239 científicos afirman que el coronavirus puede transmitirse por el aire

MUY INTERESANTE

La noción que todos conocemos asegura que el coronavirus es muy pesado como para flotar en el aire y se transmite por gotas; sin embargo, un grupo de científicos pide a la OMS reconsiderar la transmisión aérea del coronavirus.
Al principio de la epidemia de COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió que la vía de transmisión del coronavirus se realiza a través de gotículas respiratorias, porciones diminutas de líquido que salen despedidas cuando alguien con el virus tose o estornuda.

El máximo organismo en materia de salud explicó que los contagios ocurren cuando alguien sano se encuentra a menos de dos metros de una persona enferma y las gotículas alcanzan sus ojos, nariz, boca o bien, se llevan desde las manos hacia estas vías de acceso.

En el informe Vías de transmisión del virus de la COVID-19 publicado el 29 de marzo con la evidencia científica disponible al momento, la OMS especificó que el contacto y las gotículas se trataba de las principales vías de contagio, desestimando la transmisión aérea:

“De acuerdo con los datos disponibles, el virus de la COVID-19 se transmite principalmente entre personas a través del contacto y de gotículas respiratorias. En un análisis realizado en China que incluyó a 75 465 casos de COVID‑19 no se notificó transmisión aérea”.

A partir de esta advertencia, los gobiernos y organismos de salud de todo el mundo basaron sus políticas de prevención en tres pilares: el distanciamiento social, el lavado de manos frecuente y más tarde, el uso de cubrebocas.

Sin embargo, todo lo que sabemos sobre la transmisión del coronavirus podría dar un giro radical: a principios de julio, un grupo de 239 científicos de diversas nacionalidades firmó una carta abierta a la OMS, con la intención de alertar sobre la capacidad del SARS-CoV-2 para transmitirse por vía aérea y mantenerse flotando en el ambiente.

El documento, publicado en la revista Clinical Infectous Disease, expresa la preocupación de la comunidad científica sobre estos hallazgos y pide a la organización reconsiderar su informe de vías de transmisión, así como alertar a los países miembros de los hallazgos de las últimas evidencias científicas.

Transmisión por gotículas o transmisión aérea: ¿cuál es la diferencia?
La Organización Mundial de la Salud explicaba en el informe antes citado que “la transmisión por gotículas es distinta de la transmisión aérea, pues esta última tiene lugar a través de núcleos goticulares que contienen microbios. Los núcleos goticulares, que tienen un diámetro inferior a 5 µm, pueden permanecer en el aire durante periodos prolongados y llegar a personas que se encuentren a más de un metro de distancia”.

Y aunque no descartaba la transmisión aérea, aseguraba que sólo podía ocurrir en circunstancias especiales: “La transmisión aérea del virus de la COVID-19 podría ser posible en circunstancias y lugares específicos en que se efectúan procedimientos o se administran tratamientos que pueden generar aerosoles”.

En caso de que la nueva evidencia sobre la transmisión del coronavirus vía aérea resulte amplia y verificable, es altamente probable que el virus se más contagioso de lo que se creía en un principio.

Por lo tanto, la naturaleza de las medidas de prevención debería adaptarse a nuevos criterios, como mantener cubrebocas incluso en interiores como oficinas y favorecer la ventilación. Si bien el aislamiento social seguiría siendo una medida efectiva, la confirmación de la transmisión aérea del SARS-CoV-2 llama a redoblar las medidas en espacios cerrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías