Características de las defunciones fetales registradas en México durante 2018

Rossi A. G.

• El 83.1% de los fallecimientos ocurrieron antes del parto, 15.5% durante el parto y 1.4% no fue especificado.
• El 89% de mujeres que tuvieron un embarazo que derivó en la muerte del producto manifestó no hablar alguna lengua indígena, en tanto que 1 081 mujeres (5.1%) indicaron que sí la hablan.
• Las mujeres de 23 años de edad son las que presentaron la mayor frecuencia de embarazos con complicaciones que terminaron en la muerte del producto.

El INEGI da a conocer los principales resultados de la Estadística de defunciones fetales 2018 con información de las características del embarazo, del parto o aborto, de la muerte fetal, del feto o producto y de la madre.

La Estadística de defunciones fetales se obtiene anualmente del aprovechamiento de los registros administrativos de las oficinas del Registro Civil distribuidas en todo el país. La información que integra la estadística fue suministrada por 1 384 fuentes informantes.

Durante 2018, en México se registraron 21 195 defunciones fetales, con lo que se obtiene una tasa de
1.69 defunciones por cada 10 000 habitantes. En 2013 esta tasa fue de 1.91.

En mayo se registró el mayor número de muertes fetales con un total de 1 931 casos (9.1 por ciento).

La Secretaría de Salud y el Instituto Mexicano del Seguro Social atendieron el 71.1% de las defunciones fetales. Por su parte, las unidades médicas privadas registraron el 13.3 por ciento.

El 83.1% de los fallecimientos ocurrieron antes del parto,15.5% durante el parto y sólo 1.4% no fue especificado.

De las personas que certificaron la muerte, 96.6% corresponde a médicos y sólo 1.1% a no médicos (personas autorizadas por la Secretaría de Salud, Autoridad Civil).

Características del embarazo y parto

El 84.6% de mujeres sí recibieron atención prenatal, en tanto que 11.4% no la tuvo y 4% no especificó si recibió o no atención médica durante el embarazo.

Durante el embarazo, 17 927 mujeres asistieron a consulta médica. De ellas, 62.7% recibieron entre 1 y 5 consultas, 30.5% entre 6 y 10, 3% tuvo entre 11 y 15 consultas, 0.7% asistió al médico entre 16 y 20 veces y sólo 0.1% recibió más de 20 consultas. El 3% de las mujeres que asistieron a consulta no especificó a cuántas consultas asistió.

14 466 embarazos que terminaron en muerte fetal fueron atendidos por médicos gineco-obstetras y
5 326 por otro tipo de médico. En contraparte, el personal que menos atendió este tipo de procedimiento fueron las enfermeras con 53 casos.

Características del feto o producto

Las muertes fetales tardías (de 28 y más semanas de gestación) representaron el mayor número de casos con 8 370 (39.5%), seguida de las precoces (de 12 a 19 semanas) con 5 345 (25.2%) y las intermedias (de 20 a 27 semanas) con 7 471 (35.2%). En 9 casos no se especificó en qué semana de gestación ocurrió la muerte fetal.

Por sexo del feto, los hombres tuvieron la mayor frecuencia (11 100 casos) respecto a las mujeres (8 101 casos). El 9.4% correspondió a casos en los que no se especificó el sexo.

Características de la madre

Los grupos de edad de las mujeres que concentran el mayor número de embarazos con alguna complicación que terminó con la muerte del producto son el de 20 a 24 años (24%) y el de 25 a 29 (22.5 por ciento).

El 89% de mujeres que tuvieron un embarazo que derivó en la muerte del producto manifestó no hablar alguna lengua indígena, en tanto que 1 081 mujeres indicaron que sí la hablan.

Los servicios de salud que reportan el mayor número de madres afiliadas son el Seguro popular con 9 904 (46.7%) y el IMSS con 5 916 (27.9%), los cuales concentran el 74.6% de la afiliación.

El 67.6% de mujeres que durante 2018 tuvieron un embarazo que terminó con la muerte del producto dijo no trabajar, mientras que el 27.3% sí lo hacía. El 5.1% no lo especificó.

Con esta información se actualizan los principales indicadores nacionales de la Estadística de mortalidad fetal. Esta estadística tiene como objetivo proporcionar información que permite conocer y comparar el volumen, tendencias y características de este hecho demográfico en los diferentes ámbitos geográficos del país y así contar con un insumo para el análisis y evaluación de acciones dirigidas a la elaboración de programas de salud materno infantil.

El INEGI da a conocer los principales resultados de la estadística de defunciones fetales 2018, con información de las características del hecho, así como las de las madres.

El procesamiento y generación de la estadística de defunciones fetales inició en 1932, en 1987 la Secretaría de Salud introdujo el certificado de muerte fetal, que comenzó a ser explotado por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) en 1989. A la fecha se mantiene como el formato de captación vigente.

Esta estadística tiene un vínculo directo con la salud materna, la información referente a variables como las causas que la provocaron, la edad gestacional y peso del producto, así como la edad de la madre y la atención prenatal recibida durante el embarazo, permiten identificar factores de riesgos prevenibles e incidir en una mejoría real de la salud materno-infantil en México.

La información se obtiene de dos fuentes informantes: las Oficialías que conforman el Sistema Nacional del Registro Civil y la Dirección General Jurídica y de Estudios Legislativos (Panteones) en la Ciudad de México.

Objetivo

Generar y difundir la información sobre el fenómeno de la mortalidad fetal registrada en el país, a partir del aprovechamiento de los registros administrativos de organismos e instituciones, lo que permite conocer y comparar el volumen, tendencias y características de este hecho demográfico en los diferentes ámbitos geográficos del país, y así contar con un insumo para el análisis y evaluación de acciones dirigidas a la elaboración de programas de salud materno infantil.

Contenido

La estadística de defunciones fetales genera información sobre las características de la defunción y de las madres.

A raíz de la evolución en la colaboración interinstitucional que tienen la Secretaría de Salud y el INEGI, se estará proponiendo incorporar a la metodología la captación de las defunciones fetales, relacionada con la omisión de los deudos en completar los trámites en las oficialías del registro civil, conforme a lo definido en el apartado “Mejora en la captación para generar la estadística de defunciones fetales”, al final de esta nota técnica.

Principales resultados

1. Características de la muerte fetal

La estadística busca reflejar las principales características de la muerte fetal: ámbito geográfico, temporalidad, sitio de la expulsión o extracción, causas detalladas (CIE-10), condición de ocurrencia y persona que certificó; características del embarazo y del parto o aborto: atención prenatal, total de consultas recibidas, clase y tipo de embarazo, procedimiento de expulsión o extracción, tipo de parto o aborto y persona que atendió; características del feto o producto: edad gestacional, peso, sexo y estado de la piel; y características de la madre: edad, nacionalidad, habla lengua indígena, estado conyugal, afiliación a los servicios de salud, ámbito geográfico, escolaridad, situación laboral e hijos nacidos vivos, muertos y sobrevivientes.

La tasa nacional de embarazos que terminaron en muerte fetal por cada 10 000 mujeres en edad fértil es de 6.2; las entidades federativas que presentan las tasas más altas son México (9.8), Guanajuato (9.3) y Ciudad de México (9.0). Las que presentan las tasas más bajas son Guerrero (0.6), Coahuila de Zaragoza (1.3) y Nayarit (1.6).

El mes que registró el mayor número de muertes fetales fue mayo con un total de 9.1% (1 931), seguido de abril con 8.8% (1 873) y agosto con 8.7% (1 842).

La Secretaría de Salud y el Instituto Mexicano del Seguro Social atendieron el 71.1% de las defunciones fetales. Por su parte, las unidades médicas privadas registraron el 13.3 por ciento.

Las principales causas de muerte fetal son las que tienen que ver con las afectaciones que tuvo el feto por factores maternos y por complicaciones del embarazo, del trabajo de parto y del parto con 93.9%, seguidas de las correspondientes a malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas con 6.1%.

El 83.1% (17 612) de los fallecimientos ocurrieron antes del parto, el 15.5% (3 281) durante el parto y sólo el 1.4% (302) no se especificó.

2. Características del embarazo y del parto

El 84.6% de mujeres recibieron atención prenatal, en tanto que el 11.4% no la tuvo y el 4.0% no especificó si recibió o no atención médica durante el embarazo.

Durante el embarazo, 17 927 mujeres asistieron a consulta médica; de ellas, el 62.7% recibieron entre 1 y 5 consultas, el 30.5% entre 6 y 10, el 3% tuvo entre 11 y 15 consultas, el 0.7% asistió al médico entre 16 y 20 veces y sólo el 0.1% recibió más de 20 consultas. El 3% de las mujeres que asistieron a consulta, no especificó a cuántas consultas asistió.

En el anexo, se puede apreciar la relación entre las semanas de gestación y el número de consultas médicas que recibió la madre.

La mayor proporción de muertes fetales correspondió a embarazos únicos (94.1%), seguida de los gemelares (5.5%) y de los múltiples (0.4%).

Respecto al procedimiento de expulsión o extracción, que aplica cuando la edad gestacional del feto es de 22 semanas o más, el parto vaginal es el que registró más casos con 9 047 (66.4%), seguido de la cesárea con 3 964 casos (29.1%) y al uso de fórceps 85 (0.6%).

Entre los abortos, que aplica cuando la edad gestacional del feto es inferior a las 22 semanas, el aborto espontáneo es el más común entre las muertes fetales con 6 582 casos (86.9%).

El 68.3% (14 466) de los embarazos que terminaron en muerte fetal fueron atendidos por médicos gineco-obstetras y el 25.1% (5 326) por otro tipo de médico. En contraparte, el personal que menos atendió este tipo de procedimiento fueron las enfermeras con un 0.3% (53).

3. Características del feto o producto

Las muertes fetales tardías (de 28 o más semanas de gestación) representaron el mayor número de casos con 8 370 (39.5%), seguida de las precoces (de 12 a 19 semanas) con 5
345 (25.2%) y las intermedias (de 20 a 27) con 7 471 (35.3%).

Defunciones fetales según edad gestacional

El mayor número de muertes fetales se registró en aquellos cuyo peso al nacer fue de 14 a 1 000 gramos con un 57.4%. Por el contrario, la menor cantidad de casos correspondió a fetos con peso de 4 001 a 5 000 con un 1.3%.

Por sexo del feto, los hombres tuvieron la mayor frecuencia, con 11 100 casos (52.4%) respecto a las mujeres, con un total de 8 101 casos (38.2%).

4. Características de la madre

Los grupos de edad de las mujeres que concentran el mayor número de embarazos con alguna complicación que terminó con la muerte del producto son el de 20 a 24 años con un 24.0%, el de 25 a 29 con 22.5%, y el de 30 a 34 con 17.9% que en conjunto ascienden a más del 50% del total.

El 96.2% de mujeres cuyo embarazo derivó en una muerte fetal son de origen mexicano, mientras que el 0.7% son extranjeras.

El 89% de mujeres (18 863) que tuvieron un embarazo que derivó en la muerte del producto manifestó no hablar alguna lengua indígena, en tanto que 1 081 (5.1%) indicó que sí la habla.

Las mujeres en unión libre son las que presentaron el mayor número de casos de embarazo que derivó en la muerte del producto con 10 696, seguido de las que reportaron estar casadas con 6 436. La menor incidencia se presenta entre quienes manifestaron ser viudas, con 23.

Dos mil trescientas setenta y seis mujeres que tuvieron un embarazo que terminó en la muerte del producto (11.2%), reportaron no estar afiliadas a servicios de salud. Los servicios de salud que reportan el mayor número de madres afiliadas son el Seguro popular con 9 904 casos (46.7%) y el IMSS con 5 916 casos (27.9%).

En la escolaridad de la madre, predomina el nivel de secundaria pues representa el 35.8% del total.

El 67.6% de mujeres que durante 2018 tuvieron un embarazo que terminó con la muerte del producto declaró que no trabajaba, mientras que el 27.3% sí lo hacían. El 5.1% no lo especificó.

De las tres primeras ocupaciones que declaran las madres que trabajan 22.8% (1 318) son profesionistas y técnicas; 11.9% (692) comerciantes, empleadas en ventas y agentes de ventas y 9.5% (550) trabajadoras auxiliares en actividades administrativas.

Mejora en la captación y medición de las defunciones fetales

La estadística de defunciones fetales tiene como insumo el registro administrativo que se deriva de la generación de los certificados de muerte fetal.

Los certificados de muerte fetal son captados a través de las oficialías del registro civil, solo que en algunos casos, los deudos no realizan el trámite para solicitar el permiso de inhumación que corresponde a la defunción fetal, aunque sí se haya generado el respectivo certificado.

El sector salud, encargado de la emisión del certificado de muerte fetal, conserva una copia de la misma y entonces, se cuenta con una fuente alterna para verificar el nivel de captación del hecho vital que nos ocupa.

A partir de la información recibida mediante el convenio para el intercambio de información celebrado el 12 de septiembre de 2018, entre la Secretaría de Salud y el INEGI, se pudieron identificar cerca de tres mil casos que podrían incorporarse a la estadística del año 2018.

Los casos fueron procesados para ponerlos a disposición de los usuarios como un complemento a la estadística y se estará realizando la consulta pública para considerar esta fuente alterna en la metodología para generar la estadística de defunciones fetales, con la expectativa de integrarla a la edición 2019 de la estadística.

En el anexo se presenta la contribución que supone para la estadística de defunciones fetales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías