Vuelve conquista española, gana Iberdrola-Calderón con ayuda de PRIAN-RDMC

Arturo Tecuatl

¿Se impondrá la voluntad de Iberdrola en la actual pugna por aprobar o rechazar la contrarreforma energética?

Pues estamos en nuestro derecho a decidir. Si seguimos el camino que tiene a España de rodillas ante las generadoras de electricidad o pugnamos porque el Estado Mexicano controle un 54 por ciento del negocio y deje el restante 46 a la Iniciativa Privada.

En lo personal me inclino por la contrarreforma de López Obrador, primero porque no deseo que mi recibo de la luz venga con incrementos impagables como esta ocurriendo a las potencias europeas, donde los incrementos alcanzan 500 por ciento en promedio.

Esto es una lucha descarnada para ver quién gana más. No hay escrúpulos. Lo único que buscan las empresas es asegurar el mercado, bajo la premisa de no dañar al medio ambiente. Y muchos se han dedicado a repetirlo sin saber que aquí, el dueño de Iberdrola es Felipe Calderón, y por lo visto no va a quitar el dedo del renglón.

Ayer en la mañanera la secretaria de Energía Rocío Nahle mostró la tendencia alcista de España, Alemania, Reino Unido; y también la estabilidad de México, en una dirección sostenida. Ayer mismo el presidente del gobierno español comenzó una estrategia intervencionista que afecta con más de 663 mil millones de euros a Iberdrola y sus colegas saqueadoras del pueblo español para que las familias puedan hacer frente a la emergencia que los ha llevado a tomar las calles porque simplemente sale de su control el pago de su consumo de electricidad.

No habría que pensarlo mucho pero, no olvidemos que aquí en México el cuento de las energías limpias apenas comienza. Es un contrato con letras chiquitas que se intenta enjaretar a los usuarios, así con la obsesión de Felipe Calderón por ir recuperando terreno perdido para su causa.

Y en este estira y afloja el PRI ha hecho un papel francamente insano, cotizando en oro el voto de sus diputados para alcanzar la mayoría calificada que permita modificar la Constitución para blindar la rectoria del Estado en la generación y suministro de la electricidad. Pidió nada más la CFE y dos gubernaturas. Lo que no ganó con votos hoy lo quieren en la mesa de la negociación.

El dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, volvió a cambiar su discurso. Ya había adoptado la palabra transformación como allanando el camino a aliarse con Morena, pero ayer sorpresivamente sentó a Claudio X González en la gran mesa del Salón Presidentes del CEN tricolor, y a panistas, perredistas y emecistas. Así vulneró el recinto priísta, algo impensable cuando el partido hacía efectivos sus documentos básicos. Qué sensación más rara ver a los enemigos históricos del tricolor sentados a la mesa donde en su momento se tomaron las grandes decisiones en la vida política del País.

Hoy en cambio aquel poderoso instituto político se está jugando hasta su registro. Por eso le abre las puertas a semejantes personajes: Diego Fernández de Ceballos, Santiago Creel, Jesús Zambrano, todos bajo la batuta de Claudio X González. Algo muy raro, con un insoportable tufo a traición.

¿Qué sigue? ¿Ver a Calderón salirse con la suya? ¿Disponerse a incrementos inmediatos en el recibo de la luz? ¿tragarnos la mentira de las energías limpias? ¿Ver como oxxo o Walmart pagan menos consumo que los pequeños negocios, atendidos por gente normal?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *