Encuesta global expone los principales temores y deseos de los trabajadores en los escenarios anteriores y posteriores al COVID-19

PRNewswire

Elaborada por el ADP Research Institute en cuatro continentes, la encuesta mapeó los principales deseos y perspectivas de los trabajadores en el ámbito laboral, además de aportar sus impresiones sobre el actual momento poscoronavírus

Una encuesta global inédita realizada por el ADP Research Institute en cuatro continentes, expone una visión sobre los principales temores y deseos de los trabajadores en el ámbito laboral. La encuesta, que fue realizada en los escenarios anteriores y posteriores al COVID-19, muestra cuáles eran las prioridades y expectativas de las personas en relación a su lugar de trabajo y lo que cambió tras la adopción de medidas de aislamiento social y de la ampliación del teletrabajo.

La primera edición de la encuesta fue realizada entre los meses de noviembre y diciembre de 2019 y abarcó a 32.000 trabajadores en 17 países de todo el mundo. La segunda edición tuvo lugar en el mes de mayo del presente año -siendo por lo tanto posterior al coronavirus- e involucró a 11.000 trabajadores en 6 países (España, Reino Unido, Estados Unidos, China, India y Brasil) seleccionados como representativos de las regiones Asia-Pacífico, Europa, América del Norte y América Latina, a efectos comparativos.

La vicepresidente de Recursos Humanos de ADP en América Latina, Mariane Guerra, explica que antes de que el COVID-19 se esparciera por el mundo, las relaciones laborales venían atravesando una profunda transformación en virtud de los avances tecnológicos, las adversidades económicas y las exigencias de nuevas competencias de los trabajadores. “Por tal motivo, este estudio que contempla los dos escenarios -anterior y posterior al COVID-19- es como una radiografía muy completa de la fuerza laboral global que muestra las tendencias que ya estaban en curso y lo que cambió con este nuevo escenario, además de las principales perspectivas y expectativas de los empleados en lo que refiere al ambiente laboral”, manifiesta Mariane.

La ejecutiva destaca también que otro diferencial de esta encuesta realizada por el ADP Research Institute es presentar un escenario muy real de la fuerza de trabajo en el mundo, ya que contempló tanto a los empleados regulares tradicionales de las empresas, como a los que realizan tareas zafrales, son independientes o prestadores de servicios, e incluso a los que utilizan plataformas online para prestar servicios.

Principales puntos del estudio

– Optimismo de los trabajadores

La primera cuestión evaluada por el estudio tiene que ver con el optimismo de los trabajadores en el ambiente laboral durante los próximos cinco años. En la primera edición de la encuesta, el 86% de los participantes manifestó sentirse optimista, en comparación con el 84% de la segunda. Cuando se observan los datos de Brasil, el porcentaje se ubica en un 89% en las dos ediciones, un poco por encima de la media de las seis regiones comparadas. “Este es un dato interesante de observar, pues incluso con las adversidades económicas que Brasil viene atravesando en los últimos años los trabajadores se mantienen optimistas, algo que no sucede en otros países como China, India y España, que presentaron una caída luego del COVID-19”, señala Mariane.

– Expectativa de existencia de las funciones desempeñadas

El estudio analizó también cuál es la percepción de los trabajadores de aquí a cinco años, en relación a la actividad que ejercen actualmente. En este punto, en las dos ediciones de la encuesta los brasileños aparecen como los que menos prevén el fin de sus funciones dentro de ese plazo. Para el 75% de los entrevistados en Brasil, las funciones que ejercen en la actualidad no dejarán de existir hasta 2025. Al igual que los trabajadores brasileños, la mayoría de los europeos también no cree que sus funciones se extingan en este período, con apenas un 17% de los encuestados apostando a esta hipótesis en la primera fase y 16% en la segunda.

– Trabajo flexible

Otro punto analizado en la encuesta refiere a la posibilidad del trabajo flexible. Casi la mitad (44%) de los participantes afirma que los empleadores cuentan en la actualidad con políticas oficiales de trabajo flexible implementadas, en comparación con tan solo uno de cada cuatro (24%) según el resultado anterior. Al mismo tiempo, la proporción de participantes que dice que la gerencia senior permite esa forma de trabajo saltó del 19% al 28%.

En Brasil, el porcentaje de trabajadores que afirma que sus empresas cuentan con una política oficial que permite el trabajo flexible casi se duplicó en comparación con la primera edición de la encuesta, pasando del 27% de los encuestados al 50%. “Aunque por parte de los empleadores la aceptación del trabajo flexible parece estar aumentando, de todas las regiones analizadas más de la mitad de los participantes afirma que en algún momento durante la pandemia se sintió presionada por el empleador a volver al lugar de trabajo, a pesar de que la recomendación oficial fuera la de mantener en casa a los trabajadores no esenciales. Por eso, a pesar de los resultados todavía es temprano para analizar si estamos frente a un escenario que permanecerá después de este período”, señala la vicepresidente de Recursos Humanos de ADP en América Latina.

Para aportar una visión del momento actual, los encuestadores quisieron también saber si los entrevistados que actuaban en un área en la cual el gobierno recomendó o exigió que los trabajadores no esenciales permanecieran en casa lo máximo posible, sintieron alguna presión por parte de su empleador para continuar trabajando dentro de la oficina. Entre los brasileños, el 30% afirmó sentir alguna presión al comienzo, pero ahora ya no. Sin embargo, otro 17% señaló que incluso en este momento recibe presiones.

– Horas de trabajo y remuneración

La cuestión que refiere a las horas trabajadas también fue abordada en las encuestas. Los encuestadores preguntaron a los trabajadores cuántas horas por semana –en promedio- consideraban que desempeñaban tareas sin recibir remuneración. En la primera edición del estudio, los brasileños respondieron que cerca de 4,3 horas. Ya en la segunda encuesta el promedio subió a 5,3. En este ítem el incremento de horas fue observado en todas las regiones analizadas, siendo América del Norte el lugar donde el crecimiento fue más acentuado, pasando de 4,1 a 7,1 horas.

En el segundo estudio, los encuestadores también preguntaron qué sacrificios estarían dispuestos a hacer en cuanto al tema de la remuneración, con tal de mantener el empleo. En este punto, el 46% de los brasileños aceptaría una reducción de sus ingresos para mantener el empleo, el 18% aceptaría un aplazamiento, el 9% consideraría aceptable la rescisión y otro 26% no consideraría nada como apropiado o aceptable. Con un 51%, los trabajadores indios son los que más aceptarían una reducción de sus ingresos si ello significara mantener el empleo, seguidos por los trabajadores de China (34%).

– Forma de trabajo

La encuesta también preguntó cuál era la forma de trabajo preferida por quienes respondieron a la encuesta. Antes del nuevo coronavirus, apenas el 18% de los brasileños respondieron que preferían el régimen de trabajo como independiente. A pesar de una leve suba luego del COVID-19 que llegó al 20%, el porcentaje se mantuvo bajo. En Europa, la cantidad también presentó un leve aumento en las dos encuestas, pasando del 13% al 18%.

Si bien los empleos permanentes continúan siendo por lejos la opción preferida antes y después del COVID-19, las encuestas revelan que el atractivo del trabajo como independiente no disminuyó. Antes de la crisis, el 15% de todos los trabajadores (regulares e independientes) manifestaba que escogería un trabajo como independiente en lugar de un puesto permanente, si ambas opciones estuvieran disponibles. En la segunda edición de la encuesta, ese porcentaje subió al 18%. En las dos ediciones de la encuesta, entre los países analizados América del Norte (en este caso, Estados Unidos) es la única región donde la atracción por el trabajo como independiente disminuyó. Actualmente, el 16% de los trabajadores preferiría el trabajo como independiente, en comparación con el 21% anotado antes del COVID-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías