¿Ahora sí, señor presidente?

Debate

Por Roberto Desachy Severino

Prácticamente todo el país se estremeció –literalmente – el pasado viernes 26 de junio, por la mañana, cuando se informó que el secretario de Seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, sufrió un atentado que, después se supo, mató a 3 personas y habría sido perpetrado por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Omar García Harfuch

Como era de esperarse, los adversarios políticos del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aprovecharon para acusarlo –otra vez- de mostrarse débil, consecuente ante el crimen organizado, ya que mientras sus antecesores atrapaban a cualquier pelagatos y lo presumían hasta el cansancio como “El Z 455” supuesto cabecilla del más importante grupo delictivo del momento, él ha trivializado el tema de la inseguridad (eso de acusar a los narcos con sus mamás o de darles abrazos) y reconoció haber ordenado la liberación del hijo del Chapo Guzmán en Sinaloa.

Andrés Manuel López Obrador

Pero el ataque contra García Harfuch demostró, entre otras cosas, que para pacificar al país no bastan las giras presidenciales, la terapia de “abrazos y no balazos” y, tampoco, culpar a los gobiernos anteriores del desastre que desde hace años es México en materia de delincuencia organizada, aunque –efectivamente- Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto hayan dejado pudrir al país: Video desde Puebla: Así fue el atentado contra el secretario de Seguridad de la CdMex

Otras cosas que demostró el atentado contra el secretario de Seguridad Pública de la capital del país fue la vulnerabilidad de todos los funcionarios y/o políticos, debido a que ocurrió en la propia Ciudad de México y la víctima es uno de los más representativos colaboradores de Claudia Sheinbaum, precisamente el encargado del rubro de Seguridad Pública: Ataca comando a García Harfuch, secretario de Seguridad

LA GUERRA LE LLEGA AL PROPIO PRESIDENTE

Sin el exhibicionismo e histrionismo hipócritas e inútiles de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, que sumieron al país en una guerra sangrienta e inútil sin que hayan –ni por mucho –logrado menguar a la delincuencia organizada, pero sí es necesario que AMLO asuma ¡por fin! como prioridad el rubro de la seguridad pública: Sheinbaum confirmó tres muertos en el atentado contra García Harfuch: dos escoltas y una mujer que transitaba por la zona

Es urgente que el presidente y sus secretarios de Gobernación y Seguridad Pública, Olga Sánchez y Alfonso Durazo, respectivamente, emprendan un combate decidido e inequívoco a la delincuencia organizada. El ataque a Omar García se hizo en la propia ciudad que gobernó AMLO y contra una de las pocas gobernadoras a las que sí ha apoyado, Claudia Sheinbaum.

Alfonso Durazo Montaño

No es lo mismo ordenar la liberación del hijo de un capo en Sinaloa, conocer la ejecución de un juez en Colima o enterarse de la masacre contra una familia completa en Chihuahua, que constatar que en la propia Ciudad de México –donde vive el presidente y radican los poderes de la república- se intentó liquidar a un funcionario de alto nivel en el rubro de seguridad pública: AMLO: La decisión de liberar a Ovidio Guzmán se tomó para salvar vidas

Esperemos que, ahora sí, el gobierno federal demuestre un interés real por combatir a la delincuencia organizada y, por fin, comenzar a recuperar los espacios públicos perdidos y la tranquilidad de la gente no solo en la capital del país, sino en todos los estados, porque –hasta ahora – pareciera que únicamente algunos mandatarios estatales, como Miguel Barbosa en Puebla, sí se esfuerzan por abatir a los delincuentes: Gobernador Barbosa confirma detención de “El Loco Téllez’

LA CELERIDAD EN EL CASO GARCÍA HARFUCH, AUSENTE EN LA MAYORÍA DE LAS OCASIONES

Es necesario que, ahora sí, en el gobierno federal se entienda que para millones de mexicanos –si no es que todos- recuperar la sensación de seguridad es vital, debido a que es un elemento indispensable para que haya desarrollo, inversiones y calidad de vida: Casi el 93 por ciento de la población en Puebla capital se siente inseguro: INEGI

Como se dijo párrafos arriba, el ataque hacia Omar García Harfuch fue tomado por los detractores de AMLO como pretexto para atacarlo, aunque con pocos elementos en esta ocasión, puesto que-como pocas veces se había visto- ahora sí se dio una actuación conjunta rápida y, al parecer, eficiente de los gobiernos federal y de la Ciudad de México para atrapar a los sicarios del CJNG: Capturados ya 19 de los 28 atacantes contra García Harfuch: Fiscalía de la CdMx

¡Qué bueno que el atentado contra el secretario de Seguridad Ciudadana se investigue con celeridad y que muchos de los presuntos responsables ya hayan sido identificados!, pero ¿por qué, al parecer, desde la administración federal no ha habido el mismo interés y coordinación institucional en otros casos de trascendencia social y, sobre todo, con todos los gobiernos estatales en materia de combate a la delincuencia organizada: Cae ‘El Alacrán’, del CJNG; lo acusan de asesinatos de juez y diputada local de Colima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *