Después de 4 años, dan 80 años de prisión a feminicida de Jennifer en Oaxaca

 

Aristegui Noticias

El agresor identificado como Edgardo R. A. le roció gasolina a Jennifer Antonio Carrillo y le prendió fuego en 2017.

Por Diana Manzo

Después de 4 años, la justicia llegó para Jennifer Antonio Carrillo y su familia. El Tribunal de Enjuiciamiento de Oaxaca impuso 80 años de prisión a su feminicida, Edgardo R. A., quién el 17 de febrero del 2017 le roció de gasolina y le prendió fuego a la hoy occisa.

Jennifer Antonio Carrillo murió el 2 de abril de 2017 a consecuencia de las quemaduras.

La Fiscalía General de Justicia de Oaxaca inició una carpeta de investigación 843/MR/2017, y finalmente este viernes 25 de junio de 2021, Edgardo recibió sentencia por el feminicidio que cometió en contra de Jennifer, de 18 años de edad.

Esa madrugada del 27 de febrero, Edgardo y Jennifer discutían en su casa ubicada en la colonia Plan de Ayala de Matias Romero, Oaxaca, ella ingresó al sanitario y en ese lugar, él le roció de gasolina y le prendió fuego, siendo testigo su hijo menor de edad.

Con un 70% de quemaduras en su cuerpo, la mujer fue canalizada al hospital de Matías Romero, donde recibió asistencia médica y debido a su delicado estado de salud fue enviada al hospital de Valentín Gómez Farías de Coatzacoalcos, Veracruz, y después a la unidad de quemados de la capital de ese estado, en donde murió el 2 de abril.

Tras ocurrir el ataque, Edgardo huyó, pero fue detenido el 11 de julio del 2017, y recluido en prisión, por lo que ahora, después de cuatro años, recibió sentencia como feminicida de la joven mujer.

Los familiares de Jennifer durante varios años siguieron el caso en exigencia de justicia con perspectiva de género para esta mujer, que dejó a un hijo menor de edad en la orfandad.

Jennifer tenía 18 años cuando fue asesinada por su esposo, lo único que pedía esa noche eran disculpas y que no le ocurriera nada a su hijo. Su madre Xóchitl la recuerda por su fortaleza, valentía y buen sentido del humor, además de su pasión por el deporte.

“Era una chica muy fuerte de carácter. Creo que sacó lo fuerte de su abuela, Eloísa, mi madre. También le gustaba mucho el deporte, el fútbol y el softbol. Era muy segura y hasta cierto grado vanidosa, por eso creo que si hubiera sobrevivido, no le hubiera gustado verse con un cuerpo lleno de cicatrices”.

Sus carcajadas y sus abrazos también se extrañan. Jennifer murió solo cuatro días antes de celebrar su décimo noveno cumpleaños.

Además de los 80 años de prisión, a Edgardo le ordenaron el pago de la reparación del daño por más de 178 mil pesos, así como una multa por más de 100 mil pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *