Claudia Rivera y Miguel Barbosa se necesitan mutuamente

Roberto Desachy Severino

Una de las razones por las que –sin duda- Luis Miguel Barbosa Huerta ganó la gubernatura en junio pasado fue la necesidad de que los presidentes municipales de Morena tuvieran, al fin, un jefe político, alguien que le apoyara, acompañara y que les jalara las riendas, como ha hecho el mandatario en la gran mayoría de los informes de alcaldes a los que ha ido.

Miguel Barbosa Huerta

Por ejemplo, a Felipe Patjane, el frívolo e inútil edil de Tehuacán –municipio al que el gobernador Barbosa ama mucho, porque él mismo es originario de la hermosa y compleja Sierra Negra- el mandatario le dijo que no debe mentir, robar ni traicionar, aunque no lo personalizó, sino que se refirió a todas las administraciones emanadas de Morena: Gobiernos deben ser cercanos a la gente y seguir postulados de no mentir, no robar y no traicionar: Barbosa desde Tehuacán

A otra “joyita” que se montó en la 4T para llegar al poder público y que una vez ahí, no ha servido de gran cosa, a Norma Layón, el gobernador Miguel Barbosa le recriminó el que en Texmelucan prevalezcan la delincuencia, el desorden, la anarquía y los intereses de un municipio al cual el propio mandatario denominó como “el principal caldero de Puebla en materia de inseguridad”: En San Martín Texmelucan se impondrá el Estado de Derecho: Barbosa Huerta

Directo, duro y contundente, el titular del Ejecutivo ha sido especialmente severo con los alcaldes que desde el año pasado asumieron el poder en sus municipios y que, en la gran mayoría de los casos, no han logrado consolidar un proyecto de gobierno ni satisfacer las demandas que centenas de miles de poblanos hicieron a la 4T cuando a la hora de votar por ella en 2018 y 2019.

ESPECIALMENTE DURO CON LOS PRESIDENTES MUNICIPALES DE MORENA

Los alcaldes de Morena gobiernan a la mayor parte de la población estatal y necesitaban un jefe político, ya que el ex mandatario Tony Gali, el encargado de despacho Jesús Rodríguez Almeida y el interino Guillermo Pacheco Pulido no podían, no querían y ni siquiera intentaron serlo. Y Miguel Barbosa lo es, como ya lo pudieron comprobar todos los ediles y hoy le tocó a Rivera Vivanco : Gobernador Barbosa pide a Claudia Rivera presentar denuncias por las anomalías en la administración de Luis Banck

Es un líder que dice las cosas con fuerza, sin tapujos y al que no le importa si sus modos son “políticamente correctos”. Y así fue este lunes con la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, a quien le exigió que denuncie las anomalías detectadas en la gestión de Luis Banck y, de plano, le reclamó el que –efectivamente- tenga como colaboradores a priístas y panistas, como Nadia Mayorga, que, por cierto, se mantiene en el ayuntamiento: Andrés Viveros le mete zancadilla a Claudia Rivera con Nadia Mayorga

Claudia Rivera

Pero Barbosa Huerta también es un dirigente político solidario, presente, vigilante, pendiente de los municipios. Por ello, acudió hasta a 4 informes de alcaldes en un mismo día, pese al desgaste y cansancio que, sin duda, eso le generó: “Construiremos un hospital en Alcomunga, Ajalpan”: Barbosa Huerta

Además, Claudia Rivera y Miguel Barbosa se necesitan mutuamente, aunque no formen parte del mismo grupo político al interior de Morena. Si la presidenta municipal planea buscar la reelección y/o no quiere dejar el ayuntamiento en manos del PRI o el PAN y si el gobernador desea mantener o aumentar su mayoría en el Congreso local, los destinos de ambos están enlazados.

Y lo saben.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías