Sí…que desaparezcan al INE, al TEPJF y que Manuel Bartlett y cía organicen las presidenciales del 2024

Debate

Por Roberto Desachy Severino

Don Manuel Bartlett Díaz tiene mucha experiencia, sabe cómo hacerlo.

Manuel Bartlett

Basta recordar los comicios por la gubernatura de Chihuahua en 1986, cuando el PRI –con el aval y enseñanzas de Manuel Bartlett Díaz como secretario de Gobernación federal- cometió un pavoroso fraude electoral, que él mismo llamó “patriótico” para que “la derecha, los conservadores” no se apoderaran del estado más grande del país: Las elecciones en Chihuahua, sinónimo de fraude

Y si el presidente Andrés Manuel López Obrador, su representante nacional en Morena, Mario Delgado y demás tienen algunas dudas de los alcances de don Manuel Bartlett Díaz como mapache electoral, solamente deben preguntarle a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano si se acuerda de la disputa presidencial de 1988, organizada de cabo a rabo por la secretaría de Gobernación federal…a cargo de don Manuel.

Andrés Manuel López Obrador

Con la abierta complicidad del PAN de Diego Fernández de Cevallos, el sistema “se cayó” y dejaron de fluir los datos con que Cárdenas Solórzano, del Frente Democrático Nacional (FDN), aplastaba al contendiente oficialista, el innombrable Carlos Salinas de Gortari, al que –mágicamente- la secretaría de Gobernación federal (convertida en Comisión Federal Electoral) y la Cámara de Diputados otorgaron el “triunfo”…¡el mismo día de la elección!.

Aunque su “mapache” de cabecera, don José María Morfín Patraca (q.e.p.d) ya no disponible para meterse a la organización de la elección presidencial del 2024, nadie puede dudar de la capacidad de don Manuel en estas lides de la “democracia dirigida”: El día en que “se cayó el sistema” y ganó Salinas

JOSÉ VASCONCELOS Y EL FRAUDE DE 1929

Hoy que el propio presidente de México y su partido, Morena, ha planteado con seriedad las desapariciones del INE, el TEPJF y que una instancia oficial, de gobierno, como el poder judicial, se vuelva a hacer cargo de la organización de los procesos electorales, vale la pena recordar otras dos experiencias “exitosas” de que ¡nada puede salir mal cuando desde una dependencia oficial se llevan a cabo los comicios para que los gobernantes y/o sus favoritos se reelijan!.

La primera fue en la contienda presidencial extraordinaria de 1929, cuando el papá del PRI, el Partido Nacional Revolucionario (PNR), recurrió a la violencia e intimidación más burdas para imponer a Pascual Ortiz Rubio, cuyos adversarios, como José Vasconcelos, representante del Partido Antireeleccionista, denunció un asqueroso y fraude.

José Vasconcelos –fundador de la SEP y la UNAM- denunció las triquiñuelas de la gestión de Plutarco Elías Calles para imponer a su delfín. Pero cabía preguntarse ¿quién demonios puede ganar unas elecciones organizadas desde el gobierno?…claro que el propio gobierno y sus candidatos o aliados.

Así que Pascual Ortiz Rubio tuvo 2 millones de votos y sus rivales, José Vasconcelos y Pedro Rodríguez Triana, se fueron en blanco. El ex rector de la UNAM llamó a la rebelión, pero como lo hizo desde Estados Unidos nadie le hizo caso y el PRI y sus derivados se quedaron otros 71 años en los Pinos.

LUIS CARLOS UGALDE Y LA PRUEBA PLENA DE QUE QUITAR AL GOBIERNO LA ORGANIZACIÓN DE LOS COMICIOS NO SIEMPRE EVITA UN FRAUDE

Fue apenas en 1994, hace 27 años, cuando surgió el IFE -hoy INE- y supuestamente se le quitó al gobierno la organización de las elecciones federales. Con personajes como José Woldenberg, Santiago Creel, José Agustín Ortiz Pincheti, Jaime Cárdenas, Miguel Ángel Granados Chapa, etc, se conformó la mejor instancia comicial en la historia del país, como se ratificó en julio del 2000, cuando –luego de 70 años – se logró echar al PRI de la presidencia de la República.

Pero en el 2006 un presidente del IFE de memoria permanente y tristemente célebre, Luis Carlos Ugalde, se encargó de demostrar que la supuesta “ciudadanización” del IFE o INE no siempre evita un fraude electoral, porque en el 2006 el propio López Obrador fue víctima de uno de los comicios más apretados y sucios de la historia reciente.

Luis Carlos Ugalde

Un presidente panista Vicente Fox Quesada en contubernio con la jerarquía católica, empresarios, las televisoras y el propio Luis Carlos Ugalde como titular del IFE armaron un cóctel, que derivó en una contienda cerrada, con anomalías matemáticas, vuelcos repentinos en los conteos del PREP y cuyo supuesto ganador, Felipe Calderón Hinojosa, admitiera que “haiga sido como haiga sido” gobernaría al país: Análisis Forense de Procesos Electorales

Vicente Fox

Cinicazo como don Manuel Bartlett Díaz, Luis Carlos Ugalde nunca esperó que el presidente al que él había hecho llegar a Los Pinos, Felipe Calderón Hinojosa, le quitaría del IFE, aunque así ocurrió en diciembre del 2007, cuando él y 5 consejeros más fueron destituidos…como si el PAN y Calderón Hinojosa quisieran borrar las huellas de lo que habían hecho mes y medio antes.

Felipe Calderón

SI DON MANUEL ORGANIZA LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL, ¿QUÉ PUEDE SALIR MAL?

Aunque resulta más que irónico que AMLO –que fue víctima de la abierta y grosera intromisión del entonces presidente Vicente Fox en los comicios del 2006- se empeñe en emularlo al intervenir en las elecciones intermedias de junio próximo, es claro que el principal partido político en el país, Morena, tiene toda la intención de desaparecer al INE y al TEPJF: INE, enemigo de Morena, acusó Alejandro Carvajal

Luego del que el INE y el TEPJF anularan las candidaturas morenistas en Guerrero y Michoacán, de Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, respectivamente, la relación de la 4T con las instancias electorales se ha vuelto poco menos que explosiva y polarizante: Félix Salgado Macedonio no será candidato al gobierno de Guerrero por Morena.

Así que, si la intención es que el gobierno federal vuelva a organizar los procesos electorales, como sucedía en 1929, 1988 etc, nada mejor que optar por alguien probado y de experiencia en aquello de la “democracia inducida y simulada”, como el actual titular de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, quien –incluso- podría jalarse como su segundo de a bordo a otro mapache de talla nacional: Luis Carlos Ugalde.

Con ellos en la planeación, ejecución y control de la sucesión presidencial del 2024, ¿qué puede salir mal?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *