Auditoría Superior de la Federación exhibe anomalía financiera del Congreso local por más de 3 mdp

Debate

Por Roberto Desachy Severino

Antes de que Gabriel Biestro Medinilla, Nora Escamilla, Olga Lucía Romero Garcí Crespo y demás fauna legislativa se vaya alegremente a campaña, para tratar de mantener la beca legislativa de la que disfrutan desde octubre del 2018, sería conveniente que respondieran a la solicitud de aclaración que, ese mismo año, les mandó la Auditoría Superior de la Federación.

Gabriel Biestro Medinilla

En 2018 (Auditoría 1748) la ASF le pidió al Congreso local presentar la documentación para justificar el incremento de ¡3 millones 518 mil 750 pesos en el rubro mil del presupuesto!; es decir, Servicios Personales. Cierto que los actuales diputados locales asumieron sus cargos a mediados de octubre de ese año, pero –hasta ahora- nadie se ha dignado a responder al auditor federal.

Es cierto que Biestro Medinilla y sus secuaces solamente estuvieron en la Legislatura dos meses en el 2018 y que, por lo mismo, tendrían que ser personajes como Jorge Aguilar Chedraui, Eukid Castañón y demás quienes respondieran el cuestionamiento de la Auditoría Superior de la Federación.

Sin embargo, al ser el Congreso local el órgano que supuestamente fiscaliza las cuentas públicas de los ayuntamientos y otros organismos, para detectar anomalías y castigarlas ¿no sería lógico que antes de juzgar a otros respondiera la pregunta de la ASF?.

JOSÉ JUAN ESPINOSA Y LOS 5 MILLONES DE PESOS DEL FISM MAL APLICADOS

Otro personaje obscuro que también arrastra cuentas pendientes con la ASF es el nuevamente diputado local y ex edil de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres, a quien en el 2015 se le acusó (Auditoría 1255) de destinar 5 millones de pesos del FISM y hacer un trabajo de infraestructura en una zona que no reunía las características de marginación requeridas.

José Juan Espinosa Torres

SI Espinosa Torres no se acuerda de por qué realizó con recursos federales una obra que no se ajustaba a la ley o no tiene la documentación necesaria, que le pida una manita a su sucesor, Luis Alberto Arriaga, que ya andaba viviendo del dinero público de San Pedro Cholula desde el 2015, porque su compadre José Juan le hizo secretario de Gobierno antes de volverlo candidato y, después, presidente municipal.

Luis Alberto Arriaga

Aunque las deslealtades, traiciones y ambiciones políticas confrontadas hayan separado a esta dupla de…políticos, por el bien de los vecinos de San Pedro Cholula deberían responder al requerimiento de la contraloría legislativa federal, principalmente si Luis Alberto Arriaga y/o José Juan Espinosa quieren brincar a otro cargo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *