Desaparición de personas en Puebla

Mundo Rural

Hipólito Contreras

No es que sea tema del siglo XXI, las desapariciones de personas existen desde hace siglos, los secuestros, los homicidios, no son de ahora, las personas que se van de sus casas por problemas familiares tampoco es tema de hoy. El problema es grave hoy por el número de casos y el desinterés del Estado por encontrar soluciones.

En una sociedad dividida en clases sociales, en una sociedad marcada económicamente por sectores, en una sociedad que tiene gobiernos insensibles, incapaces, faltos de visión, tolerantes con los grupos fuertes, con políticas que perjudican a los grandes grupos, en una sociedad golpeada constantemente por la delincuencia y los abusos, las desapariciones de personas son consecuencia de ese estado de cosas.

Si una sociedad está enferma, ingobernable, si en ella impera la ley de la selva, cualquier cosa puede suceder como secuestrar a una persona, tenerla incomunicada y desaparecerla, sin que haya poder humano que lleve a su localización.

Cuando una persona desparece los familiares acuden a la autoridad competente, presentan la denuncia, aquí no empieza la solución al problema sino el calvario para los familiares.

Con leyes o sin leyes, con normas o sin normas, pero esa persona desaparecida, no es buscada por la autoridad, pasan los meses, los años, y nunca la encuentran, el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, es un claro ejemplo de lo que sucede, el gobierno federal desde hace casi diez años años no ha podido resolver el caso.

El problema tiene que ver con el sistema de gobierno que se aplica, sistema que no tiene política de apoyo para las mayorías, en ellas hay pobreza, injusticia, olvido, abuso, excesos, eso deja el camino libre a la delincuencia, la que hace lo que quiere, puede robar, secuestrar, asesinar, despojar, etc., parece que tienen de aliado a los gobiernos.

Si en el estado de Puebla se registran casi dos mil 800 desapariciones de persona en los últimos ocho años, quiere decir que cada año desaparecen cerca de 400 personas, cada persona es llevada quién sabe a dónde, y el gobierno no es capaz de encontrarla.

Lo que hay que evitar primero es que haya personas desaparecidas, o lo que es lo mismo, hay que evitar que haya delincuencia, y para que esto suceda se necesita un nuevo modelo de gobierno, México está muy lejos de lograr una sociedad y un gobierno perfecto, hay países que han logrado perfeccionar sus sistemas y por lo tanto tienen menos delincuencia, menos desaparecidos.

Por ahora si este nuevo gobierno dice que viene a hacer profundas transformaciones, bueno pues que empiece en la impartición de justicia, poniendo en los tribunales, en las fiscalías, en los MP, a personas con un alto espíritu de servicio y probada capacidad, si esto sucede, los delitos diversos se aclararán, habrá justicia, y en el caso de los desaparecidos, se trabajará profundamente para localizarlos.

Hoy hay expertos en criminalística y criminología, capaces investigadores, hoy se dispone de una sofisticada tecnología de localización, si todo este equipo se pone en marcha es muy probable que encuentren o localicen a las personas desparecidas, las buscan hasta debajo de las piedras, hasta en las cuevas más profundas, hasta en las profundidades del mar.

La búsqueda de persona debe iniciarse inmediatamente a la denuncia de los familiares, es absurdo que la labor de búsqueda empiece y con lentitud a las 72 horas, tiempo que favorece a los delincuentes.

El caso de los 43 de Ayotzinapa no se ha aclarado porque simplemente los gobiernos no han querido. Así de sencillo.

El caso de Paulina Camargo es otro ejemplo de ineptitud de las autoridades, las que tuvieron al responsable en sus manos, tuvieron un video en el que se ve cómo en un taxi llegan Paulina y su novio a la unidad la Margarita, teniendo todos esos elementos nunca pudieron encontrar a Paulina.

Ahí en la parte de atrás del Congreso del estado hay un plantón como de cincuenta mujeres, las que piden una ley de personas desaparecidas, los legisladores hacen como que no las ven ni las escuchan, lo que sí ven es su jugoso cheque mensual de 150 mil pesos, están bien pagados pero no escuchan a los que una vez les pidieron el voto y les prometieron muchas cosas.

A los desparecidos por la injusticia y el estado de cosas no se lo tragó la tierra, no se los llevaron los extraterrestres, en algún lugar están, sólo se necesita que el gobierno sea bueno y capaz, los busque y los encuentre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *