Bien por la reapertura: Hipólito Contreras

Mundo Rural

Hipólito Contreras

El gobierno del estado emitió un decreto en el que se dan los lineamientos para la reapertura de los negocios en Puebla capital y todo el estado y que en esta pandemia fueron considerados no prioritarios. El gobernador del estado, Miguel Barbosa Huerta, afirmó que la decisión se toma porque había dos riesgos: riesgoso abrir para dar paso a la actividad económica, y riesgo de no abrir y entrar en una profunda crisis como la que ya la tenemos, la medida, dijo, se toma en un momento de incertidumbre porque estamos aún en semáforo rojo estable.

Es cierto, hay riesgos, porque el semáforo no ha cambiado lamentablemente, la tasa de contagios se mantiene, aunque ya se observa cierta estabilidad, lo cual ya es bueno, es buena señal de que podríamos ir hacia una disminución de contagios.

Pero también es cierto que no abrir miles de negocios representa un riesgo muy grande porque es un sector muy importante de establecimientos los que están en un gran riesgo de quiebra, lo que implicaría no sólo la pérdida de miles de empleos sino un estancamiento de la economía, de hecho, ya se han perdido según cifra oficiales más de 40 mil empleos en el estado porque muchas empresas han quebrado y liquidado a sus trabajadores.

Por eso, el gobernador del estado tomó una decisión importante, abrir gradualmente los negocios, con todas las medidas sanitarias, todos los protocolos de seguridad, con aforos reducidos, pero al fin apertura o reapertura, eso es bueno.

Es deseable que ya empecemos a ver actividad en miles de negocios que permanecieron cerrados por casi cinco meses, no podían seguir así, se estaban muriendo, algunos ya no podrán abrir porque han quebrado, si el gobierno los apoya podrán reabrir próximamente.

La pandemia ya no se va a ir, el virus se queda por largo tiempo, tendremos que convivir con él, adaptarnos a esta nueva realidad, lo que no se puede ni debe hacer es cerrar el comercio, los servicios, porque son la vida misma de la sociedad, de ellos viven miles, millones de poblanos y mexicanos, ellos son la economía del estado y el país, ellos proporcionan, miles, millones de empleos. Si los establecimientos y servicios se detienen se detiene el país, así de sencillo.

De acuerdo al decreto, los establecimientos que permanecieron cerrados vuelven a abrir, pero en etapas y con todas las medidas sanitarias, abren con un aforo del 30 por ciento. El decreto dice cuáles son las condiciones.

Lo importante es que ya se da el reinicio sin que esto signifique que la pandemia se haya ido, o que estemos ya en semáforo naranja o amarillo, mucho menos verde, pero había que reiniciar, había que arriesgar, las cosas no se podían seguir así indefinidamente porque los resultados serían catastróficos, como de hecho ya lo son, ya son muchas las empresas dañadas profundamente.

La medida tomada será un éxito, el comercio que abre respetará las medidas, ellos son los primeros interesados porque de eso depende que sigan adelante hasta una reapertura total en las próximas semanas o meses.

Pero no sólo ellos tomarán las medidas preventivas, todos las deberemos seguir tomando por todo el tiempo que sea necesario, pueden ser meses o años, lo que no puede detenerse es la actividad económica, todos vivimos de algo y tenemos que trabajar, no hay de otra.

Hoteles y restaurantes, un sector severamente golpeado por la pandemia, debe reactivarse poco a poco, tiene que ir regresado gradualmente a la normalidad, lo mismo deberá ser con los cines, auditorios, salones, circos, zoológicos, museos, estadios, aeropuertos, los balnearios, etc. No se puede abrir al cien por ciento, las condiciones no lo permiten, aún hay muchos contagios, pero si gradualmente, poco a poco y con todas las medidas indicadas.

El gobierno estatal y municipal deberá hacer recorridos para vigilar que las medidas se cumplan y vaya evaluando las cosas, se verá si los contagios se contienen, si se controlan, es deseable que así sea.

Por otro lado, está el tema de las escuelas desde los preescolares hasta las universidades públicas y privadas, es un sector muy dañado, la educación a distancia no ha funcionado como debiera porque es una nueva modalidad y no cada niño y joven en el estado y el país tiene internet, computadoras y celulares.

La SEP ha informado que el ciclo escolar se inicia el 24 de agosto, pero será a distancia, presencial aún no, por lo que se volverán a presentar los problemas de conectividad, los aprovechamientos académicos no serán los deseables.

Aquí se espera que el semáforo esté en naranja o amarillo para reiniciar clases presenciales. No se sabe si es posible reiniciarlas con aforos reducidos, con pocos alumnos y con todas las medidas sanitarias, podría ser, porque para que el semáforo esté en amarillo o verde va a llevar meses, los niños y jóvenes ya desean salir de sus casas, pueden presentarse problemas psicológicos con tanto encierro.

Vamos a convivir con la pandemia, no hay de otra, tenemos que acostumbrarnos a una nueva realidad, lo que no podemos es dejar de trabajar porque moriremos de hambre, el gobierno se quedaría sin dinero para sostenerse porque no habría forma de pagar impuestos y servicios, Puebla, México y el mundo serían un desastre en todos los sentidos, por eso es mejor reiniciar ya, gradualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías