Gabriel Biestro y su mayoría de Morena en el Congreso de Puebla: los defensores políticos del conservadurismo católico

Roberto Desachy Severino

Aspira a ser candidato a la presidencia municipal de Puebla por Morena en el 2021, pero –al menos la semana pasada-se autoasumió como el cancerbero, el defensor político del conservadurismo católico y como un servidor más del arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, al haber impedido que el Congreso de Puebla legalizara los matrimonios igualitarios y despenalizara el aborto: Gabriel Biestro Medinilla.

Arzobispo de Puebla

El “monaguillo” Biestro Medinilla fue dirigente estatal de Morena y, por lo mismo, debería saber que supuestamente su partido es de izquierda, aunque la semana pasada él primero que nadie les falló a los ciudadanos -en especial a las mujeres- que soñaban que una presunta mayoría morenista en el poder legislativo estatal lograría que, por fin, se lograra el matrimonio igualitario en Puebla.

Gabriel Biestro Medinilla

La diputada del PRI, Rocío García Olmedo y el independiente Marcelo García Almaguer propusieron modificar los artículos 290, 291 y 294 del Código Civil de Puebla para dar a las parejas no heterosexuales un derecho fundamental: el matrimonio.

Pero el “monaguillo” Biestro se arrugó, se dobló ante las amenazas del arzobispo de que sería responsabilidad de Morena el avalar esta opción: Matrimonios igualitarios y aborto serán responsabilidad del Congreso, acusa el Arzobispo de Puebla

ARZOBISPO VÍCTOR SÁNCHEZ DA SU BENDICIÓN AL REBAÑO MORENISTA EN EL CONGRESO

El ultra conservador y mega confesional Código Civil del estado, en su artículo 294, establecía que “el matrimonio es un contrato civil por el cual un solo hombre y una mujer se unen en sociedad para perpetuar la especie y ayudarse en la lucha por la existencia”. Y la semana pasada surgió la posibilidad de acabar de una vez por todas con esto.

Con similitudes y diferencias, García Olmedo y García Almaguer propusieron modificar dicho inciso, para que quedara así: “el matrimonio es la unión libre de dos personas para realizar la comunidad de vida en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua”.

García Almaguer

Sin embargo, la mayoría morenista en el poder legislativo local decidió dejar a las parejas homosexuales poblanas sin el derecho al matrimonio, cuando el “monaguillo” Biestro Medinilla y su rebaño católico avalaron una reforma al Código Civil meramente cosmética, superficial, cuando aprobaron un artículo 294 así: “el matrimonio es un contrato civil por el cual un solo hombre y una sola mujer se unen en sociedad para ayudarse en la lucha por la existencia”.

Con esto, los legisladores locales de Morena le dieron la espalda a uno de los sectores sociales que más esperaba de ellos, la comunidad Gay. Pero, al mismo tiempo, se ganaron la bendición pública de su verdadero líder, el arzobispo Víctor Sánchez: Arzobispo de Puebla defiende a diputados de Morena por no despenalizar el aborto ni aprobar el matrimonio igualitario

POBLANOS SE “RELAJAN”…OCUPAN LOS PRIMEROS LUGARES NACIONALES EN PROCREAR HIJOS Y DE LOS ÚLTIMOS EN CASARSE

No todos los problemas de Puebla y/o el país son culpa de los diferentes niveles de gobierno, puesto que la sociedad y la educación cuentan…y mucho. Para muestra un botón: el otrora conservadurismo poblano que ha dado paso a una especie de relajamiento e irresponsabilidad sexual, como lo registran dos datos duros del INEGI.

Puebla se ha convertido en la segunda entidades del país en que menos se casan las parejas, solamente superada por la Ciudad de México, ya que –según el INEGI- su tasa de matrimonio por cada mil habitantes mayores de 17 o más años es de 4.1, cuando el promedio nacional es de 5.9 y en estados como Quintana Roo (9.5) y Guanajuato (7.8) ese indicador social es muy superior: INEGI presenta la estadística de matrimonios 2018 con información de 501 298 matrimonios

Sin embargo, en el 2018 los poblanos ocuparon el 4to lugar nacional con la mayor cantidad de bebés procreados (130 076), solamente superados por el Estado de México (269 mil 821), Jalisco (151 216) y Chiapas (132 893). Ello implica que en nuestro estado la gente es reacia al compromiso marital y, al mismo tiempo, sostiene relaciones sexuales sin prevención.

En pocas palabras, en Puebla hombres y mujeres andan teniendo hijos…a lo idiota. Y, hasta ahora, no he escuchado a nadie de los gobiernos federal, estatal o municipales hablar de manera seria y consistente de alguna campaña de planificación familiar y/o responsabilidad sexual: Características de los nacimientos registrados en México durante 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías