Israel Pacheco, Elba Esther Gordillo, entre los charros sindicales que dan pésima imagen a la 4T

Roberto Desachy Severino

A nivel federal Andrés Manuel López Obrador y, en Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta seguramente saben que los charros sindicales que amagan con regresar a la vida pública-política del país y el estado, como Elba Esther Gordillo e Israel Pacheco Velázquez, le dan una pésima imagen a la llamada 4T.

   Israel Pacheco

Un aspecto indispensable de la 4T es el presunto combate a la corrupción y tanto Elba Esther como el “charro” Pacheco Velázquez se erigieron en ejemplos personales claros del mal sindicalismo, ya que ambos se eternizaron en el poder, fueron antidemocráticos, se enriquecieron a costa de los trabajadores y se aprovecharon de ellos para trepar políticamente: Israel Pacheco…el cáncer que se niega a ser extirpado del ayuntamiento de Puebla

Elba Esther Gordillo y su intentona de acceder al dinero público con un “nuevo” partido político denominado “Redes Sociales Progresistas” y Pacheco Velázquez al asumirse públicamente como el mentor de Susana Vidal para tratar de apoderarse –otra vez- del sindicato del ayuntamiento de Puebla, son claros ejemplos del corrupto, perverso y opaco sindicalismo del régimen prianista…que el propio AMLO asegura querer erradicar: Reaparece Elba Esther Gordillo en Puebla

Susana Vidal

Elba Esther Gordillo fue clave para que se enquistara en el poder uno de los principales enemigos de López Obrador, Rafael Moreno Valle; mientras que Israel Pacheco Velázquez no tuvo empacho en coludirse con 2 de los adversarios del gobernador Miguel Barbosa Huerta: Enrique Doger Guerrero (a través de Nacho Mier) y Eduardo Rivera Pérez.

ISRAEL PACHECO NO REGRESA…AL MENOS POR AHORA

Émulo fiel del tristemente célebre “Góber Precioso”, Mario Marín Torres, que acostumbraba lanzar mentiras y rumores para generar inestabilidad en los lugares y/o instituciones que quería invadir o desacreditar, Pacheco Velázquez generó –a través de Susana Vidal- la especulación de que había recuperado el control del sindicato de Puebla capital.

Pero mintió, su alfil, Susana Vidal, apenas obtuvo una sentencia legal favorable, pero no la toma de nota de la organización laboral Benito Juárez. El litigio sigue y se espera que el todavía representante de los trabajadores del ayuntamiento de Puebla, Gonzalo Juárez, continúe el litigio y- finalmente- lo gane: No existe nada firme sobre la supuesta toma de nota para Susana Vidal: Leobardo Rodríguez.

Gonzalo Juárez

Es cierto que -hasta ahora- no hay motivos para asegurar que el “liderazgo” de Gonzalo Juárez haya servido de algo a los trabajadores de base de Puebla capital o que sea mejor que el de Israel Pacheco. Pero sí hechos que ratifican que demuestran que el “charro Pacheco” fue una lacra no solamente para los sindicalizados, sino para toda la ciudad.

¿Cómo olvidar que él y Eduardo Rivera dejaron 3 años sin aumento salarial a lo sindicalizados?, ¿o que obligaba a sus “representados” a comprarle una camioneta cada año como “regalo” por su onomástico?, ¿o que en la sede sindical tenía un jacuzzi y que armó todo un “harem” para divertirse con las trabajadores jóvenes y bonitas a cambio de prebendas para ellas?: Un jetta, el precio de la “lealtad política” de Israel Pacheco Velázquez

CLAUDIA RIVERA VIVANCO Y EL DELICADO EJERCICIO DE ESTAR EN UNA VITRINA

Luego de fungir como dirigente de Morena, la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, seguramente ya tiene claro que es muy diferente el ser un actor político de oposición y lanzar críticas a diestra y siniestra –como hoy hace Genoveva Huerta- que gobernar una de las principales ciudades del país.

Rivera Vivanco y sus colaboradores ya deben asumir que están en una vitrina, en una pecera y que sus seguidores y detractores observan todo lo que hacen –o dejan de hacer- en el ayuntamiento de Puebla. La última oleada de críticas y condenas contra la edilesa fue por el viaje a Cartagena, Colombia: Confirmado, Claudia Rivera sí viaja a Colombia.

Dentro de las barbaridades que se dijo estuvo la de que se fue de “romance”, luna de miel o a vacacionar, cuando lo cierto es que dicha travesía duró 2 días y medio, tiempo a todas luces insuficiente para que la alcaldesa o cualquier persona se vaya de “luna de miel” o a vacacionar, como sí ha hecho –y en reiteradas ocasiones – su colega de San Pedro Cholula, Luis Alberto Arriaga: Luis Alberto Arriaga, el “Lord de la Austeridad” en San Pedro Cholula

Pero a estas alturas Rivera Vivanco y sus colaboradores ya deben asumir que el ser gobierno implica un amplio desgaste político, social y personal, que incluye el estar todo el tiempo en una especie de esfera de cristal, que los hace muy visibles para lo positivo…pero también en lo negativo.

    Claudia Rivera V.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías