Checo Pérez se reivindica con Red Bull en el Gran Premio de Portugal

EL PAÍS

Era la tercera oportunidad para Checo Pérez. El mexicano, más cómodo sobre el coche de Red Bull, logró dar una estupenda carrera en el Gran Premio de Portugal al terminar en el cuarto lugar, el mejor hasta esta temporada. Pérez estuvo, durante 15 vueltas, en la punta que finalmente fue para Lewis Hamilton.

El plan maestro de Red Bull tiene como objetivo quedarse con el Mundial de la Fórmula 1. Max Verstappen, de acuerdo con la escudería del toro, debe ser destronar a Lewis Hamilton de Mercedes. El holandés sostuvo una batalla, casi en solitario, en la que no pudo afianzarse con el primer lugar durante toda la carrera. Verstappen finalizó segundo.

En la largada, Checo Pérez no tuvo fortuna. El Ferrari de Carlos Sainz Jr. le pasó por la izquierda ante la parálisis del mexicano. Tras seis vueltas sin poder rebasar por un safety car, Checo Pérez logró adelantar a Sainz y cuando iba recuperando su posición, el bólido de Lando Norris le arrebató el cuarto sitio. En la vuelta 16, Pérez venció por potencia a Norris para quedarse con ese cuarto sitio. Una batalla que demostró la pericia del mexicano.

Checo estaba a ocho segundos de su compañero, una distancia que le impedía de pelear junto a él por la cima de la carrera. En la vuelta 36, Verstappen, Bottas, Hamilton salieron a los pits y dejó a un Checo en la primera posición. El que haya alcanzado la punta, al menos durante 15 vueltas y minutos, eran el premio después de dos carreras en las que la frustración le había invadido. Pero el mexicano necesitaba cambiar de neumáticos e intentar pelear por la tercera posición. Hamilton estaba a la caza. Fue hasta la vuelta 51 cuando Hamilton, con gomas renovadas y buen ritmo, superó al mexicano que tuvo que entrar a los pits tras aguantar una gran carrera con neumáticos medios.

Pérez tuvo un encontronazo con el ruso Nikita Mazepin de Haas, último en la carrera, que le bloqueó el camino, como también le ocurrió durante la clasificación. “Este chico es un idiota”, expresó muy molesto Pérez. Con las nuevas gomas, Pérez peleó por tener el récord de la vuelta más rápida, pero no fue suficiente. Tampoco para intentar colarse en la tercera posición afianzada por Bottas.

La carrera de Checo Pérez de este domingo ha ayudado a mantener a Red Bull en la segunda posición del campeonato de constructores y, en lo personal, el mexicano escaló hasta la sexta posición en la tabla de pilotos con 22 puntos. Los aficionados de la Fórmula 1 designaron a Pérez como el piloto del día en Portugal. La primera carrera de Pérez con su nueva escudería, en Baréin, fue todo un parto: arrancó último tras un fallo electrónico en el inicio y terminó quinto. En Imola, el mexicano tuvo varios errores que le costaron pasar de la segunda posición a ser duodécimo. El Gran Premio de España, en Barcelona, pinta bien para el mexicano de 31 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *