveló que, en un marco de injusticia social, de desigualdades y de violencia, aproximadamente el 60% de los jóvenes en México no asisten a la educación superior. Son las mujeres en situación de pobreza a quienes se les niega el acceso.

Asimismo, remarcó que la pandemia por COVID-19 exacerbó aún más las desigualdades en los países del sur global. En este momento histórico se requieren más investigaciones que nos ayuden a comprender los efectos sociales, económicos, políticos y culturales que está dejando la emergencia sanitaria.

Desde la División de Investigación y Posgrado de la IBERO se apoyan estudios inter y transdisciplinarios con enfoque de género y se fomenta el análisis crítico para generar conocimiento que favorezca la justicia social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *