¿Tan difícil es dejar de contaminar?

Mundo Rural

Hipólito Contreras

Parece absurdo que entre más tecnología se desarrolla más se contamina el medio ambiente, entre más desarrollo humano más daño a los recursos naturales, entre más se avanza en todo, más se castiga a los recursos naturales, absurdo.

Deberíamos estar mejor, a mayor desarrollo, entre más cultura, entre más tecnología, más protección al medio ambiente, es lo lógico.

Sin embargo, no es así, hoy estamos peor que hace 20 años, los daños ecológicos son mayores. Desarrollo humano y conciencia humana son términos diferentes, hay desarrollo pero no hay conciencia, los humanos son más avanzados tecnológicamente, pero la conciencia no la han desarrollado.

La realidad la tenemos ahí enfrente, clara, contundente: no hay que caminar mucho para ver la contaminación y destrucción del medio y las especies.

A 15 minutos en auto del centro de la capital del estado está el río Atoyac, es el segundo río más contaminado del país, de hecho ya no es río, es el drenaje de la Ciudad de Puebla y de unos 18 municipios más, todos descargan allí sus aguas negras, tanto los ayuntamientos como la industria, comercio y hospitales.

El Atoyac es sólo un ejemplo de grave contaminación en Puebla, México y el mundo, pero son miles, millones, cada municipio, cada estado del país, cada país, tiene problemas graves de contaminación, supongo que en Tanzania, en Uruguay, en Egipto, en Inglaterra, en Islandia, etc, hay serios problemas de contaminación y de destrucción ecológica, en unos más que en otros, pero en todos hay daño al medio ambiente. Los grupos humanos en todo el mundo están arrasando todo lo que encuentran, son como una gigantesca máquina aniquiladora de recursos, de especies.

Ya sabemos de manera global lo que está sucediendo en el mundo, no podemos hablar del problema sólo a nivel local, el problema es mundial, los efectos del daño ambiental se dan en los cinco continentes, el daño ambiental no conoce fronteras, el cambio climático afecta a todos los países, incluso los más recónditos y alejados.

Si el planeta se enfría o se calienta, afecta a todas las naciones, a las pobres y a las ricas sin excepción, el daño ambiental es como la muerte, nadie se salva, por muy millonarios que sean, todos tenemos que rendirle cuentas a Dios.

Si los hielos de los polos se están derritiendo en grandes proporciones por el calentamiento global, los efectos son a escala global, los científicos saben lo que ocurrirá pero no es nada bueno, en los polos están las más grandes reservas de agua dulce del planeta, si se acaban pues ya sabemos lo que pasará, pero no sólo eso, habrá otras consecuencias en el mundo y que los especialistas saben.

Ya sabemos que a pasos acelerados las especies animales están desapareciendo, hoy algunas especies ya se cuentan por decenas, contadas del 1 al 10 en todo el mundo, los humanos las están aniquilando, lo saben muy bien y lo siguen haciendo.

Si este acelerado daño al planeta continúa la vida probablemente se extienda cuando mucho por cien años más, o sea, los niños de hoy verán la extinción de la vida, o por lo menos estos niños de hoy verán un mundo muy deteriorado, y sabrán que fueron sus padres y abuelos los que lo dejaron así porque nunca quisieron hacer nada para impedirlo.

Que absurdo, que un planeta maravilloso, increíble y extraordinario que se le entregó a los humanos digamos hace unos 5 millones de años, hoy lo están destruyendo en un lapso de 200 años, es decir en el siglo XX y el XXI.

Absurdo que los humanos destruyan en sólo 200 años un planeta que le llevó 3 mil 500 millones de años para formarse, ese fue el proceso evolutivo que llevó la Tierra para finalmente decir, estoy lista, he terminado mi proceso de vida.

¿Tan difícil es dejar de contaminar y destruir la vida del planeta? Creo es que es lo más sencillo, basta decir, ya no vamos a contaminar y hacerlo.

¿Acaso los adultos de hoy no quieren que sus hijos y nietos vivan? ¿les quieren dejar un mundo destruido? Yo creo que no quieren eso, pues pongan manos a la obra y dejen de contaminar, no es una tarea difícil y compleja, simplemente dejen de contaminar y ya.

No se trata de leyes, de castigos, de penas carcelarias, no, se trata de conciencia humana, de decir, ya basta, vamos a corregir lo que se está haciendo mal.

Podemos vivir mejor en un mundo cuidado y protegido, hagan a un lado lo grandes intereses comerciales, los millonarios no se van a llevar nada, el dinero no les dará inmortalidad, no olviden, no hay otro mundo habitable, este es el único, quizás hay otro pero sólo Dios sabe en dónde está.

Gobiernos, empresarios, sociedades, raza humana, dejemos de contaminar y destruir la vida, háganlo, hagámoslo, salvemos la vida, salvemos al planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías