Afganistán “está fuera de control”, asegura Guterres, que pide al Talibán detener la ofensiva y sentarse a negociar

PRNewswire

“Incluso para un país que ha conocido trágicamente generaciones de conflictos, Afganistán está inmerso en otro capítulo caótico y desesperado, una tragedia increíble para su sufrido pueblo. Afganistán está fuera de control”, ha asegurado este viernes el Secretario General de la ONU.

En una declaración a la prensa, António Guterres, hizo un llamamiento a todas las partes para que presten atención al elevado número de víctimas del conflicto y a su devastador impacto en la población civil.

Y recordó que todas las partes en conflicto deben hacer más para proteger a los civiles bajo “su obligación legal y moral de tomar todas las medidas para” que nada les ocurra. “Dirigir ataques contra civiles es una grave violación del derecho internacional humanitario y equivale a un crimen de guerra. Y los autores deberán rendir cuentas”, aseguró.

Se mostro especialmente preocupado por los primeros informes acerca de que “los talibanes están imponiendo severas restricciones a los derechos humanos en las zonas bajo su control, especialmente contra las mujeres y los periodistas”.

Guterres afirmó que le “resulta especialmente espeluznante y desgarrador ver los informes sobre cómo están siendo arrebatados los derechos que tanto les costó conseguir a las niñas y mujeres afganas”.

El titular de la ONU añadió que el mensaje de la comunidad internacional a quienes están en pie de guerra debe ser claro: “tomar el poder mediante la fuerza militar es una propuesta perdedora. Eso sólo puede conducir a una guerra civil prolongada o al completo aislamiento de Afganistán”.

Por ese motivo, hizo un llamamiento dirigido especialmente a los talibanes para que detengan inmediatamente la ofensiva y negocien de buena fe en interés de Afganistán y de su pueblo.

Camino hacia la catástrofe humanitaria

Afganistán va camino de registrar el mayor número de víctimas civiles en un solo año desde que se tiene constancia de ello, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Mientras se intensifican los combates generalizados, ACNUR se mostró especialmente preocupada por el impacto del conflicto en las mujeres y las niñas, ya que “el 80% de los casi 250.000 afganos que se han visto obligados a huir desde finales de mayo son mujeres y niños”, dijo la portavoz Shabia Mantoo.

“Es una estadística asombrosa”, dijo Mantoo a los periodistas en la sede de la ONU en Ginebra. “Hay que dar la voz de alarma sobre el precio desproporcionado que están pagando por lo que está ocurriendo en el terreno”.

Según un informe publicado el mes pasado conjuntamente por la oficina de derechos humanos de la ONU (ACNUDH) y la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA), en el primer semestre de 2021 murieron y resultaron heridos más mujeres y niños que en los seis primeros meses de cualquier año desde que se iniciaron los registros en 2009.

Haciéndose eco de los temores sobre el impacto de los combates en la población civil, el portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Tomson Phiri, explicó que el conflicto “se ha acelerado mucho más rápido de lo que todos preveíamos y la situación tiene todas las características de una catástrofe humanitaria”.

Más ciudades capturadas

Según las últimas noticias procedentes del terreno, las fuerzas talibanas capturaron el viernes otras tres capitales de provincia en el sur del país y están cercando gradualmente Kabul. Los insurgentes controlan ahora más de dos tercios del país, a sólo unas semanas de la prevista retirada definitiva de las tropas estadounidenses e internacionales.

La última evaluación de la inteligencia militar estadounidense sugiere que la capital afgana podría quedar bajo la presión de los insurgentes en 30 días.

Mientras se intensifican los combates generalizados, miles de afganos han huido de sus hogares ante el temor de que los talibanes vuelvan a imponer un gobierno brutal y represivo. El grupo islamista militante gobernó el país desde mediados de la década de 1990 hasta la invasión liderada por Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre, a finales de 2001.

A los trabajadores humanitarios les preocupa especialmente que los combates se desplacen cada vez más a zonas urbanas muy pobladas, mientras que Shabia Mantoo señaló que casi 120.000 afganos habían huido de las zonas rurales y las ciudades de provincia a la provincia de Kabul desde principios de año.

Buscando refugio

El creciente número de civiles que buscan refugio en pueblos y ciudades significa que “un número cada vez mayor (…) no tiene un lugar donde dormir”, dijo Jens Laerke, portavoz de la oficina de coordinación humanitaria de la ONU (OCHA). “Normalmente acuden a familiares y amigos para refugiarse, pero ya no es el caso”.

También se ha registrado un aumento de los casos de traumatismo, agravado por la reciente escalada de violencia. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los centros sanitarios han registrado un aumento del 30% de los pacientes en comparación con el año pasado, y el número de pacientes casi se ha duplicado en los últimos dos o tres meses, dijo la portavoz de esta agencia de la ONU, Fadela Chaib.

Los combates también han creado nuevas dificultades para llegar a las comunidades que necesitan ayuda alimentaria en todo el país, advirtió el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

“Los trabajadores humanitarios están trabajando en circunstancias extraordinarias”, dijo su portavoz Tomson Phiri, quien señaló que 18,4 millones de personas ya necesitan ayuda humanitaria, mientras que el conflicto ha desplazado hasta 390.000 sólo este año.

En los últimos tres meses, esta agencia de la ONU ha proporcionado ayuda alimentaria y nutricional a 4,1 millones de personas, dijo Phiri, pero esto no es suficiente.

La ONU sigue prestando ayuda

“Nuestro plan es aumentar la asistencia para llegar a nueve millones de personas en diciembre”, dijo. Sin embargo, la agencia de la ONU está “gravemente infradotada de recursos” y necesita 200 millones de dólares “para llegar a final de año (…) y garantizar que los alimentos estén donde se necesitan cuando se necesitan”.

Reiterando el compromiso de las Naciones Unidas de ayudar a la población de Afganistán, comentó el vocero de OCHA, insistió en que la organización tiene la intención de “quedarse y cumplir”.

Petición de fronteras abiertas

Por su parte, la portavoz de ACNUR instó a la comunidad internacional a intensificar su respuesta a esta última crisis de desplazamiento en Afganistán, haciendo un llamamiento a los países vecinos para que “mantengan sus fronteras abiertas”, ya que la “imposibilidad de buscar un lugar seguro puede poner en riesgo innumerables vidas de civiles”.

Los países que acogen a afganos con necesidades de protección internacional también deben garantizar que puedan buscar esa seguridad, “independientemente de su estatus legal actual”, insistió Shabia Mantoo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *