Derrumbadas tanto la Casa de Justicia como la policía de Huauchinango

Debate

Por Roberto Desachy Severino

La campaña política de Héctor Sánchez Sánchez, titular del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) no pasa por Huauchinango ni la Sierra Norte, como lo demuestra su permisividad de que se pierdan los casi 40 millones de pesos que, en 2014, costó construir la Casa de Justicia del municipio.

Pero dicha Casa de Justicia no es lo único derrumbado o en severa crisis en dicho municipio, donde el expresidente, Gustavo Vargas Cabrera, dejó una policía con pocos elementos y patrullas chatarra, además de que la agente del ministerio público de la ciudad, Verónica López Juárez (dependiente de la FGE), tampoco trabaja demasiado bien, ya que la han denunciado por prepotencia, dejadez y hasta entorpecimiento en el ejercicio de sus funciones.

Hace aproximadamente 7 años, el 11 de noviembre del 2014, el exgobernador Rafael Moreno Valle y el entonces titular del TSJ, el cero a la izquierda Roberto Flores Toledano, inauguraron la llamada “Casa de Justicia” de Huauchinango con una inversión de 39.8 millones de pesos, que ya se convirtió en un verdadero desperdicio por la falta de obras complementarias y/o mantenimiento.

UN ELEFANTE BLANCO

Situada en Huauchinango, pero con la consigna de atender a todos los municipios de la región desde Ahuazotepec hasta Pantepec e intermedios, la Casa de Justicia ha acumulado numerosas quejas por la mala atención a las víctimas de los delitos. Ahora también las propias instalaciones, dependientes del TSJ, presentan una evidente decadencia por descuido y falta de mantenimiento.

Ciudadanos y abogados reportan las pésimas condiciones del acceso que es de vil terracería, con un drenaje abierto que lo atraviesa y ninguna autoridad hace el menor esfuerzo por darle mantenimiento o arreglarlo. Dentro del edificio las condiciones no son mucho mejores, los baños carecen de agua, mientras que cuando llueve se tienen que colocar cubetas por las goteras: Desde Huauchinango: A días de la elección, abogados se quejan de falta de atención y de personal en la Casa de Justicia

También está el problema de los horarios. Cada quien hace lo que le da la gana en Casa de Justicia y muchas veces las personas agraviadas optan por retirarse y ya no poner alguna denuncia por los malos tratos en estas dependencias tanto del TSJ como de la FGE. Se supone que el tiempo laboral es de 9 am hasta las 3 pm como hora de comida, para regresar 6 pm y hasta las 9 de la noche.

Pero, como nadie los supervisa, a veces llegan 11 am o más tarde, no regresan después de comer y, cuando lo hacen, se van a las 7 pm, porque ni las secretarias ni los funcionarios de rango medio se toman la molestia de cumplir con el horario de trabajo. Urge que se ponga un reloj checador.

Los huauchinanguenses afectados hacen un llamado a las autoridades, empezando por Héctor Sánchez Sánchez y el titular de la FGE, Gilberto Higuera Bernal, para que tomen cartas en el asunto ante esta urgente problemática que afecta, todavía más, la de por sí reducida calidad de los servicios de impartición de justicia en la Sierra Norte de Puebla: Tras quejas ciudadanas acudirá magistrado a supervisar Casa de Justicia y Juzgados de Huauchinango

 

CUERPO DE POLICÍA, ESCASO Y CON PATRULLAS CHATARRA

Y no puede dejar de mencionarse el ruinoso estado de la Seguridad Pública en la ciudad. Desde el 16 de octubre pasado, cuando tomó posesión de su cargo, el edil Rogelio López Angulo acusó que su antecesor, el indefendible Gustavo Vargas Cabrera, le dejó un maltrecho cuerpo de policía: Edil de Huauchinango denuncia el maltrecho estado en que le dejaron la corporación policíaca

No solamente por la escasa cantidad de elementos, sino también por la chatarrización de las patrullas y, en general, el muy sospechoso olvido, desidia e incompetencia con que Vargas Cabrera manejó el rubro de seguridad pública, que, en lugar de asumirlo como prioridad, relegó a niveles criminales:Con resorteras y a patín del diablo, la manera en que el presidente Gustavo Vargas quiere “combatir” a la delincuencia en Huauchinango

En una región hermosa, pero conflictiva por la delincuencia, como Huauchinango, es claro que el ayuntamiento no puede –o no debería- darse el “lujo” de quedarse sin 2 de las 6 patrullas con que cuentan para cuidar la seguridad, pero así ocurrió en días pasados: Desde Huauchinango: La ciudad se queda sin 2 de las 6 patrullas de la policía municipal

Incluso, cuando alguna patrulla tiene un percance o se descompone, los agentes optan por sacar piezas de otra unidad para “componer” la menos arruinada ante la brutal incapacidad del ayuntamiento anterior –y el actual- de armar un cuerpo de seguridad eficiente, suficiente en cantidad de elementos y con la cantidad de equipo necesaria.

UNA MINISTERIO PÚBLICO CONDENADA POR LA GENTE

Héctor Sánchez Sánchez y Rogelio López Angulo no son los únicos funcionarios públicos que, a la mayor brevedad posible, deberían trabajar en pro de la seguridad pública e impartición de justicia a favor de los huauchinanguenses, porque también el titular de la Fiscalía General de Justicia en Puebla, Gilberto Higuera Bernal, tendría que darse una vuelta por la sierra Norte y vigilar a sus ministerios públicos.

Por ejemplo, la MP de Huauchinango, Verónica López Juárez, que ya fue denunciada ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), acusada de entorpecer la justicia para una persona víctima de lesiones y daño en propiedad ajena. Además, Verónica es una verdadera defensora…pero de los delincuentes.

Así se comportó el febrero de este año, cuando “se puso la del Puebla” y le pidió a la víctima del delito de robo que “negociara” con su ratero, debido a que la denuncia no procedería: “Negocie con su ratero, la denuncia no procederá”, habría recomendado la MP de Huauchinango a una víctima de robo

Son varias quejas y acusaciones contra López Juárez, ya que sus carpetas de investigación no avanzan. Sin embargo, Higuera Bernal no se ha dado por enterado, pese a que la gente de Huauchinango está cada vez más exasperada por dicha “funcionaria” de la FGJ.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *