Investigadores de Ecosur Trabajan para Prevenir Plaga en Cultivos de Nuez de Macadamia en Chiapas.

• Utilizan métodos naturales para contrarrestar el gusano barrenador.
• El traslado de productos de Centroamérica hacía Chiapas debe ser bajo
control para evitar la plaga

René R. Coca

Tapachula, Chis; FEB. 12 (interMEDIOS).- Ante el brote del gusano
barrenador en plantaciones de la Nuez de Macadamia en algunos países de
Centroamérica, entre ellos Guatemala; investigadores del Colegio de la
Frontera Sur han realizado una serie de actividades preventivas para
evitar que los cultivos de esta nuez en Chiapas puedan infectarse, y con
ello traer una serie de circunstancias negativas para los productores
locales, ya que la entidad chiapaneca es una de las cuatro de México
donde tiene presencia este fruto procedente de Australia.
El investigador de Ecosur Jaime Gómez Ruiz informó que la nuez de
macadamia es el fruto del árbol Macadamia integrifolia que procede de
Australia; y que en la actualidad se cultiva principalmente en Hawai,
California, Florida, Centroamérica, Brasil, Indonesia y África oriental;
pero que ya tiene presencia en México en las entidades de Chiapas,
Veracruz, Puebla y Morelos; mientras que en la entidad chiapaneca se
cultiva en la región de la Frailesca, con mayor impacto en Jaltenango.
El integrante del Grupo Académico de Ecología de Artrópodos y Manejo de
Plagas de Ecosur Tapachula, indicó que aunque Chiapas apenas se tienen
sembradíos de la Nuez de Macadamia y es la entidad con mayor área de
cultivo, aunque no la de mayor producción nacional; se debe cuidar que
las hectáreas de árboles se puedan infectar de plagas propias de esta
variedad, como ya ocurrió primeramente en Costa Rica y apenas en
Guatemala.
Al respecto, el Dr. Gómez Ruiz enfatizó que las medidas preventivas
siempre será la mejor opción para cuidar al campo mexicano de las
plagas; por lo cual se trabaja de la mano con productores de Guatemala
que ya tienen el gusano barrenador en sus cultivos, para contrarrestar
la población de este insecto, que es un organismo que penetra sus larvas
dentro de la nuez y a medida que crece se come el contenido hasta dejar
la pura cáscara, lo que ha provocado una disminución en la producción de
entre el 12 y el 15 por ciento.
El entrevistado subrayó que lo importante de esta investigación es que
se utilizan dos métodos naturales para contrarrestar la plaga, el
primero es con un hongo patógeno y el segundo es la utilización de
feromona sexual de la palomilla que se coloca en trampas, y de esta
forma evitar que ponga el insecto las larvas dentro del fruto.
“Preferimos estos métodos naturales que cualquier utilización de
químicos que afecta el entorno natural” citó.
Destacó que están en la etapa de experimentación para contrarrestar la
plaga en Guatemala, pero que la intención es que esta investigación
pueda ser la parte medular para evitar que los cultivos de la Nuez de
Macadamia de Chiapas pueda contraer esta plaga, donde también es muy
importante que quien distribuye o comercializa plantas o frutos de esta
especie de Centroamérica hacia México, lo haga de manera controlada a
través de Sanidad Vegetal, ya que está catalogada como un producto
restringido por las mismas circunstancias.
Cabe destacar que las plantas de Nuez de Macadamia fueron introducidas a
México por 1950 para asociarla a la producción del café, y es un
producto utilizado para la actividad culinaria por su gran sabor, además
de tener propiedades alimenticias de gran importancia, además de que
también es aprovechada por su cantidad de aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías