Días de plomo y sangre

Desde La Barrera

Alejandro Barrios

Desde el pasado día viernes se desató la violencia en Zacatlán.

Motivaciones y circunstancias distintas se encadenaron para viralizar la sangrienta información ocurrida en este Pueblo Mágico; opacando el meritorio logro obtenido en el Tianguis Turístico celebrado en la ciudad de Mérida.

Escriban y publiquen solamente lo bueno y positivo, claman las buenas conciencias, ignorando que la realidad siempre te alcanza.

En una sola publicación en redes, acerca del degollamiento de una mujer, se compartió cerca de quinientas ocasiones y así las restantes publicaciones sobre los hechos de violencia ocurridos.

Los sucesos sangrientos explotaron en el núcleo de la compra de patrullas y ambulancias para mantener la seguridad y tranquilidad en el municipio.

Previo a estos hechos, por los pasillos de Palacio Municipal circuló un inquietante rumor: un influyente exalcalde zacateco invirtió doce millones de pesos para la compra de las unidades mencionadas. Daremos detalles…

Es cierto, la responsabilidad de la ola de violencia no recae en el edil, sin embargo, la percepción pública lo ubica como el indicado para prevenirla y combatirla.

Los directores municipales de Seguridad y Comunicación se sacaron la rifa del tigre (y no de Jicolapa), debiendo comprender que el origen del malestar ciudadano es producto de lo que sembró el alcalde, para bien o para mal.

¡Cómo convencer a la ciudadanía de las buenas intenciones de esta administración municipal?

La respuesta está en el aire…

LO POSITIVO

Óscar Irala, hermano mayor de nuestro amigo El Che, publicó su primer libro electrónico: Archivística, alternativas y propuestas. Un tema que domina y le apasiona y que contribuirá al desarrollo de esta área en los tres niveles de gobierno.

Por otro lado, Miguel Ángel Andrade Rivera presentará en la ciudad de Puebla su libro: Un mantel oloroso a pólvora. Es la tercera o cuarta edición y ahora lo publica el Gobierno del Estado. Relato preciso y apasionante de los últimos trágicos días de Carranza en su paso por la Sierra Norte

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *