Violencia, inseguridad y dominio de los cárteles de delincuencia organizada, uno de los grandes pendientes de AMLO

Debate

Por Roberto Desachy Severino

El presidente Andrés Manuel López Obrador no es culpable de que desde antes del 2006 la delincuencia organizada, los cárteles de narcotráfico, secuestro, chantaje y trata de blancas, etc se hayan apoderado de nuestro país.

Andrés Manuel López Obrador

De lo que sí tiene responsabilidad AMLO es de que su secretario de Seguridad Pública y futuro candidato de Morena a gobernador de Sonora, Alfonso Durazo, haya sido incapaz de detener o atenuar la ola de violencia y delincuencia que ha dejado más de 54 mil homicidios dolosos entre enero del 2019 y octubre del 2020.

Alfonso Durazo

En orden cronológico, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto (2 panistas y un priísta) fueron los presidentes de la República que permitieron que el país se pudriera, cuando lo dejaron a merced de la delincuencia organizada y dejaron que personajes como Genaro García Luna y/o Facundo Rosas (¡ex secretario de Seguridad de Puebla!) se apoderaran de las instituciones y dependencias encargadas –supuestamente- de proteger las vidas y patrimonios de los mexicanos: Imparable, la delincuencia organizada en México

Pero, aunque él no lo admita públicamente, el presidente López Obrador sí tiene –o debería tener- como uno de sus grandes pendientes el disminuir la violencia e inseguridad que, en los últimos años y en su propio gobierno, ha alcanzado niveles inconmensurables, como lo demuestran los 28 mil 682 asesinatos intencionales registrados este año (hasta el 31 de octubre) y los 25 mil 971 entre enero y octubre del 2019.

MÉXICO 2020 SE HA CONVERTIDO EN LA COLOMBIA DE LOS AÑOS OCHENTA Y NOVENTA

Pese a que el gobierno federal se empeñe en negarlo, México 2020 se ha convertido en la Colombia de los años ochenta y noventa, cuando la delincuencia organizada se apoderó de ese país sudamericano y su principal “representante”, Pablo Escobar Gaviria, se atrevió a asesinar hasta a un candidato presidencial, Luis Carlos Galán, en agosto de 1989.

Como ya se ha dicho, no se puede culpar a AMLO del problema, pero ya es tiempo de que él y su administración lo asuman y enfrenten, porque la cifra de homicidios dolosos ha crecido en la actual gestión federal: Detienen a “El Marro”, líder del cartel de Santa Rosa de Lima

En el 2017 y 2018, cuando Enrique Peña Nieto era el presidente del país, el registro oficial de asesinatos intencionales fue de 25 mil 036 y 29 mil 099, respectivamente, de acuerdo a las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Y entre 2011 y 2012, en el fallido sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, se registraron 22 mil 855 y 21 mil 459 delitos de ese tipo.

Los números no mienten y dejan claro el incremento de la cantidad de homicidios dolosos ya con la 4T al frente del país. Por lo mismo, AMLO debe reducir los niveles de inseguridad y violencia que aquejan a México, si realmente quiere pasar a la historia del país como un buen presidente y no convertirse en un fracaso más… al lado de Fox, Calderón y Peña Nieto.

ROSA ISELA RODRÍGUEZ: DE LA SALA DE PRENSA A LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA

Como las cifras lo demuestran, mucho y muy bien deberá trabajar la próxima secretaria de Seguridad Pública federal, Rosa Icela Rodríguez, para revertir el desastre dejado por Alfonso Durazo, quien –en dos años – no logró reducir la incidencia de homicidios dolosos y, tampoco, mostró capacidad para enfrentar a la delincuencia organizada que un día sí y otro también sangra a nuestro país.

Rosa Icela Rodríguez

La futura titular de la SSP federal fue reportera de La Jornada nacional y, cuando Andrés Manuel López Obrador era jefe de gobierno de la Ciudad de México, se encargó de manejar la sala de prensa. Estudió periodismo, nada relacionado con la seguridad pública, aunque conforme se adentró en la administración sí se involucró en este tipo de tareas y en las de gobernabilidad.

Se le considera amlista a toda prueba. Absolutamente leal al presidente López Obrador y, quizás, por ello – más que por conocimientos o capacidad- está a punto de asumir la nada fácil labor de manejar la seguridad pública en un país que lleva 14 desangrándose ante la delincuencia organizada, sin que un gobierno federal panista, otro priísta y hoy el de la 4T logren reducir los índices de violencia que agobian a México:Imparable, la delincuencia organizada en México

Por el bien de todos, nadie en su sano juicio puede desear que le vaya mal a Rosa Isela Rodríguez, debido a que –independientemente de los intereses partidistas y/o políticos que cada vez son más intensos de cara a las elecciones concurrentes del 2021- a nuestro país le urge iniciar un proceso de pacificación y abatimiento de los cárteles que, desde antes del 2006, se adueñaron de él: Nota en Vídeo: Edil auxiliar de Xonacatepec reconoció estar amenazado por la delincuencia organizada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *