Fátima Cecilia

Mundo Rural

Hipólito Contreras

Fátima Cecilia, niña de 7 años, no puso resistencia alguna para irse con la mujer que la sustrajo de la escuela pues la conocía bien, era amiga de su mamá, por eso se fue con ella, y seguramente por eso los maestros se la entregaron creyendo que era un familiar. Fatal error.

Efectivamente, en los videos tomados por las cámaras, la niña camina normalmente por las calles tomada de la mano por la mujer, se ve que van platicando, todo se ve normal, nadie podía imaginarse lo peor, ni los patrulleros que pasaron cerca podían notar algo raro.

El asesinato de Fátima Cecilia conmocionó a México, algunos diarios de la Ciudad de México dejaron a un lado asuntos importantes del país como nota principal, para dar a conocer lo que había sucedido con la niña Fátima.

Para empezar se cometen cuatro errores que llevaron al secuestro y asesinato de la menor: la madre llega 20 minutos tarde para recoger a su hija, la dirección de la escuela no tiene un protocolo en el que se indique que los niños sólo se entregan a los padres, el reporte del secuestro de la menor se hizo un día después, por lo menos pasaron 10 horas, tiempo valioso que se perdió, las autoridades tardaron mucho para iniciar la búsqueda, la menor fue llevada de la escuela el 11 de febrero, y aparece muerta el 14 del mismo mes, casi 72 horas después, había tiempo para encontrarla y rescatarla, pero no lo hicieron, la justicia fue lenta.

El caso causó mayor conmoción por tratarse de una menor, sin que esto demerite todos los demás casos de mujeres asesinadas en Puebla y el país, todas valen lo mismo, todas son mujeres.

Lo que pasó es que la pequeña Fátima no fue protegida como debió serlo, hubo oportunidades de salvarla y no se aprovecharon, sus secuestradores y asesinos encontraron todo el camino libre, ningún obstáculo encontraron para cometer el delito.

Fátima Cecilia ya no vive, el dolor que nos deja será para siempre, sin embargo, su partida tiene que servirnos para evitar en lo posible que haya más casos, ni una niña más, ni una mujer más.

La lucha se da por tres frentes: la manifestaciones de las mujeres de México, el acto del próximo 9 de marzo, las acciones de las fiscalías y policía para frenar bandas y detener delincuentes de mujeres, las reformas e iniciativas de ley para endurecer las penas a los agresores de mujeres.

Todo esto son acciones dirigidas a frenar las agresiones contra las mujeres, son actos de defensa, medidas de protección ante un problema que crece cada día, son de protección y defensa inmediata, como es la declaración de alerta de género que en Puebla se dio en 50 municipios, otra cosa es atender las causas que conducen a la violencia no sólo contra las mujeres, sino de los ciudadanos en general.

Hacia allá van la acciones de este gobierno, a combatir las causas de la violencia, ( un cambio en el terreno educativo, promoción y aplicación de los valores, oportunidades de desarrollo a todos los jóvenes y personas mayores, protección de los derechos de la niñez, alimentación para todos, medicina para todos, fomento al deporte, acceso a la cultura, etc.), sin embargo, reducir un poco la violencia va a llevar por lo menos seis años si los programas son exitosos, y mientras ¿qué hacemos? Las agresiones contra las mujeres crecen como la espuma, estoy seguro que en el tiempo que llevo escribiendo esta columna, una hora, ya se cometió por lo menos un delito contra las mujeres en el país.

El gobierno y la sociedad tienen que pensar qué hacer ya, no hay tiempo que esperar, si se afirma que el machismo es el causante de tanta violencia a las mujeres, vamos a ver entonces qué se hace para frenar el machismo, se sugiere entonces que una conducta machista, de amenazas, maltrato psicológico y físico, sea denunciada de inmediato para tomar medidas preventivas.

Sociedad y gobierno a prevenir, mujeres, asociaciones, no dejen en el silencio toda actitud violenta hacia ustedes, de una agresión mínima se pasa a agresiones mayores,

denúncienlas, y no basta la denuncia, porque ahí se puede quedar, gobierno, atiéndelas, cada denuncia debe ser atendida de inmediato, debe invertirse en lo que sea necesario, el gobierno debe cuidar mujer de Puebla y del país.

No se trata de ir contabilizando delitos contra las mujeres, no se trata de hacer estadística, se trata de frenar las agresiones, tiene que sentirse la presión de la sociedad y gobierno hacia los agresores, y tiene que haber resultados con una reducción real de casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *