Genoveva Huerta y Eduardo Rivera, los más extraños compañeros de viaje y la sombra del 2018

Debate

Por Roberto Desachy Severino

Genoveva Huerta fue una beneficiada del morenovallismo, mientras Eduardo Rivera sufrió un intento de encarcelamiento y de exclusión por parte del ex gobernador fallecido y su grupo político.

Genoveva Huerta

También es más que cierto que Genoveva Huerta y Eduardo Rivera no son amigos, pese a militar en el PAN y que ambos tienen ambiciones políticas mucho más allá del 6 de junio del 2021. Pero hoy, Genoveva y Eduardo son dos extraños compañeros de viaje, que -de cara a los comicios concurrentes – tienen entrelazados sus destinos, porque un resultado favorable les dará un boleto directo para participar en la contienda del 2024, mientras que la derrota los dejaría fuera de la próxima lucha por la gubernatura: Genoveva Huerta y Eduardo Rivera, el acuerdo forzoso o ¿quién dobló a quién?

Eduardo Rivera

En 2018, con el morenovallato en la cúspide de su poder, Genoveva Huerta quiso brincar de legisladora federal a local por el distrito 9, pero fue arrasada por la ola amlista con Delfina Leonor Vargas Gallegos, actual directora del DIF estatal, quien fue sustituida por la suplente Guadalupe Tlaque Coatzi, que era- y sigue siendo- una absoluta desconocida: La diputada Delfina Leonor Vargas deja la curul para asumir la dirección del SEDIF

En el 2010, con el marinato en la cúspide de su poder, tal vez Eduardo Rivera Pérez no esperaba vencer a Mario Montero Serrano y ganar la presidencia municipal de Puebla, pero lo hizo con facilidad.

EL RETO DE APRENDER DE LAS DERROTAS

8 años más tarde, después de haber sido alcalde y de que Rafael Moreno Valle Rosas no logró destruirlo con su mayoría facciosa en el Congreso local, Eduardo Rivera sabía que era el candidato a vencer en la Angelópolis y, quizás, nunca pensó que Claudia Rivera Vivanco y la ola lopezobradorista podían derrotarle, como finalmente ocurrió.

Exceso de confianza, soberbia, divisiones internas en el PAN y, principalmente, la figura de Andrés Manuel López Obrador que mantiene a su partido como la primera fuerza política en el país fueron factores que hace tres años llevaron al blanquiazul a la derrota y que se yerguen peligrosamente, para los panistas, en este 2021, porque -aunque Eduardo Rivera Pérez fue designado candidato antes que Claudia Rivera y lo arropa una mega alianza que hasta al propio Rafael Moreno Valle le habría gustado armar- la realidad es que la elección está lejos de haberse decidido a poco más de un mes de la elección.

Sin duda es cierto que en la zona conurbada podría haber voto de castigo contra Morena y sus candidatos y también lo es que el pleito entre el gobernador Miguel Barbosa y Claudia Rivera merma las posibilidades de éxito de la candidata morenista a reelegirse. Pero en Puebla, como en la mayor parte del país, AMLO y la 4T se mantienen fuertes.

PUEBLA, UNO DE LOS BASTIONES DE AMLO

Y para muestra un botón: Entre febrero y marzo de este año la aprobación ciudadana de López Obrador en Puebla subió casi 2 puntos, al pasar del 59 al 60.7 por ciento, según Consulta Mitofsky, la empresa demoscópica de Roy Campos que detalla que entre los poblanos la aceptación presidencial supera en más de 3 puntos al promedio nacional (57.5 por ciento).

Además, la marca Morena supera –por mucho- al PRI y PAN en estos momentos, como lo ha precisado otra casa encuestadora, Factométrica, cuyo más reciente estudio detalló que en el país la 4T mantiene una intención del voto del 45% en la contienda por las diputaciones federales: Rumbo al 6 de junio: Morena sigue muy por encima del PAN-PRI…pese a todo

Así que Genoveva Huerta, Eduardo Rivera y sus respectivos equipos deberían tener muy claro que el 6 de junio no les espera –ni con mucho- un día de campo, sobre todo si se toma en cuenta que la alianza con el PRI-PRD es un experimento cuyos resultados finales se verán hasta el 6 de junio, cuando el resultado de la elección permitirá constatar si lo que queda del priísmo-perredismo en la Angelópolis apoyó al blanquiazul o si los propios panistas terminaron por aceptar la coalición.

Pero da la impresión de que algunos dirigentes y candidatos panistas a diputados federales y locales creen que ya ganaron y que menosprecian al adversario…exactamente como lo hicieron en el 2018:Elecciones Puebla 2021: PRI, PAN y PRD… ¿alianza real o de membrete?

Marko Cortés

EL 6 DE JUNIO DEL 2021…SE DEFINE TAMBIÉN UN GRAN PORCENTAJE DE LA GUBERNATURA DEL 2024

Desde mediados del año pasado, cuando Marko Cortés dejó en claro que el candidato panista en Puebla capital sería Eduardo Rivera Pérez, el grupo político del ex alcalde quiso colocar a su gente en otros municipios. Así, Genoveva Huerta y Eduardo Alcántara le tumbaron varias posiciones y le forzaron a negociar, aunque le dejaron una diputación local de mayoría: Yunquistas, morenovallistas y hasta paredistas, la lista de candidatos a regidores

Cierto que el grupo de Rivera Pérez perdió a Mario Olvera (Chignahuapan), Ricardo Reyes (Izúcar de Matamoros), Pepe Contreras (Tepeaca), Alberto Gutiérrez (en Huejotzingo, mejor conocido como “El Lápiz”. Incluso, tampoco pudo poner a Augusta Valentina Díaz de Rivera ni a Enrique Guevara Montiel, “El Huevo”.

Pero el hecho de que la corriente riverista no se haya quedado con todas las candidaturas que quería puede ser una fortaleza para Eduardo, porque Genoveva Huerta y su gente están obligados a apoyarle y a no ponerle el pie, para que pueda reelegirse como presidenta del PAN Puebla y mantenerse en el grupo compacto de Marko Cortés: Tres morenovallistas y dos tradicionales, los amarrados por el PAN nacional para el 2021

Si la coalición PAN-PRI-PRD no gana en la Angelópolis, Genoveva Huerta perderá la posibilidad de seguir al frente del blanquiazul y muchos rostros voltearán hacia ella a la hora de buscar culpables.

Por su parte, el candidato, el que estará en la boleta el 6 de junio es Eduardo, quien ese día sabrá si sus aspiraciones por ser el gobernador de Puebla en el 2024 se consolidan desde el Palacio Municipal y sin Rafael Moreno Valle como principal detractor y lastre…o si son truncadas de manera definitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *